Siempre estamos innovando. Este verano introdujimos en los Niveles 1 y 2 una nueva experiencia: el uso de las redes sociales. A pesar de la mala publicidad que muchas veces poseen, en AdeA pensamos que, como suele decirse, nada es en sí mismo bueno o malo: solemos enseñar a relativizarlo todo y si algo tiene valor eres tú quien se lo otorga.

Es cierto que hay mucho enganche con las redes, no solo entre los jóvenes, sino hasta en los adultos y que se están creando hábitos perniciosos que llevan de manera paradójica a la incomunicación con el entorno físico cercano, como es la familia.

Si la escuela está para educar, para formar individuos que puedan, además, crecer como personas íntegras y responsables, para servir a una sociedad, ¿dónde está esa educación que permitiría usarlas con fines creativos, educativos y de una manera liberada? Las tecnologías van al galope y las grandes corporaciones saben dónde poner la zanahoria para que el caballo la siga. Más allá de la idea de libertad que subyace cuando alguien piensa que puede hacer un uso libre de estas redes, lo que este caso esconde es una silenciosa e inexorable esclavitud.

¿Pero dónde está la línea que delimita la libertad de la dependencia? Pues no lo sabemos. Será también una cuestión educativa. O quizás no. Déjame que te pregunte a través de las drogas o del alcohol: ¿cuándo una persona se considera alcohólica? La respuesta es clara: cuando pierde su libertad, cuando depende de esa sustancia y dedica gran cantidad de tiempo y dinero a buscarla, cuando sus relaciones se deterioran hasta llegar al aislamiento. Esa podría ser la línea roja, pero solo lo comprendes cuando ya te encuentras en el otro lado. El retorno es bien difícil.

Más que un test para decidir si estás enganchado a algo, la prueba del algodón sería otra pregunta: ¿Eres capaz de estar un día, dos días, una semana sin usarlas? Tú mismo.

Sirva esta entrada para expresar que en AdeA prohibimos desde hace años el uso del móvil desde el minuto uno del campamento; bueno, se permite dos noches en total, aunque estamos valorando en dejarla en una noche para el nivel 1 y en ninguna para el nivel 2. ¿Saben lo que les sucede a los chicos y a los jóvenes si solo usan el móvil cuatro horas en once días? Nada. Eso es lo que sucede. Nada. Siguen respirando, riendo, comiendo y compartiendo… de otras maneras.

Y, sin embargo, para que no parezca que demonizamos estas valiosas herramientas, volvemos a relativizar nuestro punto de vista y nos colocamos del lado del uso positivo. Por ejemplo: usamos la entrevista con personas para fomentar los principios de AdeA. ¿Cómo? Vía Facebook Live. ¿Con qué fin? Para que los chicos comprueben otras maneras de relacionarse con las redes. Así, Martín Pastene nos habló de su proyecto desde Chile. A once mil kilómetros de distancia preguntó a los chicos del campamento por nuestros talleres, nos habló tanto de su experiencia cuando vino como tallerista a AdeA como de su hermoso proyecto de desarrollo humano en la naturaleza, allí en Chile (lo encontrarás en www.wildlab.cl). Luego, Cristina Pinazo, que llegó como tallerista desde Noruega, coordinó de manera muy sobresaliente dos contactos más a través de Facebook Live, una con el nepalí Hari y otra con la alemana Helen. Hari fue un chico seleccionado por Cruz Roja Internacional para estudiar en un High School de élite de Cruz Roja en Noruega. Con siete años trabajaba en un hotel lavando platos cuando sus padres murieron cuando una bomba explotó en el autobús que viajaban. Se quedó sin familia desde ese momento y ahora, a sus 18 años, es un ejemplo de resiliencia y apoyo a quienes se sienten con la moral por los suelos. Cristina Pinazo sirvió también de traductora entre la alemana Helen y el grupo. Supo llevar con habilidad y tacto a los chicos y chicas para que formularan preguntas en inglés a Helen, quien, gracias al contacto con la naturaleza, particularmente con los árboles, superó la muerte de una amiga (estas entrevistas se hallan en nuestras redes sociales).

Si vienes al nivel 2, esfuérzate este curso en practicar inglés, ¿vale? No te preocupes a la hora de interactuar, procuraremos que primero te defiendas. Y si tuvieras dificultades tenemos excelentes traductores.

Ya sabes, las redes pueden servir para pescar o para conectarse de manera creativa; es decir, para esclavizarte o para crecer interiormente.