El Nivel 3 era heredero de otro al que durante siete años se llamó Aulas de la Tierra. Este Nivel 3 arrancó el verano anterior, pero no se consiguió uno de los objetivos fundamentales: que vinieran familias con niños o jóvenes.

Así que llegaron familiares adultos, hermanos y matrimonios, no digo si eran jóvenes o mayores, que esto provoca susceptibilidades. Es cierto que iban a venir muy pocos niños, un total de tres, por eso llamamos para indicar que mejor lo dejasen para el año próximo, dado que había más familias interesadas -incluso desde París-, y se lo estaban pensando. Podrías pensar que esta situación refleja un fracaso respecto al objetivo, pero en el post “Una visión diferente de liderazgo…”, que saldrá en unos días en nuestro blog, podrás comprender una manera nueva de enfocar los contratiempos y las decisiones. Ahí comprobarás cómo enfocamos “el fracaso”, y, con ello, un nuevo liderazgo. Visítalo; tal vez tu alma descanse y des un gran suspiro.

Josemaría Garzón