+34 669 09 11 89 campasada@hotmail.com

Las opiniones, valóralas tú.

Las guardamos en nuestros archivos como un tesoro.

Opiniones

Alexander Palacios, 11 años, Aranda de Duero.

Este campamento solo te lo pasas bien si sacas lo que tienes, puedes ser tu mismo. Te lo pasas genial con nueva gente. Haces juegos muy bonitos y divertidos, los monitores encima os cuentan trucos para relajaros. Yo llevo 2 años y quiero volver a repetirlo porque es una liberación. No he visto un mejor campamento para liberarse de todo, de perdonar, de despedirte, está bastante bien. Y el dueño es bastante gracioso. Espero que también te lo pases como yo. Te deseo un campamento divertido.

Daniela Sánchez, 13 años. A Coruña.

Sinceramente este campamento es una experiencia que hay que vivirla. Ha sido lo mejor de este verano. Me han tocado los mejores compañeros y moniotres que me podrían haber tocado. Este campamento te hace ver el mundo de otra forma. Descubres cosas de ti que no sabías que tenías, tanto cualidades como defectos. Volveré el año que viene sin ninguna duda. Simplemente gracias por hacer que me vea a mí y a mi alrededor de otra forma.

Por mí me quedaría otros 10 días.

Aitana (tete), 12 años. Torrelavega, Cantabria.

Este campamento es muy chulo y muy divertido. Haces mogollón de amigos y amigas que vas conociendo poco a poco, y yo te animo a apuntarte. Creo que es un campamento muy sentimental y espiritual al que vas y te desahogas. No te dejan hacer burbujas ya que si las haces no tendrás tantos amigos. Por eso cuando vienes, eres amigo de todos.

Aquí no se juzga ni se insulta, porque puedes herir los sentimientos de una persona y estas lanzando un boomerang, pero si quieres puedes lanzar un boomerang bueno, jijiji, que es mejor.

Patricia, 13 años. Elda, Alicante.

Familia’16. Estos 10 días han sido perfectos. Me ha encantado esta experiencia y todas las personas a las que he conocido. Al principio es raro, yo me quise ir a mi casa pero al final no te quieres ir y se te pasan los 10 días volando. Me ha encantado todos los talleres, cada día con Chema y las meditaciones junto a Martín también. El taller que más me ha gustado ha sido el del Niño Interior que también tiene relación con el de los adioses, aunque llores es muy bueno y después te sientes muy bien, mejor dicho: te sientes libre, liberada de todos los miedos y dudas, de tu ego. Este es mi primer año y he aprendido muchísimo, la verdad.

Me encantaría volver el año que viene. he cogido muchísima confianza con los monitores y mis amigos. Doy gracias también a las cocineras porque aparte de ayudarnos en todo han sido super majas. En estos días nos hemos convertido en una familia y, la verdad, me ha encantado.

Voy a echar muchísmo de menos a todos: Nacho, María, Martín, Chema… a todos, a nuestra familia. En serio, os quiero muchísimo a todos y nunca os olvidaré. Gracias por todo y por esta experiencia tan bonita. El año que viene vuelvo.

Mateo, 13 años. Tomares, Sevilla.

A mí, mi madre me apuntó a este campamento a pesar de que no quería venir, pero a pesar de todo, no ha estado tan mal como yo pensaba. Hacíamos meditación y meditación activa que era la que a mi me gustaba más, porque hacíamos ejercicios activos, de moverse, en cambio en la meditación normal nos quedábamos con una postura en el suelo o en la silla mientras Chema hablaba y nos ayudaba.

La comida me encantó y también dormí muy bien. También salíamos a caminar y meditábamos en la naturaleza. Finalmente había talleres para ayudarnos en nuestra vida.

Me encantó...

Eirene Brionges, 7 años. Navalcarnero, Madrid.

Genial, muy guay. Me ha gustado mucho. Es genial. Me ha gustado la comida y yo quiero volver al 2º campamento. Es que me ha encantado. Este es el mejor campamento.

Javi / Pachebel, 17 años. Andújar, Jaén, Andalucía.

Este es mi 2º año y sigo sin saber qué decir. […]

Me da pena haber llegado ya a los 18 años, porque esto implica que el año que viene VENDRÉ al 2º nivel, y no podré ver a algunos campistas, excepto los que tengan una edad cercana a la mía o pueda verlos debido a cercanía o relaciones. Por lo menos, tenemos la tecnología necesaria para poder hablar a distancia (whats App y llamadas)

Solamente quiero terminar dando las gracias y la enhorabuena a monitores (director, coordinadora y cocineros tabién), y campistas por hacer de este campamento lo que es… INOLVIDABLE.

Andrea M. R., 17 años. León.

Una experiencia inolvidable. Me ha parecido una oportunidad de oro para soltarme y abrime sin que el resto me mirase como su fuese un “bicho raro”.

Los monitores y coordinadores siempre están para todo lo que neceistemos. Son súper atentos y nos tratan a todos con el mismo cariño y la misma dulzura.

La comida, para ser un campamento, ha estado super rica; y la gente del peublo ha sido súper amable con nosotros.

Como conclusión personal, puedo decir que gracias a todos los trabajos y talleres, estoy mucho mejor conmigo misma y me ha dado fuerzas para demostrar todo lo que valgo al resto, y no a menospreciarme como solía hacer antes. También me ha ayudado esta experiencia a darme cuenta de que las pesonas que tengo a mi lado son maravillosas, y que soy la persona más afortunada por tenerlas conmigo. La Meditación me costaba mucho al ser una persona nerviosa y tras esto soy capaz de meditar y empezar a conocer lo que soy realmente. Creo que hemos convertido esta experiencia entre todos en una gran familia que se apoya siempre. El taller de abrazos me ha ayudado a mostrar mi lado más cariñoso, y a sentirme querida por mi misma y por los demás.

Campamento 100% recomendable. Espero poder repetir el año que viene para seguir creciendo y seguir descubriéndome a mí misma. Mil millones de gracias de corazón.

Eva G. V., 12 años. Quartell. Valencia.

Es un campamento diferente a los demás, donde a parte de hacer juegos y manualidades, te enseñan a quererte y amarte tal como eres, a mostrarte a los demás tal como eres sin tener miedo de que te rechacen, respetar a las personas como son y lo que dicen, también a abrazar bien y poder perdonar y dar gracias con facilidad y corrrectamente.

Es mi cuarto año aquí y la verdad es que repetiré un millón de veces más. También haces muchas amistades nuevas, sea con campistas o monitores. Superar los miedos y otras experincias fuertes que te hayan podido pasar.

¡EXPERIENCIAS QUE NUNCA SE OLVIDAN!

Ángel Shaúl G. L., 14 años. Colindes, Santander.

Me ha parecido muy relajnte, entretenido y divertido.

Grandes monitores, divertidos y majos, prácticamente como otro campista.

Una experiencia para repetir.

Sinceramente vengan y sorpréndanse.

Lucía, 11 años. Alovera. Guadalajara.

Me ha parecido una experiencia preciosa donde al menos yo he aprendido muchísimo. Además, el pueblo (Espinoso de compludo) es precioso, los talleres son bastante emocionantes y la comida está super buena.

La gente es majísima y haces muchísmos amigos. Es mi tercer año y cada vez aprendo más.

Ángel (Darky), 13 años. Sevilla.

Me ha parecido muy bien el campamento, se puede conocer a gente de otra parte de España y hacer amigos/as, pasarlo bien en la Era y varios sitios y los talleres están muy bien para ayudarte a ti mismo.

Marina, 13 años. Madrid.

Me ha parecido un trabajo muy bonito y me han enseñado a relajarme y gracias a Chema me he ido del campa con un sentimiento muy bonito y gracias a los monitores me han ayudado a meditar y quiero que se vayan con ganas de participar.

Yo el año que viene voy a venir. Gracias a Teresa y Chema, Álvaro y María me han ayudado a ser una niña mas tranquila y más amorosa, y quiero que sepáis que todas los niños que sepan que les quiero […]

Elia, 14 años. Quartell. Valencia.

Este campamento me gusta mucho, es mi cuarto año ya y me encanta venir.

Lo que más me gusta de este campamento es que al final te llevas a un montón de amigos como si fueran parte de tu familia. Además me encanta porque puedes expresar tus sentimientos o hablar de tus problemas sin que nadie se meta contigo o te desprecie.

Los monitores son muy majos y te ayudan en todo lo que necesitas. Lo recomiendo a todo el mundo. ¡Este campamento mola!

Alberto Tébar, 14 años. Sevilla.

Me ha gustado mucho aunque hay cosas raras, me gustaría venir el año que viene.

Julia, 10 años. Valladolid.

Este es mi 2º año aquí.

Me ha parecido un sitio en el que te puedes desahogar de todos tus problemas sin que nadie te juzgue por ello. El albergue es muy acogedor y se come muy bien, el pueblo es pequeño pero bonito. He descubierto que a veces puedo llegar a ser muy vergonzosa y que debo pensar más en mi misma y no tanto en los demás. Me divertí en todos los juegos.

En general, este campamento me ha ayudado, he hecho nuevos amigos y me he ido más feliz.

Eugeni /Batron, 10 años. Quartell. Valencia.

Me ha parecido muy tranquilo y conoces a mucha gente o a veces ves gente que ya ha venido otros años. Yo ya llevo 4 años aquí. Os aconsejaría que viniéseis porque es muy divertido. Saludos a mi tía Tere de Teruel. Suuuu!!!

Candela P.D., 11 años. León.

Es una fomra de expresarse y de sentir sin que nadie te critique.

Cuando hacemos algunos talleres, como el del perdón o el de la despedida nos emocionamos y alguien siempre suelta una lágrima.

La comida está super buena y los cocineros no pueden tener el corazón más grande.

Los moniotres son muy, muy majos pero a la vez cuando hay que irse a la cama o cuando hablamos mucho se ponen un poco serios

En conclusión os recomiendo este campamento.

Me encanta!!!

Abel M. S. (Guindi), 17 años. Benavente. Zamora.

Es una oportunidad única a la que indudablemente volvería a decir sí. Me ha parecido una expriencia intensa y priciosa, al igual que el año anterior, el cual también asistí. Una gran posibilidad para encontrarse a sí mismo, aprender a cambiar, a formarse, e incluso podria consistir en el inciio de una búsqueda de felicidad personal, además de vivir la experiencia de formar parte de una gran familia, descubrir otras formas de ver las cosas. En resumen: Sí, Arte de Amarte SÍ que vale.

Saul M. S., 13 años. Benavente (Zamora).

Ha sido un año intenso, hemos aprendido nuevas cosas sobre nosotros mismos, nuestro niño o niña interior, olvidar cosas del pasado, como de familiares que se han ido, o pedirles perdón a través de la energía que nos transmiten otras personas.

Me ha ayudado mucho para pensar y darme cuenta de muchas cosas.

Este ha sido un campamento que me ha ayudado a aprender a ser yo mismo.

El hombre del pelapatatas. Santiago de Compostela.

Ha estado bien.

Para quien quiera saberlo, en este campamento se trabajan los chacras, el niño interior, la meditación y cosas variadas.

Eddy Mata, 15 años. Gijón.

Pues un camino más, muy importante hacer el aprendizaje y a nuestras emociones que nos ayuda a liberarnos de todas las malas experiencias que hemos sufrido en nuestras vidas con ayuda de nosotros mismos y de un monitor especial llamado Chema y a su alrededor unos monitores y cocineros que me parecen fundamentales y por su puesto los compañeros que hemos tenido en esta gran experiencia.

Gracias.

Sofía Gracia C., 8 años. Madrid.

Este campamento me ha parecido muy divertido porque hemos hecho talleres muy divertidos, también hemos visitado el pueblo, hemos hecho juegos muy divertios, hemos hecho tiro con arco, hemos montado en caballo, hemos meditado y hemos descubierto nuestro niño interior.

Los monitores eran muy majos.

Yednekachew San Martín P. / “Neka”, 15 años. A Coruña.

Lo que este campamento representa para mí es un retiro introspectivo muy bien adaptado a cada edad, con peculiaridades de muchos tipos:

– No tiene faceta religiosa alguna, pero sin embargo demuestra pinceladas de espirituosismo (rozando lo hippie).
– Se medita y se aprovechan otras técnicas de manejo de emociones y de mentalidad, pero no responde a la psicología clínica o disciplinas como el zen, etc.
– Se hacen juegos, veladas y muchos tipos de entretenimiento, pero no es un campamento enteramente infantil.
-Se dan charlas que, en mi nivel actual, no son ni pesadas ni tampoco palabras vacías de enseñanza.

En mi opinión estos campametnos son una maravilla que, con la disposición apropiada del campista, pueden ser magnifícamente aprovechado no solo por uno mismo, sino por casi todo aquel que esté a tu alcance.

Todo lo que hay que hacer es serenar la mente, abrir el corazón y dejar a la vida seguir su curso natural. GRACIAS.

Marco, 9 años. Majadahonda (Madrid)

Este campmaento me ha parecido el mejor campamento de mi vida. Me ha encantado.

La comida super rica y el sitio era super guay porque era todo montañas.

Como he dicho antes la comida es un manjar.

Los monitores super super super majos. Se llaman: el que lo organiza todo llamado Chema, la coordinadora Teresa, es maestra de Reiki e inició a los que me iniciaron a mí, luego está Álvaro. Esta todo el día y por úlitmo María es super maja. FIN.

Andrés González C., 9 años. Cozuleos de Fuentidueña (Segovia).

ARTE DE AMARTE. Raro, divertido. Se hacen cosas distintas que en los demás. Cocinan muy bien. El pueblo es muy bonito, merece la pena venir.

Miguel Tébar L., 11 años. Sevilla.

El campamento me ha parecido una preciosidad, me ha encantado, es el mejor campametno del mundo. Si pudiera iría un milón de veces. Espero que los hijos del director “Chema” sigan haciendo este campamento, aunque no sean tan buenos como “Chema”.

Beatriz López López, 18 años. Andújar, Sevilla/Espinoso.

No sabría decirlo con palabras. Tienes que venir a disferutar, sentir, vivir, reír, llorar… aquí para saber apreciar este campamento.

Los talleres son muy variados desde abrazarse a un taller de nutición o de risoterapia.

El ambiente es muy acogedor, por ejemplo, es mi primer año y me he sentido muy acogida, aceptada y amada por todos.

Jombo / Alejandro, 14 años. Segovia.

Me ha encantado porque es un campamento del corazón. Muchas gracias por todo, Chema.

Adrián, 16 años. Denia. Alicante.

Yo llevo viniendo a este campmaento dede hace 4 años, es impresionante la forma de pensar de los monitores y compañeros. la gente es muy buena y se hacen grandes amigos.

Ahora voy a hablar de los talleres y actividades si te gustan las cosas diferentes este campamento está hehco a tu medida. La comida es saludable y está buena, en resumen es flipante y creo que todos deberían probarlo.

Noel, 18 años. Madrid.

En este campamento no solo se vive en compañía, y se conoce a gente extraordinaria, también aprendes a encontrarte a uno mismo, a tu niño interior y superar todos los problemas que él tenga.

En mi opinión me ha enseñado a separar la mente del corazón; y superar muertes de familiares y aceptarlas; problemas familiares con los padres o hermanos; y aprender a amarse y amar todo lo que uno hace.

Candela Pérez Díez, 10 años, León.

Ha sido como si conectase de verdad con mi niño interior, a través de la meditación, muchos talleres y la ayuda de los compañeros y monitores.

Es como otro estilo de vida totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados. Te ayuda a expresar los sentimientos, todos los miedos que tengas.

Los monitores son majísimos y la comida está muy, muy buena.

Al hacer los talleres, a veces lloramos, pero no es malo llorar, el niño interior transforma los problemas y miedos en lágrimas. El último día hacemos una super yinkana muy divertida en la que nos mojamos y nos reímos todos juntos. Es genial.

Paula Palencia Martín, 12 años, Cuenca.

Este campamento para mí ha sido una oportunidad única para conocerse a uno mismo. Las actividades han sido geniales y la gente de aquí, tanto niños, monitores cocineros , etc… han sido estupendos, porque hacían que cada segundo que pasábamos, fuera mejor que el otro anterior. Las personas de aquí eran super especiales y hacen que (por ejemplo) tres horas parezcan cinco minutos.

En cuanto a la estancia ha sido muy buena. Por mí, repetiría este campamento una vez y otra, y otra…

Ahora, mi pensamiento, que ojalá fuera un objetivo para mí fijo es que: “¿Podré llegar a ser monitora de este campamento?

Si me dijeran “¿me recomiendas un campamento?”, sin duda diría: El Artede Amarte es el mejor del mundo.

Neka, 14 años, A Coruña.

Este campamento ha sido una pequeña ayuda, un empujoncito para despertar la capacidad que tenemos para curarnos. Son risas, llantos, enfados, alegrías lo que conforman este campamento.

Es el sentir antes que el pensar lo que le da sentido a lo que aprendemos en este “retiro” para mirar dentro de nosotros mismos, para sanar nuestro/a niño/a interior. Los talleres, las charlas, las actividades, incluso las cosas de la vida cotidiana han servido para serenar, armonizar e impulsar la mente hacia una mayor conciencia han servido para serenar armonizar e impulsar la mente hacia una mayor conciencia y autoconocimiento, lo cual lleva la autoayuda y a la sanación.

Este campamento es una de las mejores maneras de librarse del dolor, la pena y la culpa y de finalmente ser feliz.

Noel Moreno Salvador, 14 años, Valencia.

Ha sido un campamento en el que me lo he pasado muy bien con mis nuevos amigos. Me ha servido para relajarme y conectar con mi yo interior. He descubierto y he he quitado problemas que estaban en la onda de mi corazón. Y ahora después del campamento estoy con paz conmigo mismo. Me alegro de haber venido.

Álvaro Rubio Gómez, 13 años, Hervás (Cáceres).

Este campamento ha sido muy divertido y también aquí he sanado heridas que ni sabía que tenía o puediesen existir. Los monitores son majos y Chema te ayuda cuando más lo necesitas.

María, 21 años, Sevilla/Espinoso.

Este campamento para mí ha sido toda una experiencia llena de momentos maravillosos, increíbles, algunos estresante e incluso dfíciles, pero siempre había tras ellos una enseñanza.

Como coordinadora he aprendido a trabajar en equipo, a tener paciencia y no frustrarme si las cosas no salen como esperaba.

Algunas veces me he quedado profundamente sorprendida por la capacidad que tienen los niños de expresar sus sentimientos y ahondar en su interior.

Creo que la gran mayoría de ellos se llevan una semilla llamada ArtedeAmarte que va dando su frutos año tras año allá adonde van.

Miguel Díez Ferrera, 13 años, León.

Este campamento para mí es una forma de aprender la vida de otro modo y a ser feliz sin un Iphone6. Aquí conocemos a otra gente de diferentes partes y a nosotros mismos. Descubrir otra forma de vida aparte de la que conocemos. En este campamento aprendemos a meditar, a controlar la energía, hablar con una parte de nosotros llamada niño interior….

Este campamento me ha parecido algo alucinante y aprender cosas que no se enseñan en los colegios. Además la comida es buenísima y hay muy buen ambiente. La primera vez te parecen que están locos, pero con los 4 años que llevo viniendo a este campamento vas comprendiendo…

Anónimo, 12 años, Benavente (Zamora).

Ha sido un gran campamento, mucha gente, buena comida, actividades divertidas… Se hacen muchos amigos, se duerme bien, los monitores muy majos, amables, graciosos, responsables… (etc). A veces hay caminatas largas y cansadas pero las metas de esas caminatas merecen la pena.

Espero poder volver al campamento, puesto que eso de el niño interior, el tiro con arco, y esas cosas me gustan mucho. En definitiva, para mi gusto es el mejor campamento al que he ido en toda mi vida.

Violeta Estévez Fernández, 15 años, Vigo.

Para mí este campamento ha sido un cambio revolucionario, tanto en mi forma de pensar y actuar como en mi entorno y mi forma de ver las cosas. Ha hecho que crezca, tanto yo como mi niño interior, y que descubra cosas maravillosas.

Conocer a mi niña interior y liberarme del dolor y de la culpa es algo que siempre deberé a este campamento.

No ha sido solo un sitio donde he hecho amigas increíbles y me lo he pasado genial. También he aprendido de ellos, he disfrutado con los monitores y las veladas, con todas los talleres he aprendido y he crecido un poco.

En especial este campamento es único, porque nos ayuda liberarnos. Me ha ayudado a perdonar a mi familia, y descubrir y olvidar todo lo que me tenía atrapada desde hacía años.

Estoy realmente feliz con él. Se me ha pasado en cero coma.

Anónimo (o se le olvidó el nombre)

El campamento me ha parecido genial con Chema y todos los que han venido a este campamento. Me han encantado las clases del mantra, meditación y conectar con el Niño Interior. Chema es un profesor fantástico y a Alicia la quiero mucho.

Pilar Freire Rodríguez, 10 años, Valladolid.

Este campamento para mí es muy especial me llevo: muchas experiencias bonitas, muchos amigos… y muchas cosas más. hacemos muchos juegos y talleres en los que nos lo pasamos genial, como: juegos con el paracaídas, en grupo, una yinkana el último día… talleres como: el niño interior, perdón, despedidas, gracias, abrazos…

Me encanta este campamento, me lo he pasado genial con todos mis amig@s y con los monitores. Repetiré muchas veces más.

P.D.: Doy muchísimas gracias a todos los que han ayudado a este campa para que haya sido posible.

Javi, 16 años, Andújar (Jaén).

Para mí, debido a que es mi primer año en este campamento, me ha parecido innovador respecto a los demás campamentos. Lo que me gusta es, por ejemplo, que en general, todos nos terminamos llevando bien, porque al venir a este campamento, nadie quiere pasarlo mal, y aunque en otros campamentos también, en este hay una energía positiva rodeándonos a todos, que nos hace querernos individualmente, y en grupo a otros. También me han gustado los talleres que hacemos, porque nos ayudan con nuestros propios problemas, con conectar más con la madre naturaleza, y ayudar a ver todo con otro punto de vista, más positivo. Todos me han caído muy bien, con matices pequeños de más o menos, la comida ha estado bien, el reparto de trabajos ha estado bien equilibrado, el clima ha sido favorable para hacer todas las actividades.

Si de mí dependiera, me encantaría volver el año que viene, para repetir la aventura interminable por el mundo de las energías, chakras…

Eva Giménez Villalba, 11 años, Quartell (Valencia).

Este campamento para mí ha sido muy divertido y he hecho muchos amigos/as de diferentes partes de España. Ha sido un campamento que me ha ayudado a sanar a mi niña interior, por muertes de famliares. Donde he aprendido a perdonar y dar gracias correctamente a abrazar a los demás y a mi niña interior y a despedirme de familiares, vecinos o conocidos. A meditar en una sala en silencio, en el aire libre con los sonidos de la naturaleza y en una meditación guiada. A bien-decir sola o con alguna otra persona, a ayudar al planeta cocina a poner la mesa y barrer en equipo y hacer vigilancia forestal en grupos. Para terminar he aprendido que tengo una belleza interior muy bonita que a veces me cuesta sacar. Gracias.

Julia López, 9 años, Valladolid.

Para mí este campamento es el primero y aunque no haya ido a otro estoy segura de que este es el mejor al que voy a ir, ya que me ha gustado mucho. El taller del niño/a interior, las manualidades o la yinkana. Los monitores o el planeta cocina siempre son buenos contigo. Recomiendo a cualquiera ir a este campamento.

¡VIVAEL ARTEDE AMARTE!

P.D.: Gracias Chema.

Elia Giménez Villalba, 13 años, Quartell (Valencia).

Este campamento es genial, te ayuda a mirarte por dentro y ver las cosas malas que haces y tu no te das ni cuenta.

También te ayuda a cuando pierdes a un ser querido poder despedirle como toca y liberarse de esa pena acumulada (por experiencia).

Además, de hacer talleres como el del perdón, el de los abrazos, el de la despedida y muchos más, también hacemos excursiones.

Las excursiones son un poco largas (aproxiamadamente 7 kilómetros) pero valen la pena, porque llegas a rios preciosos.

La comida está riquísima y los monitores son geniales, te ayudan en todo lo que quieras y aunque no dejen hablar por las noches les coges mucho cariño.

Chema es una persona grandísima, te ayuda a superar tus miedos y enfrentarte a ellos, y si por ejemplo no quieres decir algo delante de todos se lo dices a él y así te puede ayudar igualmente. Este es mi tercer año y estoy encantada de haber podido conocer el campamento porque me encanta, es genial.

¡Olé Artedeamarte!

Asier, 10 años, Móstoles.

A mí el campamento se me ha pasado rapidísimo. Para mí conectar con los caballos fue una de las tres mejores cosas, andar descalzos y guiados con los ojos cerrados y el puente de Molinaseca. Ha habido ratos de llorar, de reír, de disfrutar, etc… Me despedí de mi abuela que murió cuando tenía 3 años, también me desprendí un poco de la culpa.

Manuel (monitor), 8 campamentos viniendo, Huelva.

Siempre que llega este momento del campa me entristece un poco porque nunca quiero y nunca he querido que se acabe.

Es increible como en poco más de una semana se puede crear un vínclo de unión más fuerte que el que te puede dar cualquier ámbito de la vida cotidiana.

Me ha encantado ser monitor de un pequeño pero gran campamaneto, repetiría la experiencia sin duda como he ido haciendo durante unos 7 u 8 años.

Me ha encantado conocer una parcela de mí que no conocía y reconocer partes de mí que no quería o me costaba ver.

Como otros años solo digo Gracias.

Miguel, 9 años, Santiago.

Genial, en este campamento haces un montón de cosas, tiro con arco, montar a caballo, hablar con tu niño interior… Y las comidas están muy ricas. También muchas noches, vamos a la Era. Ahí hacemos un montón de juegos. ¡¡¡Me lo paso genial!!!

Bárbara Gacía Martín, 10 años, Bohadilla (Madrid).

Este campamento me ha parecido: emocional, divertido, alegre… Lo que creo que me ha aportado en mi es sentirme libre, ser capaz de hacer más cosas, superar mis miedos, conocer a una parte de mí de la que nunca supe, hacer nuevos amigos y sobre todo sentirme en paz.

Lucía, 10 años, Alovera (Guadalajara).

Me lo he pasado muy bien y he aprenido muchas cosas nuevas. He conocido a muchos chicos y chicas de diferentes stios muy lejanos, además diferentes talleres, algunas noches hacemos juegos, vamos a tomar helado… es un campamento único y para mí es el mejor ah y meditamos.

Bárbara García Cajigal, 13 años, A Coruña.

Este campamento representa para mí una nueva educación fuera del pensamiento racional y basada en el espiritual. Representa un nuevo estilo de vida, un cambio mental del miedo al amor, de la pena a la alegría. Es olvidar el pasado y el futuro y aprender a vivir en presente. Es dejar escapar toda la tristeza acumulada en el corazón y en la mente para dejar entrar el amor y la alegría. Es aprender a perdonar y a pedir perdón, es dar las gracias y es aprender a dar abrazos con el corazón para ayudarse mutuamente. Es sentir la energía de la madre tierra, agradecerla y por tanto ayudarla. Este campamento es el presente del futuro.

[Guau: gracias Bárbara]

Eugeni, 9 años, Quartell (Valencia).

Este campamento es muy chulo porque puedes hacer muchos amigos, te lo pasas muy bien jugando, también hacés excursiones, os bañáis en ríos, meditáis y os lo pasáis muy bien, a mi me ha encantado y ahora prueba tú que te encantará.

Agustín, 11 años, Mungia (Vizcaya).

Me ha parecido genial. He aprenido a amar, a querer, abrazar… he despertado a mi niño interior y he hecho también muchas actividades divertidas. He hecho muchos amigos. He aprendido a respetar y querer a la Madre Tierra. He encontrado el amor aquí y también he aprendido a escuchar a la Madre Tierra. He destruido mis miedos y acabado con mis alergias. He aprendido a meditar. Me lo he pasado muy bien. Lo mejor de todo es que hecho es querer a mi niño interior. En pocas palabras: ha sido el mejor campamento al que he ido en toda mi vida.

[Nota: gracias Agustín, pero producto de tu felicidad y entusiasmo, supongo que algunas cosillas no son exactamente así, ¿verdad? Si lo fuera, cuéntanoslo en algunos meses, ¿Ok?]

Pablo Miguélez, 13 años, Oviedo (Asturias) (2º año).

Es un poco aburrido lo de meditar y eso y lo de leer las cartas [afirmaciones] antes de comer no me gusta nada (en mi opinión) pero está bien si quieres aprender a calmarte y ser una persona relajada. También te puede ayudar a superar pérdidas de familiares o perdonar a alguien más fácilmente gracias a su método. A mí este campamento me gusta por las caminatas, actividades en la naturaleza y conviencia con más chicos. Te aburres un poco al principio porque no estamos acostumbrados a hacer esto pero luego te vas acostumbrando y al final es divertido.

Adrían López (Tom Bombadil), 13 años, Mortera (Cantrabria).

Lo primero, quiero que sepan que ya tengo edad y si escribo esto es porque lo pienso realmente y no por quedar bien. Dicho esto, aquí está mi opinión:

Para mí este campamento es una enseñanza obligatoria en todas las personas que nos enseña el artedeamarte, amarte a ti mismo que es lo más importante. En el campamento aprendes a conectar con la madre tierra, con la gente, con todo. También solucionas problemas que te atormenten aunque no seas consciente de ello. Además los campistas y monitores son mu majos. Pero si quieres saber más ven al campamento.

Miguel (Gandalf), 13 años, Sevilla.

Este año, este campamento, me ha enseñado lo que cada uno de nosotros vale, me ha enseñado todo lo que me tengo que querer, cuidar, apreciar. Me he dado cuenta de que a lo largo de este año me han hecho sentir fatal, puede que como a alguien a quien se puede tomar como cubo de la basura, como si no valiera nada, como si no me mereciera nada. Aquí me han enseñado que yo no soy ese, que yo no valgo eso, que no merezco nada parecido. Me han enseñado a quererme, a Amarme.

Angel Shaúl Granda López, 13 años, Colindres.

Ha sido una nueva experiencia para mi muy bonita. Me lo he pasado en grande. Ha sido increíble.

Saray B.S., 28 años -monitora-, Ponferrada.

No sabía muy bien con lo que me iba a encontrar, venía con una pequeña idea gracias a las explicaciones que María (coordinadora) y Chema (Director) me habían facilitado.

La verdad es que me he quedado impresionada, no solo por la filosofía de ARTEDEAMARTE, sino por lo que los niños son capaz de expresar y sentir y la magia que guarda cada uno en su interior.

Para mí, este campamento me ha dado las claves o “ayuda” necesaria para seguir mi camino, me ha abierto los ojos, me he liberado y ha conseguido que tenga mas confianza en mi misma.

Siento que a partir de ahora mi vida va a cambiar, por lo menos lo que yo sienta o lo que yo crea de mí misma. Soy un poco más feliz y sé que esto va a crecer cada día un poco más. También considero que ARTEDEAMARTE lleva a cabo una labor preciosa por ayudar en la parte emocional y por inculcar unos valores que en la sociedad no se expresan, por lo menos lo suficiente. Y el empezar trabajando en niños es fundamental. Ellos influyen de manera muy positiva en el entorno en el que se mueven.

Para terminar, quiero agradecer a Chema y a María el haberme dado la oportunidad de ser partícipe de este proyecto que espero que dure años y que se extienda a todo el mundo como el sol ilumina un día de oscuridad. GRACIAS.

[Muchas gracias por tu presencia y por ser tan valiente como para abrir tu corazón]

Abel, 16 años, Benavente (Zamora).

El campamento, bueno, para mi mucho más que eso. Más bien lo llamaría familia, una familia junto a la que he aprendido muchísimo, y en apenas 10 días, casi no me creo lo rápido que ha pasado.

Llegué al campa con una idea totalmente diferente a con la que salgo. Aquí, junto a Chema, los monis, compañeros… he comprendido que muchas de las cosas a las que antes no prestaba atención, son las necesarias para crear las bases de lo que yo entiendo como el camino a la felicidad: aprendiendo a quererme y amarme a mi mismo lo primero, y a valorar mucho más los más pequeños detalles de nuestro alrededor, un río, una mariposa, una sonrisa, que dicen más, y son infinitamente mejores que un móvil, o una tablet, una pantalla, en resumen, en lo que estamos acostumbramos a estar sumergidos.

En una palabra… magnífico. Espero volver aquí, y tendré, de ahora en adelante, muy en cuenta, lo que me llevo aprendido de aquí.

Anónimo, Santiago de Compostela.

Bastante bien, me lo pasé muy bien, hice amigos, etc… aunque alguna gente lloró por lo del niño interior aunque eso lo entenderéis si venís. A mí me parecía un poco rollo lo de meditar pero en general fue muy bien.

Seni, 13 años. Madrid.

De este campamento me llevo haber aprendido a amarme a mí misma y a mirar dentro de mí. He hecho muchísimos amigos en los que se puede confiar y en tan solo 10 días. Aquí te enseñan cosas que no te enseñan en ningún otro campamento, como a abrirte a los demás
Al ir pasando los días, te vas dando cuenta de que no estás en un campamaento, estás con una segunda familia.
familia.

Rubén, 16 años. Sevilla.

En este campamento he aprendido a saber tratar mis problemas y que todo lo que pasa ocurre por un ¡motivo!

Aurora, 15 años. Madrid.

En este campamento he aprendido muchas cosas que antes no sabía. Ha sido una experiencia muy enriquecedora, ya que me ha enseñado a valorarme por lo que soy, a aceptar que soy como soy y no puedo cambiar en función de lo que cada persona quiera. Me han enseñado a que si quiero que la gente me quiera debo aprender a quererme yo primero.
Aquí, te aceptan tal y como eres. Es un lugar en el que puedes ser tú mismo sin miedo a expresarte. Te ayudan a liberarte de cualquier carga emocional y que puedas tener y que te impida seguir con tu vida.
Hay gente de todos los lugares, con costumbres diferentes pero cada persona es especial y todos tienen algo que enseñarte.
Es un sitio muy bonito donde te enseñan a estar en sintonía con la naturaleza y a divertirte. Te enseñan que la naturaleza también es importante y que puedes conectar con ella.
Para resumir, estoy segura de que va a ser una de las experiencias que van a quedarse en mi corazón y es una oportunidad que si se tiene no se debería desaprovechar y espero volver el año que viene.

Opi, 13, años. Pontevedra (Vigo).

De este campamento me llevo un montón de nuevos amigos y hermosas experencias tanto conmigo misma como con los demás. No soy muy de campamentos pero este sin duda no es un campamento como todos los demás, aquí aprendes cosas que no te enseñan en ninguna otra parte, te enseña a respetarte tanto a los demás como a ti misma.
La experiencia ha sido fantástica y espero repetirla.

Carlotaku_8, 12 años. Almería.

Lo que yo me llevo de este campamento son buenas compañías, amistades increíbles, experiencias inolvidables, nuevas sensaciones y sentimientos. Me llevo el regalazo de la simpatía de los compañeros y la amabilidad de los monitores, que son geniales.
Aquí nadie te va juzgar, porque lo que les importa es como eres en el interior.
Aquí te enseñan a vivir en paz contigo mismo/a. Todos los pensamientos negativos, o los problemas, aquí, si pones empeño, lo puedes solucionar y mirar la vida con una sonrisa.
Ánimo a cualquier persona a que venga a este campamento, porque aunque parezca que no es de tu estilo o son chorradas, sinceramente esa era mi opinión al principio y ahora lo único que quiero hacer en los veranos es venir a este campamento a estar rodeada de buenas personas y la comida está de muerte.

Aiti, 10 años. Alicante (Torrevieja).

De este campamento me llevo la alegría de tener nuevas amigas, de saber cosas nuevas, de sentirme bien conmigo misma y de conocer a mi niña interior.

Sergio Outeda, 17 años. Pontevedra (Vigo)

Han sido los mejores diez días de mi vida. Este campamento me ha enseñado a amar a las personas que son de tu familia, me ha enseñado a ser más cariñoso.
He sentido cosas muy bonitas, he llorado, he reído y he hecho muchos amigos. Este campamento es solo para personas que de verdad sienten que necesitan ir y liberarse. He aprendido que la flexibilidad corporal está relacionada con la mental. Comprometerse es muy importante.

Chiristian Ortega (monitor), 19 años. Madrid (Móstoles).

Yo me llevo mucha aprendizaje, me han enseñado mucho. Sobre todo después de este gran paso que he dado, siento que mi vida está viviendo grandes cambios en un tiempo muy corto, y este campamento, este centro tiene una gran importancia en esos cambios, es un gran facilitador para el avance personal; agradezco mucho esta oportunidad que he tenido, y me alegro aún más por haberla aprovechado.
Ha sido dura, pero maravillosa. Estos 36 espejos en los cuales he sido capaz de reflejar, observar y ver mi alma, han sido una maravillosa conciencia. Gracias.

C.5.C, 10 años. Almería.

Me llevo muchas cosas de este campamento:
1. Mi niño interior.
2. Muchos amigos.
3. Una experiencia inolvidable.
4. Mucha confianza para los monitores. Lo que más me ha gustado es todo lo del campamento. Lo que menos, no ha sido nada. Hay un monitor que se llama Crhistian que me ha caído fenomenal.

Mar, 15 años. Cuenca.

De este campamento me llevo muchos amigos y grandes amistades que sé que durarán mucho tiempo. Aquí he aprendido cosas que son muy importantes para la vida cotidiana, y no suelen enseñar en otros campamentos o escuelas, cuando es imprescindible para estar a gusto contigo mismo y quererte.
Se hacen cosas diferentes, como algunos talleres, el de abrazos (mi favorito), perdón, gratitud, niño interior.
Este campamento te enseña y ayuda.

Violeta, 13 años. Cuenca.

De este campamento me llevo muchísimos amigos increíbles, no me arrepiento de haber venido 3 años porque es alucinante. Gracias a este campamento me quiero a mí misma, a mi niña interior y por fin he encontrado mi sitio en el mundo. Me encanta que siempre piensen en positivo y te cuiden muchísimo. Los monitores son geniales, muy graciosos. La comida está buenísima, la hacen con muchísimo amor y me encanta. El mejor taller del mundo es el de los abrazos.
Muchísimas gracias por otro año más.

Elisa, 12 años. León (La Bañeza).

De este campamento me he llevado amigos/as especiales. Son distintas a las otras personas que he conocido o conozco.
Este campamento te ayuda a encontrar lo que de verdad necesitas. Los monitores son superbuenos, te tratan como sus hijos. Me encantan los talleres pero sobre todo el de abrazos y el del perdón; el de abrazos porque te sientes querida y el del perdón porque te liberas de la culpa o te quitas el odio hacia alguien.
Este campamento no es diferente, es especial. Me encanta.
¡Namasté!

Adrián C.LL, 15 años. Alicante (Denia).

La verdad es que yo al principio pensé en que iba a ser como todos los años, pero me equivoqué. Este año han innovado el taller de yoga, que me ha encantado. Me gusta mucho el lugar donde está el campamento, es muy bonito. Por supuesto, la comida esta muy buena, es perfecto.
Me gustan muchos las excursiones, son muy largas pero al final se llega a sitios muy bonitos. Me encanta todo. Es un 9,99999!!!

Willy Castro Llopis, 13 años. Alicante (Denia)

Este es mi tercer campamento y como siempre genial. El pueblo de Espinoso de Compludo es precioso, la comida es muy buena y en todo momento hay algo que hacer. Eso sí, vienes a lo que vienes, en este campamento no se viene a estar con el móvil, no, en este campa se viene a aprender de la naturaleza, a conocer a tu niño interior, a hacer yoga y a meditar. Me gusta mucho.

Álvaro Casal García, 12 años. León (Ponferrada).

De este campamento me llevo una gran experiencia sobre la amistad, el amor, el compañerismo, el encontrarme a mi mismo, la vida, la felicidad, la alegría y el encontrarme a mi mismo.
El saber comprender y ser comprendido por los demás, ha querer y ser querido.
Toda una experiencia única de formar una familia con gente maravillosa. El hacer yoga y meditar, me ayuda a comprender que no siempre hay que confiar en las alas de los demás sino que las nuestras. Si giramos la cabeza hacia atrás veremos los grandes y hermosas que son las nuestras.
A no juzgar, porque a lo mejor lo que juzgamos de otros lo tenemos nosotros dentro. A escuchar y ser escuchado. Después de esos maravillosos días quiero repetir las veces que sea porque, aquí se valora más todo muchas más y es una experiencia única no, solo con las personas sino con la naturaleza.
Es el Arte de Amarte. Venir a este maravilloso campamento.

Alejandro Muñoz Martín, 13 años. Segovia.

Me he llevado mucho amor, comprensión, ganas de tener amigos. Me encanta Josemaría y me gustaría […] Dice las cosas con sinceridad y con mucha amor. Es un campamento increíble. Yo creo que este campamento es un templo para ti y para tu niño interior que te busca y te pide a gritos que le cuides mucho para que cuando crezca te ayude en tus problemas como tu le cuidaste a él cuando era pequeño.

Wild R., 14 años. Jaén (Cazorla).

Me lo he pasado muy bien. He aprendido cultura de otros sitios, y a conocerme, y he conocido a grandes personas. Me llevo una gran fuerza interior que me ayudará a ser yo mismo a pesar de que me juzguen.

Noel Ramírez García, 16 años. Madrid (Galapagar).

A parte de muy buenas experiencias y haber conocido a buenísimas personas, he aprendido muchísimas cosas que por culpa de el mundo donde vivimos no nos enteramos y no nos las enseñan en colegios ni en casa, y son muy importantes para superar problemas o saber afrontarte a las cosas con positividad, que si lo haces con negatividad todo a parte de durar más se va haciendo menos llevadero y duro. Agradezco muchísimo el esfuerzo, el apoyo y el cariño que dan en este campamento, y me ha ayudado a conocerme mejor y a descubrir mi yo interior. Me han enseñado a diferenciar entre la mente y la realidad. Agradezco mucho todo lo que han hecho por mi y espero volver.

Pablo Medrano, 12 años. Alicante (Denia).

Me llevo una segunda familia y a mi niño interior.

Silvia Martín, 15 años. Madrid.

Ha sido mi primer año en este campamento, y nunca me hubiera esperado que podría haber disfrutado tanto. He podido vivir momentos mágicos, momentos de risas y juegos, y momentos en los que poder abrirme y conocer a mi niña interior.
Me llevo amigos y amigas que, desde el primer día, me han tratado como parte de la familia que se crea en este campamento.
Gracias por estos inolvidables días.

Mamen, 34 años. Jaén (Sierra de las Villas).

De este campa me llevo el corazón lleno de colores, los diferentes colores de cada uno de los seres que han aportado su perfume a este jardín llamado Arte de Amarte. He aprendido a practicar el arte de la jardinería respetando y valorando la esencia de cada flor y cada día que posaba podía ver cómo sus pétalos se iban abriendo y mostrando su belleza, gracias a la rica lluvia que los regaba cada día y al yoga: el rocío de la mañana.
He aprendido a seguir aprendiendo… a observar y a dejarme fluir por cada acontecimiento, sin prever más allá de lo necesario, todo sucedía como tenía que suceder y las piezas encajaban con asombrosa magia.
Amar es un Arte y aquí se enseña a ser Artistas.

Andi, 13 años. Salamanca.

Esperanza, fuerza, alegría, motivación, familia, cariño… Todas estas palabras y sensaciones me he llevado de este campamento. No solo es un campamento donde encontrar gente nueva, pasártelo bien y disfrutar. Es un campamento donde cada momento es un momento único. Donde cada día parecen años, porque te lo pasas realmente bien y aprovechas el tiempo haciendo un montón de actividades diferentes. Donde hay gente que realmente te comprende, te acepta sin barreras ni complejos, tal y como eres. Aquí es un lugar mágico donde no existen modas ni diferencias. Todo el mundo es igual. Es un lugar mágico. Te enseñan puntos de vistas diferentes. En todo momento te enseñan cosas incluso en las comidas, donde te enseñan a disfrutarlas de verdad.

Diosa griega XP, 12 años. Alicante (Torrevieja)

Este campamento me ha enseñado a respetar, a querer, a amarme, a aceptarme tal y como soy, aceptar a los demás a no juzgar por las apariencias, a confiar, a dejarme ayudar, a amar la naturaleza, a ser positiva…etc.
He aprendido mil cosas que son las que de verdad te van a servir en la vida.
Sin duda me encanta este campamento porque cada año es diferente y supera al anterior y nos convertimos en una gran familia. Todos los años te llevas experiencias nuevas y distintas, lo que vives aquí es único y muy especial, pienso que he conocido a las mejores personas del mundo, aquí soy muy feliz, me paso todo el año esperando que llegue el verano para volver. Estoy segura de que este es el mejor campamento en el que he estado y en el que voy a estar nunca.
Me encanta que aquí puedas ser tu misma sin esconderte y te acepten tal y como eres.

Lucía García Pardo, 15 años. Cuenca.

Este es el séptimo año que vengo. A lo largo de 7 años ya he escrito lo que me ha parecido bastantes veces (modificaciones incluidas). Chema sabe ya todo lo que le agradezco el hecho de que comparta su sabiduría con los demás, y os haya ayudado y formado a tantísimas personas. Se me han ido agotando poco a poco las palabras y en su lugar ha quedado un enorme sentimiento de gratitud.
Ya soy un poco veterana en esto, y aún así, cada año es diferente, único y especial.
De este campamento me llevo la gente (como en todos) la paz y armonía que desprenden estas tierras, y la confirmación de mi evolución a lo largo de los años, lo que quiero decir con esto es que, después de todo este tiempo, miro hacia atrás, y compruebo cómo he superado muchísimas cosas y he descubierto nuevas. Recojo los frutos de mi corta vida, como decía una tarjeta del campa: “somos frutos de un árbol maravilloso llamado vida”.Gracias a Chema y a toda la gente que año tras año ha contribuido en la Asociación Arte de Amarte, casi la he visto crecer.

Es maravilloso.

La Casa del Árbol, 13 años. Madrid.

Yo de este campamento me llevo muchas cosas, todas buenas. Son tantas que es difícil explicarse. Este año ha sido genial, la mejor experiencia de mi verano.
Salgo de este campamento con otra mentalidad y mucha más sabiduría sobre la vida y eso me encanta.
Estoy seguro que voy a repetir.

Asier, 6 años. Burgos (Aranda de Duero)

Montar a caballo. Me lo he pasado muy bien.

Tom Bombadil (alias, Adrián López). Cantabria (Mortera), 12 años.

En mi opinión el campa te aporta muchas cosas como el compañerismo y la paz con uno mismo. Se medita todas las mañanas y los talleres son muy divertidos. Ven si respetas a los demás y porque lo disFrutarás porque hay lista de espera para entrar.

Candela Pérez Díez. León, 9 años.

Este campa ha sido super guachi. Es divertidísimo. La comida esta buenísima. Hemos hecho un montón de actividades como, montar a caballo, hacer tiro con arco, hacer 17 kilómetros, una yinkana, etc… Este campamento es el mejor.

Gandalf. Sevilla (ciudad natal Bilbao), 12 años.

Este campa respecto al del año pasado me ha gustado más en ciertas cosas:
La comida está muchísimo mejor que la del año pasado, al igual que la forma de recoger la mesa entre todos y limpiarla. Las salidas se podrían haber preparado más como las del año pasado, en cambio los monitores siempre han sido geniales en los dos años que he estado en este campamento. Otra cosa es que en este genial campamento arreglas cosas que creías que nunca podrías haber solucionado. ¡¡¡Y por esto es perfecto este campa!!!

Miguel Maroño Insúa. Santiago de Compostela, 8 años.

Es el mejor campamento. Es guay.

Pilar Freire Rodríguez. León, 9 años.

Es el mejor campamento del mundo, los monitores son supermajos. He hecho muchos amig@s y me lo he pasado genial. ¡Me encanta ArtedeAmarte!

Sonia Fdez. Fdez. Ponferrada (Espinoso), 13 años.

Este campamento me ha encantando, y más la sala nueva, la comida estaba muy buena, mejor que la del año pasado que era de cátering. Los monitores y cocineros eran muy majos y sus juegos eran muy divertidos, sobre todo, cuando dos niños tuvieron que sentarse en un saco de plástico lleno de agua. Los monitores se comprometían mucho con su trabajo y crearon un rincón positivo, el cual tenía 34 sobres con el nombre de cada una de las personas. En los sobres había que meter una carta con una frase o un párrafo, pero con algo positivo y no era obligatorio escribirlo.
Los juegos, los caballos, el tiro con arco fueron muy divertidos.
Aunque yo tenía un poco de respeto en el momento que había que tirarse de un árbol, cuando me cogieron me sentí genial. Me gusta que te enseñen a hablar con tu niño interior y que te ayuden a encontrar tus problemas y a resolverlos.
Me gusta que nos dejen algo de libertad.

350

Miguel Tébar

Me ha parecido muy guay. La comida me ha parecido muy buena y excelente el equipo cocina super buenas personas y los monitores excelentes.

Eugenie Giménez Villalba.

Todo me parece muy bien. No quiero que cambien nada.

Eva Giménez Villalba.

El campamento ha sido genial. Me ha encantado montar a caballo, tiro con arco, la comida, la xarla que nos dieron de los xacras, las excursiones, los juegos…. He hecho muchos amigos tanto xicos como xicas. Los monitores y monitoras nos han aguantado con lo pesados que podemos llegar a ser y como se comportan con nosotros. La comida estaba super super buena. Todas las mañanas meditábamos y eso me gustó mucho, también hicimos yoga. Yo valoro el campamento con un excelente.

Yedneachew San Martin Pita. La Coruña, 13 años.

Me ha parecido que si empezasen a florecer más campamentos como éste (estilo “happy flower”)se notaría una clara mejorá en el actitud de las sociedades que se viesen afectadas por esta “ola de energía happy flower”
Siento que lo que he aprendido aquí me ayudará a seguir con mi vida dira y de manera alegre y feliz.
Deseo que todos los que lean este mensaje se sientan igual que yo al venir durante el campamento y al dejarlo.
Un abrazo, un beso y todo el cariño del mundo, buena suerte.

R.L.C. Ponferrada (León), 10 años.

Está genial tal y como está, es de lo mejor y cocinan genial.

Anónimo. Coruña, 17 años.

Me ha parecido un campamento muy entretenido y diferente a todos los que he ido, en el buen sentido. La idea de que es un campamento “happy flower” es totalmente errónea. Es cierto que se hace yoga y se medita, pero todo parar ayudar a cada uno con sus propios problemas. En general, un lugar muy relajado y bonito y si no de los mejores, el mejor de los campamentos en el que he estado.

Oihana Rodríguez. Barakaldo, 8 años.

El campamento me ha parecido super divertido y super entretenido. La comida estaba super rica. Lo que más me ha gustado fue montar a caballo. Los monitores eran super majos y siempre sabían lo que hacer. Aunque lloviera cambiaban la actividad por una aún más divertida. Las salidas eran super divertidas aunque había que andar bastante.

Lidia Fdez. Fdez. Espinoso de Compludo, 14 años.

Me ha gustado muchísimo!

Luna Vega Encinas (Lupilu). Avilés (Asturias).

El campamento me ha parecido genial. Me encantaron las salidas, la comida, aunque prefiero la vegetariana. En total= MUY BIEN.

El Cid Campeador. Santiago de Compostela, 11 años.

Me gustó todo.

Miguel Díez Ferrero (Michel). León, 12 años.

El campamento me ha parecido excelente y muy útil ya que no mucha gente sabe lo que aprendemos aquí. Yo soy repetidor y llevo 3 años viniendo a este campamento. El primer día que vine pensé que todos estaba locos y en el segundo no me quería ir. Me parece que no hay muchos campamentos en los que se aprenda a meditar, comunicarte con tu niño interior ya disfrutar del silencio.
Yo aconsejo que es necesario que los niños vengan a este campamento. Es increíble y es necesario para conocerse a si mismo, a superar la muerte y a descubrir partes de tu alma y tu cuerpo.

Elia Fernández Villaba. Quartell (Valencia)

Este campamento ha sido ESPECTACULAR.
Creo que es de los mejores: la comida esta RIQUÍSIMA, las salidas un poco largas, pero merece la pena y las actividades son muy DIVERTIDAS y los monitores son majísimos.
Este es mi segundo año y la verdad es que me lo paso muy bien!
¡Además haces muchísimos amigos! Si queréis ir a algún campamento yo te digo que este te va a ENCANTAR. ¡El año que viene si venís ahí me veréis!

Bárbara G. Cajigal (Babi). Mera (La Coruña).

Este es mi primer año en este campamento y estoy orgulloso de decirles a mis amigos que falte a la excursión de fin de curso por venir aquí. No me quiero ir. Me han ayudado mucho, tengo una nueva y mejor manera de ver la vida y el mundo que me rodea.
El próximo año no dudaré en venir, y decidle a la gente que desde luego, no dude en venir. Ayudan a la gente a integrarse y relacionarse con toda la gente. Enseñan a pedir perdón y muchas otras cosas que descubriréis vosotros mismos. ¡¡¡EL CAMPAMENTO PERFECTO!!!

Michelle, 10 años. Logroño.

Venir a este campamento ha sido una experiencia muy curiosa, interesante y muy divertida. Aquí se aprenden cosas que no se suelen aprender en un casa o cualquier otro sitio, aquí puedes llegar a cambiar más de lo que crees, aquí te diviertes mucho y aprendes a amar de verdad, sacas a tu niñ@ interior, meditas y haces juegos super divertidos y haces talleres muy chulos, aprendes a convivir y te aceptan y te quieren tal y como eres. Es una experiencia fantástica.

Wendy, 15 años. Salamanca.

Ya es el tercer año que vengo a este campamento. Y nunca es igual. Los talleres, las personas influyen mucho en el ambiente. Pero lo que sí puedo aseguraros es que si vienes te vas a encontrar con una familia, da igual desde donde vengas o como seas. Siempre se forma una familia con los valores de respeto, amor, amistad, cariño.

Te llevas enseñanzas de todas y cada una de las personas y ni hablar de las tarjetas de las que te acuerdas todo el año.

Además para la gente indecisa, simplemente decirle que desde que vine a este campmaneot mi vida ha cambiado mucho y para mejor. Las cosas que aprendí en estos 10 días me sirvieron para mí, y para trasladarlos a más peronas. Por lo que gracias a este campamento he crecido mucho como persona, además de pasármelo super bien.

Anónimo, 15 años. Logroño, La Rioja.

Un lugar donde siempre aprendes de los demás y vuelves a tu hogar con algo nuevo que aplicar a tu vida. Aprendes a perdonar desde lo más profundode tu ser. Sin duda este no es un campamento cualquiera.

Clara Sanleón, 15 años. Sevilla.

Arte de Amarte es un lugar donde encuentras personas increíbles, que te apoyan y te aceptan tal y como eres.

ArtedeAmarte es un mandala. Las piezas que lo forman son especiales e increíbles por sí solas, pero todas juntas forman Armonía.

Marta, 14 años. Torrevieja, Alicante.

Este campamento es uno de mis lugares favoritos del mundo.

Llevo viniendo cuatro años y cada uno ha sido totalmente diferente.

Es un lugar, en mi opinión, muy necesario porque aprendes cosas que no te enseñan en ningún otro sitio y son imprescindibles.

Aprendes a amarte a ti mismo y a los demás de una forma sana, a respetar, a compartir, a mirar la vida de otra manera, etc.

Siempre me voy deseando volver al año que siguiente porque las experiencias que vives aquí y las personas que conoces son únicas y especiales, a su manera.

Todos somos como una familia. Se crea un víncuilo indestrucitible que no he sentido nunca con nadie.

Merece la alegría de venir.

Jesús Álvarez, 16 años. Ponferrada.

Este campametno me parece algo más que un simple campamento ya que aquí además de hacer los típico talleres de tiro con arco senderismo… Estos se hacen con un significado y un fin. Además el resto de talleres son muy útiles de diversas formas. Algunos los suplicamos, como el de abrazos. También los monitores nos preparan diversos juegos, todos muy divertidos y entretenidos.

Si tuviera que resumir la experiencia de venir aquí diría que son unos campamentos en los que si vienes abierto a esta nuevas experiencias pueden ser trascendentales en tu vida marcando un antes y un después en ella.

Asier, 8 años. Aranda de Duero, Burgos.

Arte de Amarte. Este campamento me ha parecido divertido.

Hay muchas actividades como montar a caballo, tiro con Arco, meditación activa, hacer mandalas. Hay un día en el que hay que traer un objeto querido que hay que intercambiarlo no por el que tu quieres, es por el que te toque.

Pedro Pérez, 16 años. Cazorla, Jaén.

Un lugar en donde te ayudas a encontrate mediante la meditación, la gente, la naturaleza. Un lugar apacible, tranquilo. Es bastante caro, pero merece la pena.

Lo diré sin engaños, este campamento ha sido el evento del año. Estarás bien pase lo que pase, conoces más a la gente en estos 10 días ue durante un año a los de tu clase.

Siénte tú sin más, tal cual, porque hasta sin alas se puede volar.

Alejandro Muñoz, 15 años. Segovia.

Como repetidor queda claro que este campamento me encantó desde que mi primer año vi la página web de ArtedeAmarte. Otros años me he ido peor por mi actitud pero este año la gente repetidora de otros años que me conoció me dijeron que había evulocionado (y yo también lo he notado). Me ha resultado fácil relacionarme tanto con los chicios y chicas. En resumen, genial.

Gracias: Chema por tu ayuda. Teresa y Laura gracias por prepararme unos platos vegetarianos tan ricos, mmmm. Gracias Nacho, María y Martín por cuidar también de todos. Nacho: gracias por ayudarme a solucionar mis problemas. Os quiero.

Sara Criado, 17 años. A Coruña.

Para mí este campamento ha sido el paso a una mejor versión de mí, más limpia y tranquila. He aprendido a convivir con gente más pequeña que yo y a ser más paciente.

Estando aquí he sido consciente de que todo el mundo tiene problemas y que está en su mano el resolverlos. He conocido gente muy especial y sin duda me llevo un recuerdo muy bonito.

Los juegos eran un poco aburridos para mí, ya que la mayoría de la gente eran niños, pero los talleres me han encantado y me han ayudado mucho.

Gracias por todo.

Joseba, 14 años. Leiza, Navarra.

El campamento me ha gustado mucho, pero los talleres de Txema no mucho. Los juegos algunos me han gustado mucho y otros no. Espero el próximo año que venga. La meditación ha sido preciosa. Creo que he aprendido mucho. Cuando fuimos al río me gustó mucho la ciudad.

Carmen, 15 años. Illueca. Zaragoza.

Me ha parecido una experiencia muy bonita y se la recomiendo a todos los niños dispuestos a mejorar en la vida. Aquí se aprenden muchas cosas, como sacar el lado bueno de todo. Todos los que han formado parte de esta aventura son como mi segunda familia. Creo que cuando acaba el campamento y volvemos cada uno a la vida normal somos personas diferentes, valoramos más lo que está sucediendo en el presente, y no nos preocupamos de lo que ha pasado o lo que pasará.

Solo me queda dar las gracias a todos y cada uno de los que han formado parte de una de las mejores experiencias que he vivido.

Daniel C., 9 años. Logroño.

Muy divertido, puedes aprender a amar y hacer juegos y compartir.

A mí por lo menos me ha encantado y te puedes en esos momentos (olvidar?) el móvil.

Espero que os guste y que vivan experiencias alucinantes… ¡apúntensen y hagan muchos amigos! Diviértanse. Bye.

Dalia, 15 años. Soto del Real, Madrid.

Este campamento es un paso adelante a este mundo, todos los días hacemos meditación y vemos nuestro niño interno. La comida deliciosa. Os invito a venir, si no os arrepentiréis.

Javier Hernández Cacho, 19 años. Zaragoza.

Por segundo año consecutivo vuelvo a corroborar lo que pensé de este campamento el año pasado, simplemente imperdible.

Es un centro de sanación, de reencuentro tanto de amistades como de sentimientos, un reset de todo un año en el que las buenas y las malas experiencias nos hacen ser lo que somos, y anque nos ocultemos bajo una capa por la sociedad, aquí te liberas de cualquier ropaje de secretos, pensamientos y, por tanto, eres tú en libertad.

De este campamento me quedo con todo, tanto lo bueno como lo malo, porque a veces hace falta llorar para volver a sonreír, y de eso, Chema sabe.

[Muchas gracias Xavi. Solo corregir un matiz. Cando dices que este es un centro de Sanación no es del todo cierto; es un centro de formación, cuyas enseñanzas sanan. De lo contrario vendrían chicos enfermos o con adicciones importantes, para lo cual ni estamos preparados ni está dentro del programa de Campamentos ArtedeAmarte. Ya tuvimos que poner filtros para esto. Gracias de nuevo por tu aguda aportación]

Paula Iglesias. Madrid, 13 años.

Es la primera vez que vengo a este campamento y quería decir que me lo he pasado fenomenal. Los monitores son muy agradables, los compañeros son supermajos y las actividades me han gustado mucho. En general me lo he pasado genial.

Lucia Nieva Soto, 17 años.

Este campamento fue diferente en algunas cosas como montar a caballo, hubo piscina. Me han gustado esos puntos que he dicho, ya que hacer cosas nuevas es una nueva forma de experimentar cosas en el interior. Las meditaciones son una forma de conocer el interior. Me han gustado estas actividades más que las del año pasado.

Lucia Ramacciotti. Sevilla, 14 años.

Ha sido uno de mis mejores campamentos. Este año me ha gustado mucho sobre todo porque se ha añadido la ruta a caballo, ha sido una ruta muy bonita por campo y los que sabíamos montar hemos tenido la oportunidad de galopar. Me ha relajado mucho meditar por la mañana. El tiro con arco me gustado mucho, es mu bonito. Me ha gustado mucho cómo los otros años y voy a seguir repitiendo campamento. Mi parte favorita aparte de la ruta a caballo siempre ha sido el último día porque hacemos una gymkhana y cuando terminamos de hacerla nos mojan.

Anónimo (CF). Madrid, 13 años.

Este año, como en todos los demás me lo he pasado genial. He hecho amigos muy pronto, me he reencontrado con amigas de otros años y me he encontrado con unos nuevos.
Yo sabía que me lo iba a pasar genial, porque me lo llevo pasando genial todos estos años, y este , pues también.
Es un campamento que más que compañeros somos una familia feliz. Hay diferentes tipos de actividades, todas divertidas. Tanto compañeros, como monitores, todos nos tratan genial a cada uno de nosotros, no nos juzgan, y hacen que el campamento se nos pase volando, como me ha pasado a mí que sin darme cuenta ya estamos a sábado y me da una pena tener que esperar un año para volver, que no os podéis imaginar.
Yo voy a seguir viniendo todos los años que pueda porque me ayuda mucho, me relaciono con mucha gente, y porque pensar que mañana nos vamos, me da una penita más grande…
En resumen, que es el mejor campamento en el que se puede estar.

Olmo Henschel, Cádiz, 13 años.

Antes de llegar al campamento no tenía ganas de venir, pero cuando conocí el sitio, las personas y las actividades me quedé sorprendido. ¡Me ha gustado BASTANTE!
Ha sido una experiencia nueva e inolvidable y lo recomendaría a toda clase de personas. En este campamaneto puedes dejar llantos, risas, sorpresas, amor, tu amistad… Pero la maravilla de todo el campamento siempre te lo vas a llevar en el alma. Ha sido chuli.

Sergio. Madrid, 15 años.

Armonía
Renacer
Tranquilidad
Esperanza

Disfrutar
Empatía

Amor
Madurez
Abrazo
Riqueza interna
Tiempo
Especial

Marta, Torrevieja, 11 años.

Me ha parecido un campamento muy diferente y se aprende mucho. Aquí he hecho muchos amigos y me da pena despedirme, pero sé que les volveré a ver y de aquí me llevo una experiencia inigualable y muy divertida. Quiero volver.

Jimena, 10 años.

Me ha parecido bien. Me ha gustado mucho jugar con Nacho y con las amigas. El taller de dibujar me gustó. Me han tratado bien.

Adrián. Cuenca, 13 años.

Los monitores son muy majos y con todos te lo pasas genial con la actividades que hacemos. Me ha gustado que todos seamos una familia. Me ha parecido uno de los mejores, si no el mejor, campamento.

P.D.: La comida está muy buena.

Julen. Elorrio, 17 años,.

Me lo he pasado muy bien. Me gusta mucho el campamento y es el mejor campamento en el que he estado. Me gusta mucho la filosofía y la amistad y unión que hay.

Alba Muñoz. Madrid, 11 años.

Cuando llegué me sentía un poco sola porque no conocía a nadie, pero luego hice un montón de amigos y me lo he pasado muy bien.

Sandra Muñoz. Madrid.

Estos días me lo he pasado muy bien. He hecho muchas amigas, por ejemplo Aitana o Claudia. La comida estaba muy rica.
Hemos limpiado, montado a caballo, tirado al arco y cortado zarzas.


Urko S., Bilbao, 14 años.

Este campamento me ha parecido muy bien, muy armónico, muy amistoso. Te ayudan mucho las chicas son muy majas y los chicos muy graciosos y divertidos y los monitores muy pacientes y considerables. En este campamento me han ayudado mucho sobre todo con problemas.

Ignacio. Oviedo (Asturias), 16 años.

Tres años ya los que van pasando, tres años conociendo gente y conociéndome yo. Talleres. Juegos, cenas y mucho más en familia, 28 niños más monitores. No siempre es todo bonito. Porque toda familia tiene sus roces, pero siempre se solucionan. Once días emocionantes y ahora a esperar un año más.

María Albero. Cataluña, 11 años.

Esta es mi primera vez que vengo a este campamento y la verdad es que me ha gustado mucho. He hecho muchos amigos de partes de España, como conqueses, valencianos, sevillanos, gaditanos, gallegos…
¡La comida estaba muy rica, mmm!
Me habría gustado hacer más actividades por la noche. ¡Pero en general bien! ¡El año que viene a repetir!

Candela Calvo Utrilla. Cuenca, 9 años.

Me he sentido Feliz, Alegre. Me ha gustado muchísimo. Para ser mi primer campamento. Me lo he pasado bomba. Los profesores han sido mu pacientes muy buenos con nosotros. Las cocineras hacen una comida de rechupete que con el olor se te hace la boca agua. Todo estaba limpísimo.

Papadopoulos Mc Menú (M.C.U)

A mí el campamento me ha parecido perfecto y que merece el dinero que cuesta. Puede que no sea tan ortodoxo (abrazamos árboles y una persona nos habló sobre no tomar alimentos… gracias a un método llamado alimentación pránika, alimentación con energía) pero, aún así, la diversión y el buen rollo es increíble. La filosofía del campamento es conseguir formar una familia, un propósito que a mí y supongo que a todo el mundo le parece precioso. Invito a todo el mundo a venir (excepto si sois de Cuenca que ya somos muchos).

Alex Albero. Balaguer, Cataluña

En este campamento me lo he pasado muy bien. He aprendido qué son los chacras. He hecho muchos amigos. Hemos hecho excursiones muy divertidas, Hemos montado en caballo y nos hemos bañado. El año que viene volveré.

Clara Ferrer. Madrid (Villalba), 16 años.

Este año ha sido uno de los mejores aparte de las actividades nuevas propuestas por el campamento, los compañeros de este año han sido la caña aparte de los veteranos que ya conocía y los monitores también nos han respetado aunque a veces no era mutuo el respeto.
Yo creo, para mí, que lo mejor ha sido el día en la hípica y le recomiendo a mucha gente que no le gustan los animales que aprovechen esta oportunidad que le ofrece el campamento.
Lo que más me gusta de este campamento que no tienen el resto es el poco tiempo que tardamos en unirnos como una familia y el campamento se pasa volando cuando esto se hace, y solo esperas que empiece otra vez lo antes posible.
Quiero darle las gracias a las cocineras por todas las comidas ricas que nos han hecho a los monitores por ese cariño y respeto con el que siempre nos han tratado y a Laura y a Concha por estar ahí siempre y ayudar en todo y hacer todo más fácil y por supuesto a Chema por hacer realidad sus sueños, hacernos felices a todos.
Gracias a todos, un fuerte abrazo y hasta el año que viene 🙂

Irene Moreno. Cuenca.

Me ha parecido un buen campamento. Porque los juegos y actividades y excursiones eran muy divertidos. La comida era deliciosa. El establecimiento era muy bonito y acogedor. Pero lo que más me gustó fue que entre monitores y acampados éramos como una familia.

Lázaro Soriego. Tarifa, 14 años.

Es el primer año que vengo y me ha gustado muchísimo. He conocido a mucha gente de todas partes de España y me encantaría volver el año que viene. Las actividades, monitores, la cocina y el humor que hay aquí son geniales.
El viaje tan largo ha merecido la pena. Antes de venir no sabía qué me iba a encontrar pero me alegro de haber venido.

Mar Villalvilla. Cuenca, 14 años.

Este es mi segundo año en el campamento y me da mucha pena que acaba porque he hecho muchos amigos y nos lo hemos pasado muy bien juntos.
Las actividades han sido parecidas a las del año pasado pero a la vez diferentes y con mucha variedad. Hacemos actividades de deporte como yincanas, paseos largos, caminatas y juegos populares. También hacemos talleres, como el taller del perdón o el del Niño Interior. Mi favorito es el taller de los abrazos.
La comida como el año pasado ha estado buenísima y los monitores han sido todos super majos, como siempre. El año que viene voy a repetir, sin duda.

Ángela Sánchez. Cáceres, 7 años.

Me ha parecido muy chuli. El taller de los caballos ha sido güay y el taller de meditar. La comida estaba buena aunque no me gustaba la ensalada. Me he divertido mucho. Gracias.

S. C, 13 años.

Es mi segundo año en el campamento. La verdad es que tenía muchas ganas de volver aunque sinceramente el año pasado me gustó un poco más. Tal vez sea porque este año ya me esperaba algunas cosas, o por la gente. Pero igualmente me lo he pasado bastante bien. Está claro que este campamento es diferente a cualquier otro y que las experiencias que vives aquí no las vas a encontrar en ningún otro sitio, y son geniales, y lo recomiendo ya sólo por eso.

Lucía García. Cuenca, 14 años. **

Este es el sexto año que vengo. Se puede dar por entendido que el campamento me ha gustado bastante. No he coincidido siempre con la misma gente, ni siquiera me atrevería a decir que me acuerdo de todo el mundo.
Nos han pedido que digamos qué pensamos del campamento, mi valoración es buena, muy buena. No quiero dar detalles de qué se hace y qué no, quien tenga interés que venga.
Te hacen fijarte en los pequeños detalles, hacen que aprendas a pasar, a pisar el freno. Te abren los ojos y dejan que veas todo lo que durante el año y el curso te perdías.
Ponen las cartas sobre la mesa, ni las cambian, ni lo intentan, simplemente te enseñan lo que hay para que tú tomes tu camino, tu decisión; con su ayuda.
Y de la gente… de la gente me llevo sus historias y experiencias, sus lágrimas y sus risas, relativamente hablando, me los llevo a ellos.
No puedo decir si este año es mejor que el anterior o no, simplemente son diferentes.
De aquí me llevo la meditación. El primer día que medité, este año, lo primero que pensé fue, “lo echaba de menos” y es verdad.
Pero si realmente queréis una razón para venir, son dos palabras. Limpieza interior y libertad.

300

Violeta Villalbilla. Cuenca, 12 años.

Este es el segundo año que vuelvo, y me encanta. Te ayudan mucho. Es un campamento especial. Vienes con muchos problemas y sales sin ninguno, haces amigos superrápido. Y lo mejor de todo es que viene gente de toda España y conoces a mucha gente, como catalanes, valencianos, gallegos, etc… Pienso repetir el año que viene. Gracias Artedeamarte.

Claudia Fernández Alonso. Camponaraya (Bierzo)

Estos días he sentido igualdad y mucha felicidad. He hecho muchos amigos, de distintos países y ciudades como por ejemplo: Cuenca, Cataluña…

Yo el primer día hice muchas amigas. La comida está muy rica. Y lo único que quiero decir es que… ¡Me lo he pasado muy BIEN!

Eduardo Rúa Ramos. A Coruña, 17 años. **

Es la primera vez que asisto al campamento Arte de Amarte. Ha sido una experiencia épica e irrepetible; es increíble cómo en unos pocos días es posible cambiar la forma de ver las cosas.
Desde el primer día ha sido fantástico, todos hemos conectado muy bien y ha sido fantástico compartir experiencias y soluciones a nuestros problemas.
Remarcar sin duda el cariño, tanto de cocineras, monitores (Miriam y David) y Torry y José María.
Es una experiencia difícil de expresar con palabras, para explicarla hay que vivirla, por ello animo a cualquier persona que se anime a venir.
Aprovecho esta ocasión para agradecer a todas las personas que forman este campamento el simple hecho de hacerlo y crearlo. Es fantástico.

Alba. Coruña, 11 años. **

Este campamento es único y, sin duda alguna, el mejor de todos en los que he estado. Siendo mi tercer año, llego a la conclusión de que por muchas veces que haya repetido NUNCA me voy a cansar.
Lo recomendaría a cualquier clase de persona porque, de verdad, se aprende mucho y puedes llevarte una gran sorpresa. Me gustaría agradecer a los monitores y a toda la gente, que siempre va a estar allí para acompañarme (a mí y a todo el mundo).
Algunas de las muchas cosas que trabajamos es el desapego, a conectar con la naturaleza, las despedidas, la meditación, el agradecimiento…
Sinceramente, creo que todavía no tengo la capacidad suficiente como para contarlo todo, así que voy a despedirme diciendo que una de las mejores cosas es la comida y las cocineras, esforzándose al máximo en cada plato y siempre con el mismo entusiasmo.

Nico Martín González. Galapagar (Madrid)

Este ya es mi tercer año que vengo y como en los años anteriores mi opinión es positiva, porque aquí se aprenden muchas cosas que ni en la escuela ni en la mayoría de las casas se aprenden. A parte de aprender a respetar a los compañeros, ser comprensivo, a escuchar a los demás y a respetar sus opiniones.
En este campamento te puedes desprender de tus miedos y despedirte de familiares de los que no pudiste despedirte, en definitiva a estar en paz, entonces tu vida puede ser más fácil y aprender a disfrutar de ella de una manera más responsable y adecuada. Aquí puedes liberar tus emociones, cosa que te ayuda a estar en paz.
Estoy muy contento de que exista un campamento como este, espero que en el futuro existan por todo el mundo, todo será mejor. Gracias.

Dana Mallo. A Coruña, 18 años. **

Personalmente este campamento me ha cambiado la vida y la forma de ver las cosas. He aprendido lecciones importantes que no creo que se enseñen en cualquier otro lado.
Me gustaría repetir esta experiencia por muchos años más, ya que este es el primero. Haces amistades impresionantes, con unos vínculos muy fuertes y sinceros, tanto con el resto del grupo como con los monitores. Totalmente recomendable.

Rodrigo. Ávila, 12 años.

Este campamento me ha gustado mucho porque hemos meditado y también porque me lo he pasado muy bien. Los monitores se han portado bien y también se han esforzado mucho en que nos lo pasemos bien. Me ha gustado mucho.

Samuel Cancho. Segovia, 15 años.

Este fue ya mi 6º campa. Me encanta venir aquí porque te lo pasas bien y te relaciones con los demás. Yo lo recomendaría para todos.

Álvaro. Cáceres.

Me ha parecido muy bien porque se aprende mucho y te divierte. Los caballos son tranquilos, aprenderás de la energía de las piedras y contactar con la naturaleza. Verás mandalas de aliens supuestamente, seguramente.

Eva Martín Yagüe. Rivas (Madrid)

Me ha gustado mucho todo el campamento, pero sobre todo la gimkhana. También me han gustado muchas otras cosas y sobre todo este campa se lo recomendaría a todo, todo el mundo, y me lo he pasado genial.

Alejandro Maroño. Santiago de Compostela, 10 años.

Este campamento me encantó y el campamento era relajante.

Camino Aneica. Sevilla, 16 años. **

¿Qué puedo decir que no haya dicho ya? Este ya es mi quinto año en este campamento y, al igual que todos, ha sido distinto y he aprendido cosas nuevas y adquirido nuevas experiencias. Este año hemos hecho talleres nuevos y antiguos, pero he de decir que todos me han gustado. A diferencia de otros años las vivencias de este año, por lo menos algunas de ellas, han variado mucho en todos los sentidos a las de años anteriores, pero igualmente me han enseñado cosas.
Como siempre, hemos contado con una riquísima comida y un maravilloso Equipo Cocina, con fantásticos monitores y, sobre todo, diversión.
El ambiente del campamento es inmejorable, ya que se intentan solucionar todos los problemas que pueda haber.
Por último, le doy las gracias a todos aquellos que han hecho posible los Campamentos ArtedeAmarte, lo cual te incluye a ti si das el paso a venir. Gracias.

Adrián Vielba Muñoz. Aguilar de Campoo (Palencia), 14 años. **

Este campamento es fascinate, invito a la gente a que venga. Aunque al principio me pareció muy aburrido, hoy que es mi penúltimo día me parece el campamento una auténtica cholada. Me da mucha pena marcharme para mi casa porque he aprendido muchas cosas que son importantes en la vida. He hecho grandes amigos de los cuales he aprendido muchas cosas buenas.
Este campamento es el mejor del mundo.

Lucía Prieto. León, 13 años. **

Yo sinceramente es el primer año que vengo a este campamento, pero no me arrepiento de nada. Cuando mi madre me lo propuso le dije que no quería porque era una bobada. Y ahora no me quiero ir porque me siento yo misma y no aparento nada que no soy. Actualmente le seguiré dando las gracias a mi madre.
Según su instalación es perfecta, se respira aire puro y además la comida está buenísima. También tienen mucho mérito los monitores porque siempre hacen que nos lo pasemos genial. La palabra que nunca vas a pronunciar es “me aburro” porque seria un delito.
El año que viene si mi madre me deja vuelvo y espero ver a mis amistades. GRACIAS MAMÁ!

Ángel Bilbao. Sevilla, 13 años.

He venido por segunda vez y me lo he pasado muy bien conociendo gente nueva. Los talleres están muy bien y aunque mucha gente llore se desquita de toda la pena que tiene. La comida está muy buena y si algo no te gusta las cocineras te traen algo que te guste. Para mí, el mejor campamento al que he ido nunca. Espero volver.

Iago Cabarcos Rubal, A Coruña, 18 años.

Este año se me hizo un poco duro. Pero me lo pasé bien igualmente. No fue como el año pasado, el del año paso me gustó más y no sé porque… Aún así yo recomendaría venir 🙂

Ana Pumares Antequera. A coruña, 16 años, **

Ya no tengo claro si ésta es mi quinta o sexta vez en el campamento, pero al contrario, sí que tengo claro que todas las veces me ha gustado. Este año puede que haya sido por un lado el que más me ha desconcertado por el hecho de que no entendía varias cosas de las cuales se me aclararon los últimos días; también el hecho de que 3 personas se fueran de aquí me dejó con una sensación rara.
Los talleres como siempre han sido geniales, nos hemos reído, hemos llorado y sobre todo hemos aprendido mucho.
La comida como siempre exquisita, el equipo cocina se supera cada año. Los monitores muy agradables, supieron conectar con nosotros a la perfección
Un año más, recomiendo encarecidamente este campamento.

Natalia Martín yagüe. Rivas Vacia (Madrid), 13 años

En este campamento me lo he pasado muy bien porque, aunque hemos tenido un poco de desbarajuste, pero aun así… En este campamento me he hecho un montón de amigos y hemos tenido un montón de momentos buenos y he aprendido mucho. Las cosas que he aprendido me van a servir para mucho. También me gustó mucho montar a caballo. Me relaja un montón. Los monitores han sido super pacientes.

Alex. Marsella (Francia), 15 años.

Tercera vez que he venido. Siempre me gusta tanto. Disfrutas, encuentras ayuda, amigos, amor. Recomiendo este campamento. Es una experiencia que hay que vivir.

Sonia Fdez. Fdez. Espinoso de C., 12 años.

En este campamento los niños y monitores son muy amables, intentan que siempre estés a gusto y puedas dar tu opinión sin que te juzguen.
Te ayudan a llevarte bien con uno mismo y también con los demás.
Nos enseñan a meditar, es un lujo, porque te tranquilizas y eres más espontáneo, aparte ya no existen problemas, porque la meditación te ayuda a encontrar más de una solución.
Aparte, hay muchas actividades divertidas, como montar a caballo, tiro con arco, la gymkhana y sobre todo… los talleres, como el de abrazos, el del perdón…
Nos ayudan a valernos por nosotros mismos y a no apegarnos a las cosas.

Álvaro Casal García.

Yo personalmente con mi opinión me lo he pasado genial en este capamento. Ha habido veces un poco aburridas, pero los monitores se han esforzado mogollón para que estos días fuesen los mejores. Por eso les doy más importancia de la que tienen.

Elías Martín González. Madrid, 17 años.

Este campamento ha sido tan bueno como los de otros años. He aprendido mucho y vuelvo a casa con grandes amigos en el corazón y aunque me ha parecido más vacío de talleres todo lo que hemos hecho ha sido maravilloso.
Ahora solo quiero disfrutar de la larga espera que queda hasta el año que viene.

Mr. Anonimous

Me ha gustado la comida, los juegos, montar a caballo e ir a la piscina, ir a por agua a la fuente, ir a las pozas y bañarme, hacer amigos y estar con ellos.

Miguel Laplaza Izaguirre. Sevilla, 11 años.

Me ha parecido un buen campamento: donde está situado, los monitores, la comida, los ejercicios…

Celia Segura Díaz. Pinto (Madrid), 11 años.

Me ha gustado este campamento por muchas cosas. Ya había venido otros años, cada año me parece mágico con otros niños, talleres, monitores…
También me ha gustado el empeño y el cariño de los monitores hacia los talleres y los niños, y el entusiasmo de los niños por muchas actividades, entre ellas: excursiones, dormir fuera del albergue, la experiencia de ir a la piscina, juegos de agua, de lógica, meditar y gymkhana el penúltimo día. La comida buenísima aunque hubiésemos comido helado algún día.
Lo de llevar dinero no sirvió mucho porque no compramos nada. Las camas recomendaría de metal porque se rompen muy fácilmente. ¡¡Lo demás Bien!! ¡Gracias!

Lucía Morales Torres. Alovera (Guadalajara), 8 años.

Me ha encantado el campamento. Me he sentido superbien y hemos montado a caballo. El mío se llamaba nube. Los niños eran supermajos y he hecho muchos amigos. Lucía.

Anónimo. Ávila, 11 años.

Este campamaneto ha sido muy divertido, alegre, gracioso, pero corto, lo mejor ha sido cuando por la noche íbamos a la Era y a tomar un helado y también la gimkhana. Lo peor las horas de dormir.

Eva Giménez Villalba. Valencia, 9 años. **

Me ha gustado la litera de la habitación, las actividades, los juegos de agua, los monitores, cómo nos trataba Chema y también la comida que nos preparaban el equipo cocina con tanto amor. He aprendido a mejorar en la meditación, también he aprendido el trabajo en equipo, a perdonar bien, a abrazar con un abrazo de 10 y a dar gracias. Lo he pasado muy bien.

Marta García. Vitoria-Gasteiz, 15 años. **

Esto campamento ha sido mi primer año que vengo. Al principio pensaba que era muy raro y que no podía hacerme cambiar, pero, al final me he dado cuenta que me ha cambiado, me he relajado y me siento muy bien..
La gente es muy cercana y te ayudan en todo lo que pueden y se conoce gente muy maja.
Me llevo una experiencia diferente y divertida con muchas risas y mucha alegría.

Lydia Fernández Fernández. Espinoso de Compludo-Ponferrada (León) “España”, 13 años.

Mi experiencia en el campmanto Arte de Amarte ha estado bien, ha sido muy divertido, aunque alguna vez no nos han dejado hacer algo como quedarnos por la noche despiertos y hablando pero me ha encantado, ha sido ¡Genial!
Campamento Arte de Amarte. Recomendado.
Si quieres encontrar tu verdadero camino, solo tienes que venir. ¡Yo te lo recomiendo! Con José María y sus campamentos harás realidad tus sueños. Once días llenos de alegría, esperanza, felicidad, amor y mucho más!! ¡He hecho muchos amigos! ¡Genial! Todo Sí.

Anónimo. Pinto (Madrid), 8 años.

Me ha gustado la comida. La cama muy blandita, sobre todo me ha gustado el sitio de mi litera en la sala. Me ha gustado la meditación, el gatito que había. Los juegos de noche, ver satélites y estrellas fugaces por las noches en la era.
La gimkhana me ha gustado mucho, ir a por agua a la fuente. Preparar el desayuno, la vigilancia contra incendios en la Era y la cascada.

Ana Mª Revuelta. Ponferrada, 14 años.

Este es mi segundo campamento, y sin duda es uno de los mejores a los que yo he ido. De aquí me llevo las nuevas amistades, las actividades que (en mi opinión) me ayudan a encontrar la paz interior, los estupendos monitores y el equipo cocina. En mi opinión las excursiones realizadas nos han ayudado a encontrarnos, aclarar nuestras ideas, ser más abiertos a nuevas experiencias, etc…
Arte de Amarte ha conseguido en mí seguir mi camino, sacar sentimientos y emociones y poder estar mejor conmigo misma, emocional y físicamente.
Resumiendo todo esto me lo he pasado como una cría. Una experiencia que no cambiaría por nada.

Elia Giménez Villalba. Quartell (Valencia) 11 años.

Me gustan mucho las actividades que hacen aquí en el campamento porque hay unos monitores espectaculares (José María) que también es espectacular.
Aquí te ayudan a conocerte mejor y a que también te portes bien con tu familia si lo necesitas. Un día fuimos a montar a caballo y es divertidísimo y luego fuimos la piscina. Otro día jugamos a juegos de agua. Las cocineras cocinan muy bien y para mi eso es importante.
Os doy un consejo:
Es el mejor campamento del mundo y os lo digo de corazón!!!
Si quieres conocerte mejor y divertirte, por favor, ven a este campamento que José María, los monitores y las cocineras te estarán esperando con mucha ilusión y amor.

Adrián López. Cantabria-Mortera, 11 años.

Bueno, este campamento ha sido… ¡¡El mejor en el que he estado!! Todo me ha encantado. Hice muchos amigos descubrí lo que eran las sincronicidades. Todas las actividades son chulísimas: caminatas, cuidar y montar a caballo, piscina, meditación, cuidar huertas, bañarse en cascadas y muchas más.
Todas las comidas estaban riquísimas. Los monitores eran supermajos, sobre todo Adrián (sí, se llama como yo). En general esto es lo que opino: ¡¡¡Todo es geniaaaaal!!!

Rotciv Ollitsac. Aravou (Madrid), 12 años. **

Esta es mi primera vez que vengo al campamento. Yo vine sin expectativas. He ido a cinco campamentos aproximadamente y este no se parece ni de cerca a ninguno.
Es diferente y especial. Tiene talleres que me han impresionado y he aprendido muchas cosas que no enseñan en el colegio por ejemplo.

Anónimo. Móstoles (Madrid), 8 años.

A mí me ha gustado mucho ir a por agua y la gimkhana del último día. También me gustaron las excursiones de campa. Por ejemplo: una cascada y a tres fincas llamadas: 1. Finca de la Alegría, 2. Finca del Castaño y 3. Finca de Los Trece Robles, donde me gusta poner las piedras blancas. Pero la que más me gusta fue la alegría que hubo.

(Nota del campa: Este año no fuimos a la La Finca de Los Trece Robles, en realidad fue la Finca del Edén).

Anónimo.

No me gustó la actividad de los caballos ya que no me gustan y me obligaron a montar; además una chica nos empezó a contar cosas sobre piedras que sinceramente me pareció una tontería. […] La actividad del tiro con arco de la que tanto hablaban en la página duró menos de 45 minutos y eso repartido entre todas las personas que tirábamos
A parte de todo esto lo demás me gustó bastante y he hecho muchos amigos.

[Nota del Campa: En el tiro con arco hay dos grupos simultáneos con una diana cada uno; en cada grupo disparaban solo cinco o seis chicos durante cuarenta y cinco minutos o una hora].

Laura García

Del campamento me llevo mis nuevas amistades, mis nuevas experiencias, mis buenas sensaciones, mis mañanas y tardes divertidas llenas de risa, alegría, sinceridad…,
En este campamento he hecho actividades muy diferentes de otros campamentos como meditar, pero creo que en el fondo sirve para mucho. Otras actividades que me han gustado son la del tiro con arco, montar a caballo, ir la piscina…
Estas sí son divertidas, entretenidas…, pero lo mejor es estar juntos.
Este campamento tiene una magia especial, unos monitores majos, amables y cercanos, el “equipo de cocina” son personas especiales que expresan su amor, su buena personalidad, su amabilidad…, mediante su rica comida y de los chic@s del campa… pues… qué decir? Son buena gente, son personas que se preocupan unos de otros, se acercan cuando eres nuev@ para ayudarte, te apoyan…
En fin, es un campamento especial, y espero que nunca nunca pierda esta magia tan especial y simbólica.

Eugeni G.V. Quartell (Valencia), 7 años.

Me han gustado los juegos, también las actividades y los talleres. También me encantó jugar con mis amigos que conocí aquí y la visita a la cascada de Peña Blanca. También me gustó ir a la piscina y a los caballos porque era muy divertido, y además íbamos con los caballos un poquito al trote, y mi caballo se llamaba. Nube.
En la piscina teníamos que entrar obligados con gorro, me tiré de bomba todo el rato en la piscina. En el albergue las chicas no paraban de gritar. A todos nos encantó jugar con el garto de Sonia y Lydia y también el 6 de julio van a venir los padres vernos y a cenar y tengo muchas ganas.

Carmen Mª Cardiel Rivero. Segovia, 14 años.

Lo que me ha gustado mucho de este campamento son todas las diferentes actividades que hemos hecho. Fueron muy divertidas. También me han ayudado a soltar. Lo simpáticos y agradables que son los monitores junto con las cocineras.
En mi opinión, yo recomiendo a los papás y mamás que ofrezcan a sus hijos a venir a este campamento, y a que se lo pasaron de maravilla.

Miguel Díez Ferrero. León, 11 años.

Me ha encantado el campamento, he hecho muchos amigos y me lo he pasado muy bien. He aprendido muchas cosas como meditar. Hemos hecho mogollón de talleres muy chulos como el del perdón, las gratitudes y muchos más.
Me han encantado las excursiones como la de la cascada. Además la comida está riquísima.
He aprendido lo importante que soy yo y las personas que me rodean.
Lo que más me ha llamado la atención es la actitud de las personas.

María Díez. León, 16 años.

La primera vez que vine al campamento estuve todo el viaje chillando a mis padres “¡Que yo no quiero ir al campamento de frikis. Da la vuelta!” A la hora de la cena de ese mismo día ya se me había olvidado.
Parece mentira que este sea ya mi tercer campamento y que ya se haya acabado.
Cada campamento es diferente y mágico a la vez. Entrar de una manera y salir viendo la vida de otra totalmente diferente.
Por una vez en el año miras el día a día sin pensar en el mañana y sin desear que acabe pronto un taller o la comida por que cada momento cobra importancia.
Cada año aprendes algo nuevo que se te había escapado o descubres algo sobre ti mismo que no sabías, pero sobre todo te llenas de paz y de amor y eso hace que en los momentos malos o de estrés desees volver al campamento.

Anónimo

En este campamento, una es capaz de conocerse así misma pues mágicamente se van rompiendo las barreras internas y dándose a conocer al resto, consiguiendo así la oportunidad de amarse una misma.
La convivencia es maravillosa, se respira el amor concentrando en el aire.
P.D.: El taller de los abrazos es el mejor, es precioso… es una pena que en el “exterior” (instituto, círculos sociales de esas edades) está mal visto, ya que si abrazas a tíos siendo tú uno te tachan de gay y se alejan, si abrazas a tías te tachan de babosa… ¡¡¡QUÉ PENA!!!

Angela Bennet. Barakaldo (Bizkaia)

No voy a mentiros, es el mejor campamento al que he ido en muchísimo tiempo.
Los monitores son super agradables y comprensivos, nos han ayudado muchísimo.
La comida es excelente, me ha encantado.
He vivido un montón de experiencias y momentos mágicos. Me llevo un montón de recuerdos y amigos increíbles. En este lugar, me han enseñado a quererme más, y a entender que todos tenemos algo especial dentro.
Me llevo un montón de recuerdos y amigos increíbles. En este lugar, me han enseñado a quererme más, y a entender que todos tenemos algo especial dentro. Lo que más me gustó fue ir a Peña Blanca, era el paraíso, era como un sueño inolvidable.
Jamás olvidaré estas semanas en Espinoso de Compludo, un pueblo precioso en el que he descubierto otra forma de vivir, pensar y actuar.
No dudo, y estoy deseando volver el año que viene.

David Ceijo Encinas. Ponferrada.

Las actividades en el campamento me han parecido muy divertidas. Todos los monitores, […], me han parecido muy buenas personas. Aunque no me haya llevado muy bien con los compañeros/as, me he llevado una bonita experiencia en la sala de meditación.

.Adrián (monitor) es muy bromista y a veces […], pero aún así es muy buena persona. […]. En el albergue se dormía muy a gusto, pero un pelín acalorado. Desde que empecé el campamento tenía ganas de ver qué hacíamos. La comida en el albergue me ha parecido muy rica. Le doy gracias a las cocineras por haber sido tan buenas con nosotros. La gimkhana me ha parecido muy divertida.[nota del campamento: se han suprimido algunos comentarios por etiquetar a personas]

Paula. Madrid, UE, 15 años.

Este año no era mi primer año en el campamento así que sí que he notado un cambio de uno a otro no para mal, sino otra experiencia que debía vivir. Este año al ser todos más pequeños que yo en una mayoría me llevo un gran aprendizaje con los pequeños y a entender sus preocupaciones que yo he dejado de tener ya hace tiempo. También me llevo la liberación que es desahogarme con los de mi edad y algunos peques en los talleres y así irme libre de todas las cosa que me carcomían por dentro.

Sofia Prieto. Cuenca.

Al principio me parecía un poco raro, por las cosas que hacían, lo de abrazar a los árboles, meditar… pero la verdad es que he conocido a gente increíble a la que nunca voy a olvidar y me lo he pasado genial. Desde el segundo día tenía claro que quería repetir. Los monitores y la comida son estupendos y he aprendido a quererme más.

Sergio Ortega. Madrid, 14 años.

Entré al campamento muy enfadado con mi padre porque me obligó a venir pero ahora que estoy aquí veo que es espectacular el campamento y que le daré las gracias a mi padre por haberme traído.

250

Lucía Ramacciotti.

El campamento de este año ha sido diferente al de otros años. Tengo nuevos amigos que me han caído muy bien, hemos hecho otras actividades en relación con otros años. Me han gustado los pocos talleres nuevos, han sido interesantes. Espero que los siguientes años sean igual de interesantes y divertidos.

Máximo Monroy. Madrid, 11 años.

Hola soy Máximo y este campamento al igual que el del año pasado es fantástico. El campamento tiene talleres como el del tiro con arco, el del perdón, taller de alimentación… El que más me gusta es el de los abrazos. Además es superdivertido. Me ha encantado.

Marushia. Madrid, Navalcarnero, 14 años.

Arte de Amarte es una experiencia única donde aprendes que la felicidad está en cada momento presente dentro de cada uno. Gracias a todos los que hacen posible que este campamento pueda realizarse y que sea tan mágico.

Clara Ferrer. Madrid, 15 años.

Desde hace cuatro años que llevo en este campamento, no paro de aprender cosas.
Este campamento me enseña a sentir desde el corazón y a no tener miedo de mis problemas porque cada uno de ellos me enseña cosas nuevas.
La meditación es un método perfecto para despejar la mente de problemas y convertirlos en oportunidades.
Aprendí cosas para el futuro como: “El pasado no existe, vive el presente, porque lo que ocurra es el reflejo del futuro”.

Lucía García Pardo. Cuenca, 13 años.

…Llegó el momento, dicen que todo está conectado, que si ha pasado algo es porque ha de pasar, pues, yo creo, y estoy segura de que yo tenía que venir aquí. Hace este campamento cinco años que comencé con este viaje a través de mi misma, hace cinco temporadas, con sus estaciones, que me descubrí, fuera de todo lo material, mi interior. Y llega ese momento en el que a pesar de que piensas que lo tienes todo aprendido, sigues descubriendo, no paras de explorar, pues no hay un tope, eso mismo es lo que en cierto sentido aprendo aquí, aprendo, que si miro en mi interior, puedo encontrar el mismísimo paraíso.

Me dijeron que contara aquello que saliera de mi corazón, aquello que sintiera. Lo que siento es que este lugar es como una caja de sorpresas, que te encuentras aquí, eso que necesitas, eso que el interior pide a gritos, te lo da aquí gente, pensamientos, intenciones, sentimientos, eso que tu mismo necesitas, te lo dan aquí, gente, pensamientos, intenciones, sentimientos, eso que tu mismo necesitas. No hace falta especificar los talleres, los juegos, cómo de buena está la comida (que por cierto está buenísima), nadie necesita eso, aquí, es como si durante todo el año hubieras estado a cámara rápida, sin darte cuenta de lo que pasa a tu alrededor, ni siquiera en tu interior, pasando de los detalles y llegas aquí, y paras, respiras, te fijas en aquello que te llama la atención, y en lo que no también, pisas el freno y dices “lo que me perdía”. Pues sí, lo que te pierdes, no es que sea la forma del campamento, es la intención, lo que hacen es decirte que respires, que aprendas a darte cuenta de lo que eres, a amarte a ti misma, a sentirte, a escucharte.

Pienso que aquí no hay una cuerda que te ate, llegas, cortan la cuerda, y te dejan volar, libre.

Cristina Ferrer. Madrid, 12 años.

Este ya es el cuarto año que vengo. Si repito tantas veces es porque me encanta este campamento, me relajo, saco lo bueno de mí, aprendo a amarme y a amar a los demás. Este campamento es muy diferente a los demás, tanto en este campamento, como en los otros tres, he hecho amigos inolvidables que me han hecho pasar unos momentos muy especiales. Todo es general, y esto hace cada vez mayor el deseo de volver cada año con más energía y más emoción, por saber qué amigos me encontraré. Todos son geniales, tantos, el equipo cocina, como los monitores y por supuesto los compañeros, que son los mejores del mundo.

Espero encontrarme con todos ellos muchos años más.

Pablo Medrano. Denia (Alicante).

A mí me ha gustado mucho, que tú tienes un problema los monitores no lo dejan pasar, te machacan hasta que lo sacas, entonces te dejan genial!!!!!

Adrián. Denia (Alicante).

Pues yo pienso que este campamento es el mejor en el que he estado. Para mí todo es fantástico, la comida está buenísima y las excursiones son super chulas y divertidas. Pero lo mejor son las personas. Aquí he hecho muchas amigas y he conocido a gente genial de todas las partes de España.

Mónica. Cuenca, 12 años.

Este ha sido un campa maravilloso. He aprendido mucho y he averiguado muchas cosas que hay dentro de mí, y que me van a ayudar. Puedes confiar plenamente en todos los monitores y contarles cosas, porque te ayudan (sobre todo Chema).
Estoy deseando volver aquí, y que mi hermana pequeña, que no ha venido aún, me acompañe. Estoy segura de que a casi todo el mundo le gustaría venir, y que le ayudaría mucho. Si estás viendo los comentarios porque no sabes si venir o no, tenlo claro: sí. (A mí me ha encantado!!!).

Violeta Villalvilla, 11 años.

Este campamento es uno de los mejores que he estado porque tiene un poco de todo: deportes, talleres y la comida, que está muy buena. A mí lo que me ha gustado mucho era el taller del perdón. Hacíamos caminatas largas que nos cansamos mucho pero estaban muy bien. He hecho muchos amigos nuevos y muy majos todos, también. He venido con mi hermana y espero que ella también se lo haya pasado bien. El año que viene pienso repetir.

Willy. Denia (Alicante).

Pues yo ya vine el año pasado y como siempre este campamento es una pasada y estoy encantado de venir. Es mi campamento favorito y creedme, he estado en muchos y ninguno es tan guay como este. Los monitores son muy divertidos, la meditación me hace sentir mejor, las excursiones son cansadas pero merece la pena llegar al final porque todo es precioso.

Si es tu cumple y estas en el campa será tu día de suerte, las cocineras cocinan como si estuvieras en un sueño, y como he dicho si es tu cumple te hacen una tarta para chuparte los dedos. Y creo que no hay palabras para definir lo maja y maravillosa que es la gente aquí.

Mar, 13 años.

Este el primer año que vengo a este campamento, me lo recomendó una amiga que llevaba bastante tiempo viniendo. Me alegro mucho de haber venido porque es uno de los mejores campamentos que he estado. Hacen cosas diferentes pero muy especiales que te ayudan a sentirte mejor contigo mismo y a amarte. Además, haces muchísimos amigos y te lo pasas genial.

En este campamento se hacen talleres del perdón, de abrazos, de dar las gracias y muchos más. Pienso volver a estos campamentos porque me encantan.

Alejandro. Madrid, 9 años.

Me llamo Alejandro. Vengo de Madrid y soy de Ciudad Real. Tengo 9 años. He conocido a muchos niños y niñas. Hemos hecho muchas actividades. La que más me ha gustado es tiro con arco y lo que menos me ha gustado son las caminatas. La comida era muy rica.

Asier Ortega.

Me estoy divirtiendo mucho. He jugado mucho. Mi hermano creía que iba a ser más aburrido y no quería venir y se está divirtiendo.

Lydia. Madrid (Alcobendas), 12 años.

Me ha gustado este campamento, pero yo esperaba que un taller me iba a gustar, pero no me gustó, pero lo hice. Era el taller de la despedida, me tuve que despedir de mi gata, que me dolió muchísimo cuando se fue a arriba (al cielo), y me gustaría tener algún animal porque a veces me siento muy sola. Aunque a mis padres no le gustan los gatos.

Hemos hecho dos excursiones, a Molinaseca y después la segunda excursión fuimos a una cascada. Hemos visto árboles grandísimos. Me caen muy bien, los monitores son muy majos.

Rubén. Sevilla, 14 años.

Hola soy un chico de Sevilla de 14 años y quiero decir que el campamento artedeamarte es muy bueno, y la gente que tiene también, son todos muy amables, y les puedes contar tus problemas; te ayudan 🙂

Jimena. Cuenca, 9 años.

Me ha parecido bien. Me han gustado los juegos. Me encanta la monitora Gloria porque me ha cuidado muy bien.

Nacho Pérez González, 15 años.

Al igual que el año pasado, 11 días llenos de intensas emociones, conociendo a gente, volviendo a ver a antiguos compañeros. Nuevos talleres, nuevas emociones, pero sobre todo 11 días de continúa alegría; algunos de los días fueron inolvidables.

Tras dos años, ya veo con impaciencia el día de volver el año que viene, para nuevos talleres y nuevas experiencias con personas increíbles. Todos los chicos/as que venimos queremos repetir por lo que cada año es especial.

Helena Valero. Torrevieja (Alicante), 16 años.

Este campamento me ha gustado mucho, no se hace lo típico de estar siempre compitiendo, y para mí es algo muy portante ya que no me gusta. Lo bueno de este campa también es que desde otro punto de vista, al ver la Vida de esta manera te das cuenta de que en tu vida, tú crees que todo está bien y no es así, y te enseñan cómo arreglarlo sin tener la necesidad de ir lugares donde no quieres. Yo he de decir que al ver el vídeo en la web me pareció “raro” pero la verdad es que me ha encantado y he conocido a mucha gente que vale muchísimo la pena de conocer y que te enseñan mucho. A toda la gente se termina cayendo muy bien y vas con gente con la que jamás pensaste que podrías ir.

Por mí diría que ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida porque me ha hecho darme cuenta de cosas que yo no quería reconocer y que me ha venido genial. La gente que no quiera venir debería venir porque yo no quería venir y ya he dicho que ha sido lo mejor. La gente es lo mejor y por mucho que digan que la primera impresión es la más importante es mentira porque si fuera por eso jamás hubiera conocido a gente que me ha ayudado muchísimo a ver mis propios problemas en otras personas y darme cuenta de que no soy un bicho raro al que nada más que le pasan las cosas a ella. He de decir que es lo mejor del mundo.
Y respecto al equipo cocina qué decir, que son lo mejor, que cocinan super bien y te atienden en cualquier necesidad que tengas, y respecto a los monitores son los mejores y sobretodo porque te dan muchísima confianza y sabes que les cuentes lo que les cuentes te dirán qué hacer y cómo sobrellevarlo, son lo mejor.

Samuel Cancho Gil, Segovia, 14 años.

Este ya es mi quinto campa. Como siempre, me lo he pasado bien, he conocido a personas bellísimas tanto por dentro como por fuera y he descubierto cosas nuevas sobre mí. Me hubiese gustado que durase un mes.

Kharma1, Huelva, 100 años.

Este campamento ha sido de los mejores al que he asistido (cinco campamentos). Me he dado cuenta de que a lo largo de los años el campamento ha ido mejorando en muchos aspectos. Creo que este es el año que más he aprendido, quiero dar las gracias todas esas situaciones, condiciones y en especial a José María Garzón porque ha hecho posible que este campamento exista, pienso que es más útil el campamento que el instituto, que la industria farmacéutica, que la religión y que los “super” psicólogos de la sociedad. Gracias.

Alba Airas. Coruña, 13 años.

Ha sido mi primera vez en este campamento, y no me arrepiento en absoluto. Invito a niños a pasar la experiencia que he vivido inolvidable. (…) La comida, igual que la de casa, riquísima, los monitores super agradables. Los compañeros, mejor imposible. Vive una experiencia en el mundo de la meditación y demás, pero también diviértete como nunca lo has hecho. Yo volveré el año que viene sin duda, gracias a todos y en especial a la persona que más aporta para realizar esto, Chema. Gracias.

Alex N. Francia, 14 años.

Ces colonies de vacances sont énormes! Ça aide beaucoup. J’avais des problèmes, mais la-bas ils ne jugent pas, ils aident simplement. C’est une experience memorable! I y a de bonnes personnes . On s’amuse, on rit, on médite, on nous aide a depasser les problemes qu’on a en nous. Tout ce que je peux dire c’est que je reviendrai l’année prochaine, quoi qu’il arrive!

¡Estos campamentos son la leche! Ayudan mucho. Yo tenía problemas, pero alli no juzgan, ayudan simplemente. ¡Es una experiencia memorable! Hay buenas personnas. Nos divertimos, meditamos, nos ayudan a sobrepasar los problemas… ¡Lo unico que puedo decir es que volveré el próximo año, pase lo que pase!

Inés. Francia, 16 años.

C’est la deuxième année que je revis l’expérience; parce que c’est de ca qu’il s’agit. Cette colo est spéciale, et pour moi elle l’a beaucoup été.
Ce que je vais retenir de ces 11 jours c’est la paix immense qu’ils m’ont procuré. Les amitiées qui se crées sont incomparables… et je sais maintenant que j’ai des amis pour la vie. Ici on apprend le respect, le partage, et beaucoup d’autres choses que je ne vais citer, sinon la liste serait infinie!
On rit aussi beaucoup, il ne faut pas l’oublier.
Je recommande cette colo à tous ceux qui ont besoin de courage pour avancer dans la vie. Et je remercie particulièrement Chema, pour son écoute attentive.

Este es el segundo año que repito la experiencia, porque de eso se trata. Este campamento es especial, y para mí lo ha sido muchísimo.
Lo que voy a retener de estos 11 días es la paz inmensa que me han procurado. Las amistades que aquí se crean son incomparables… y sé que ahora tengo amigos para toda la vida. ¡Aquí se enseña respeto, compartir y tantas otras cosas que no voy a nombrar por que sino, la lista sería larguísima! Le recomiendo este campamento a todos aquellos que necesitan valor para avanzar en la vida.
Y le doy especialmente las gracias a Chema, por su atención.

Diego Airas López. A Coruña, 15 años.

Es el primer año que vengo a este campamento, y no me esperaba que me fuera a gustar tanto como lo ha sido. He descubierto una parte de mí que no conocía y ha sido genial. No puedo ponerle ningún “pero” a nada: la gente perfecta, los talleres perfectos y la estancia perfecta.

Carla Ramacciotti. Sevilla, 15 años.

En este año he soltado pesos que guardaba desde hace más de ocho años. Yo creo que deberían pedir opinión antes de terminar el Campa para ver si hay algo que podamos hacer antes de irnos. Lo de escuchar música me gusta mucho porque relaja y pienso que sin música no podríamos vivir, es como respirar. Me gustaría haber leído el libro en el cual se explican las molestias o dolores físicos o enfermedades (en mi caso anemia y tensión baja). Espero que el próximo año cuando venga por séptima vez lea ese libro de respuestas.

Alba. A Coruña, 10 años.

Durante estos diez días he cambiando muchas cosas dentro de mí y he añadido nuevos recuerdos (esas experiencias nunca se podrán olvidar).
Parece extraño que con varias edades podamos relacionarnos tan bien.
Aquí hacemos varios talleres: de abrazos, tiro con arco, el del perdón… Y aún que parezcan extraño, pueden conseguir sacarte preocupaciones, miedos y malos recuerdos del pasado.
También leemos afirmaciones que ayudan a darte conciencia y a sacar lo mejor de ti.
Me han gustado las excursiones y los juegos, la comida y que todas las personas que están a mi alrededor siempre me apoyen. Pienso repetir todas las veces que pueda y cada vez más a gusto.

Aurora. Segovia, 17 años.

Este es el quinto año que estoy en este campamento, y qué voy a decir que no haya dicho ya. Los campamentos Arte de Amarte no son como los demás, ni de lejos. En estos campamentos el segundo día ya te sabes los nombres de todos y el último día estamos muy unidos, como una familia.

Los talleres son geniales, todos te sirven para algo. El que más éxito tiene siempre es el “taller de los abrazos”. Los monitores te pueden ayudar en todo lo que puedan. Siempre te sirven sus consejos, cada palabra que dicen, todo.

Hay un maravilloso equipo cocina, que preparan todo con alegría y amor. Su comida es inolvidable, por esos sabores, esos colores, la delicadeza con lo que preparan todo… Te inflas con la comida y quieres más.

Otra de todas las cosas que influyen en que este campamento sea diferente (no raro) es el lugar en donde se hace, porque este pueblo hace que todo sea más bonito. Es acogedor por lo pequeño que es, las vistas que tiene son fantásticas…

Siempre, y cuando digo siempre es siempre, todo es agradable. Hasta ir de excursión por la montaña, bañarte en un río helado… Todo.

Jose. Huelva, 16 años.

Este campamento es muy diferente a todos los que he ido. Llevo en este campamento cinco años, tengo 16 años y no quiero dejar de venir porque las sensaciones que se viven aquí son únicas e inigualables. Al principio del campamento todo es muy soso, aburrido, ya que no se sabe qué vamos a hacer ni conocemos a nadie, pero día tras día, te das cuenta de que los días pasan volando, haces amistades muy fácilmente y estas amistades son duraderas, ya que se coge un ambiente familiar fantástico, como si nos conociéramos de toda la vida. Cuando llega el último día, todo el mundo desea no volver a casa, quedarse más tiempo, tanto por las amistades como por los talleres que hacemos. Ahora hablando de los talleres del campamento, son todos muy interesantes, ayudan a quererse a uno mismo, a conocerse, a interactuar unos con otros. Yo al principio cuando llegué a este campamento, era un chico totalmente diferente al que soy ahora. Era tímido, callado, serio, con muchos problemas y me he dado cuenta, de que muchos de estos problemas, defectos que yo quería cambiar, han ido cambiando a lo largo de estos cinco años.
Hoy día soy mucho más feliz conmigo mismo, me amo, me acepto, consigo superar mis problemas, y creo que todo esto se lo debo a mis años viniendo a este campamento, que aunque no este aquí todos los días del año, me ha ayudado a interiorizar dentro de mí, y me ha enseñado a amarme, aceptarme y quererme.
Tengo claro que voy a seguir viniendo hasta que cumpla dieciocho años, porque este campamento ha cambiado muchos aspectos de mi vida.

Ana. A Coruña, 15 años.

Qué decir de este campamento si ya está todo dicho. Con las opiniones del 99,9% de mis amigos o hermanos o compañeros, como queráis llamarlo. Creo que todos, o como dije antes, la mayoría, creemos que este es un campamento maravilloso y mágico que recomiendo a toda persona que sepa de él; pero no solo para los hijos, sino, para los padres, madres, adultos que les atraiga mínimamente la idea, porque diciéndolo de corazón, no os arrepentiríais en vuestra vida.
Para acabar mi opinión personal, querría darle las gracias a José María / Chema por haber hecho todo esto posible, y a su familia por apoyarlo, al equipo cocina, al que mencionamos en cada bendición por su rica-riquísima comida y a los monitores por aguantarnos.

Maria Tirado. Huelva, 12 años.

Bueno, pues este es mi cuarto año que vengo a este campamento y voy a seguir viniendo todos los años que pueda. El primer año que vine (con nueve años) no quería venir, me obligaron mis padres y se lo agradezco muchísisimo. He conocido a muchas personas y los quiero mucho. Los monitores son buenísimos, se les cogen mucho cariño rápido. También os digo que no es un campamento normal. Es un poco especial no lo voy a contar todo porque me llevaría mucho tiempo. ¡Aah! Que se me olvidaba. El equipo cocina, jeje, ponen la comida más rica que he probado. Bueno termino ya. Chic@s teneís que venir a este campa, en serio, os vais a alegrar y os va a ayudar a resolve todos tus problemas y preocupaciones. AdeA, os quiero.

Julia. Segovia, 17 años.
Tuenti: Julia Concepción Gutiérrez.

Para mí, estos días no han sido una nueva experiencia, han sido mucho más: una enseñanza, un sueño, un estilo de vida. He conocido, como cada año (porque esta no es la primera vez que vengo), a personas maravillosas e inolvidables; he aprendido a ser fuerte, he encontrado las respuestas a mis preguntas, y las soluciones de mis problema; he llorado…
Aquí las normas sociales que tanto clasifican y atormentan no existen. Todos podemos ser lo que realmente somos, y así como aprendemos a amarnos a nosotros mismos, también amamos a los demás.
Por último, he de dar las gracias a los monitores por ofrecernos su ayuda siempre.
Para quien dude de venir, que se anime, que como mínimo conocerá una visión diferente de las cosas, y la comida es excelente.

José A. Sevilla, 18 años.

El campamento me has gustado mucho, igual que el año pasado. Todos los chicos que van son todos muy simpáticos y siempre hay un ambiente muy bueno. El trato de los monitores hacia todos nosotros es estupendo, a parte de que se come muy bien, gracias a un fantástico equipo cocina. Es una pena que este sea el último año que voy a poder venir…

Andrea González. La Coruña, 14 años.

No hay palabras. Este es mi cuarto año, y cada uno de ellos ha sido una experiencia nueva e increíble. Tanto los talleres, como las excursiones, como las sonrisas, miradas, etc… lo dicho, sin palabras.
La gente es maravillosa, cada persona te aporta una cosa diferente, y no solo para el campamento, sino para tu vida.
Sinceramente, a mi es uno de las mejores cosas que me ha podido pasar, no lo cambiaría por nada del mundo, ni al campamento, ni a la gente. Gracias a monitores, director, coordinador, cocineros y grandes amigos, que siempre llevaré conmigo.

Anónimo, 18 años.

Me parece un lugar único por el que debería pasar todo el mundo al menos una vez. El grupo siempre termina en conexión, como si de una familia se tratase, y en él, se pueden aprender una serie de valores que ayudarán mucho en la vida. Doy gracias a mi madre por haberme traído.

Anónimo, 17 años.

Cuando mi madre me dijo que iría al campamento, a mí no me gustó, pero cuando llegué, tuve miedo, pero después fue todo lo contrario.
Además de que he descubierto muchas cosas, algunas veces el campamento se puso cuesta arriba con lo de las excursiones.
En general fue un buen campamento y espero volver al próximo año.

Ramón Tirado, 16 años.

Es una experiencia muy bonita que por supuesto recomiendo.
En el principio, como es normal, puedes sentirte algo incómodo/a, ya que no conoces a nadie (en mi caso sí conocía ya a gente, pero este es mi tercer año, por lo que es normal).
Quien lea esto debe saber que este campamento es diferente a los demás, te ayudará a sanar aquello de ti que quieras arreglar o sacar a fuera.
Debes tener claro algo desde un principio: no tengas miedo a expresarte.

Camino Aneira. Sevilla, 15.

Hola, queridos interesados a venir a estos campamentos. Este ha sido mi cuarto campamento, y tengo razones para seguir viniendo.
Llegué aquí por primera vez en uno de mis peores momentos, pero vi una luz lejana al venir aquí, una luz que se iba acercado poco apoco, hasta que me di cuenta de que esa luz emanaba de mi propio corazón, y descubrí que debía quererme, que podía hacer mucho más de lo que me imaginaba.
Y estaba en lo cierto.
Esta es mi experiencia, yo os animo a todos a venir para que viváis la vuestra.
Por último, quiero terminar dando las gracias a los campamentos, a Chema, a Ali, al equipo cocina, a los monitores, a todos esos maravillosos compañeros con los que me he encontrado a lo largo de los años; en definitiva. A todos los que han hecho posible los Campamentos Artedeamarte.
Gracias por ayudarme en mi Camino, gracias por ayudarme a fluir.

Sara Vidal Ruiz. A Coruña, 16 años.

Estoy repitiendo campamento, es mi segundo año y he tenido muy claro que quería volver desde un primer momento (o casi). No solo por las experiencias que me llevo, que son muchas, ni por las cosas que he aprendido sino por las relaciones y lazos que he creado con gente de toda España (y fuera).
He encontrado más que amigos, he encontrado apoyo, ayuda, aceptación y confianza cuando lo necesitaba. Me llevo eso, y soluciones a un montón de problemas que he tenido durante el curso, el campamento me ha servido como vía de escape y desconexión. Me ha gustado como la primera vez, y probablemente vuelva el año que viene y el siguiente.

Elías Martín González. Madrid, 16 años.

Venir a este campamento siempre es fantástico, aprendes nuevas cosas y conoces a personas maravillosas enlazándote con los lugares donde viven, pero lo más importante de este campamento es que te descubres a ti mismo, encuentras tu verdadero ser y eso produce una satisfacción incomparable.
Todas las personas que hay en este campamento te transmiten su amor en cada gesto y el ambiente es increíble, cuando acabas este campamento sientes que no quieres que ocurra pero te marchas sonriendo porque sabes que el año que viene te esperan una experiencia mejor aún.

Nicolás Martín González. Madrid 13 años.

Tan solo llevo dos años viniendo, y seguro que vengo como mínimo otros dos años. Seguro que si algún chaval que se está planteando venir y consulta las actividades, seguro que se sorprende y piensa qué raro es este campa, pero cuando haya venido dos años se dará cuenta que en este mundo no hay nadie raro, solo tiene gustos diferentes, y con este mensaje intento convencer a aquella persona que lo lea a que venga y se dé cuenta de lo bien que se lo puede pasar uno y la cantidad de amigos que se pueden conocer, incluso algún amor, si es necesario. Pero lo mejor es que aunque solo sean 10 días de campamento y no quieras irte te sorprenderá la sonrisa con la que te recibirán tus padres, y tú preguntarás: ¿puedo venir el año que viene?, con una mirada delicada y ansiosa por la respuesta. Bueno, esto es todo lo que me cabía en la hoja, pero os aseguro que pasaría como mínimo 40 minutos. Adiós.

Anónimo

Este campamento ha sido para mí una experiencia sanadora. Durante estos días he tenido unas vivencias que me han ayudado a ver el mundo desde otro lugar, y he descubierto que es así, observando la vida con perspectiva, como se puede estar en paz con uno mismo y con los demás. Aunque lo mejor del proceso ha sido, sin ninguna duda, compartirlo y apoyarme en las personas maravillosas que he conocido aquí, mis compañeros, mis amigos, mi familia.

Anónimo, 13 años.

[emoticones]

Ángeles García. Voluntaria en la cocina y tallerista sobre alimentación.

Es un campamento de última generación. Es el futuro de la educación trabajado en el presente. Los talleres y actividades ayudan a los/as chavales/as a ser conscientes de ellos mismos. Desde José Mª como director del proyecto pasando por el equipo de monitores y personal de cocina están al servicio educativo de los acampados. Los primeros días el ambiente era para los primerizos de curiosidad. Cuando llegaron el brillo de los ojos de los participantes estaba más bien apagado. Cuando terminó el campamento los ojos brillaban como estrellas, expresando el trabajo de CORAZÓN que se había realizado.
Me siento profundamente feliz de haber compartido estos días con la dimensión maravillosa que todos tenemos sin importar la edad.
Cuando llegamos a Madrid en el autobús el grupo expresaba las ganas de volver a esa “micro sociedad limpia de contaminación”.
!!Ya queda menos para el campamento del año próximo!!

Alma Torras, 16 años.

Este es el segundo año que vengo y cada año me gusta más. Este campamento es diferente. Cuando llegué me recibieron con amor y alegría y eso me gustó puesto que venía un poco asustada. Me encanta este campamento porque en él abres tu corazón a una unidad. El grupo que conoces de un día te parece conocerlo de un año puesto que entre todos existe una fuerte conexión. Aquí expresas todas las emociones existentes pero pase lo que pase siempre acabas con una sonrisa y ganas de volver. Yo por ejemplo, después, de realizar un taller llamado “Las despedidas” sentí cómo si me sacasen una mochila llena de piedras de encima y me siento genial y sin duda repetiré el año que viene.
¡Ah! Y por supuesto creoque no hace falta decir que todos los monitores y el equipo cocina junto con todos mis compañeros son simplemente INCREIBLES.

Violeta

Este campamento es diferente a otros. Al principio no quería venir por miedo a no pasarlo bien, pero en cuanto vine ya no me quería ir.
Las comidas estaban riquísimas. Somos amigos todos de todos porque nos suelen obligar a no hacer burbujas. La excursión que más me gustó fue la de Molinaseca. Pero las demás también estuvieron muy bien. Las duchas eran un poco estresantes porque no había casi tiempo.
Por la mañana y por la noche meditábamos y eso hacía que estuviera más despejada.

Margarita Galdo, Sevilla.

Estos once días entre árboles, burbujas, luces y unicornios han sido maravillosos.
Se han producido cambios, gracias a Chema, Alfonso, los monitores geniales y mis 28 nuevos amigos. Ahora tengo personas en las que confío que antes de empezar no conocía.
Yo he cambiado y he tomado decisiones gracias a ellos, he aprendido a valorarme, al darme cuenta de que ellos me valoran.
Hemos andado, meditado, y nos hemos hinchado de comida, que también prepara el equipo de cocina.
Tengo que dar las gracias, de corazón al campamento, porque sin venir aquí, todo seguiría igual.
Ha sido el mejor campamento de mi vida, sin duda, y se repetirá.

Christian Ortega, 17 años.

Este campamento te remueve interiormente, te cambia en el interior, te ayuda a darte cuenta de cómo eres, de valorarte y apreciarte a ti mismo. Yo lo agradezco, de corazón.

Elisa Rivas, 17 años.

Solo puedo dar las gracias a este campamento. Gracias porque en estos 11 días me he sentido como en casa y gracias por enseñarme que para que los demás me quieran lo primero que tengo que hacer es quererme a mí misma.
El prime día de campamento llegué demasiado asustada quizás por miedo a estar sola pero me voy de aquí muy a gusto, feliz, muy acompañada en paz y con ganas de volver el año que viene.

Marta García, 16 años.

He de admitir que al principio venía un poco extrañada. Mi madre me contó que durante el campamento tendría que abrazar a los árboles y pensé… ¿cómo? Pero día a día me di cuenta de que abrazar los árboles era mágico. Que dentro de ellos existían hadas, gnomos y toda clase de criaturas mágicas, que tan solo teníamos que creer en ellas. Y la verdad… EXISTEN porque han hecho que conozca a gente increíble, compartir experiencias y sobre todo… ¡Amarme a mi misma!
Ahora lo gritaré a los cuatro vientos, porque es lo que realmente siento.

Esalasi Torras Troncoso. León.

Este campamento es especial y divertido, porque te enseña el lado espiritual y te hace abrite hasta sacar y limpiar tus preocupaciones, no olvidarte de ellas sino, despedirse de ellas y recordarlas con una sonrisa en la cara, haces juegos senderismo, amigos y aprendes a respetar todo lo que te rodea, hasta el insecto más minúsculo. Te creas una microsociedad en la que todos se llevan bien. También le ayuda a desprenderse de algunos objetos y cosas que ya no utilizas. Me ha encantado y me gustaría volver el año que viene y yo de 10 le pondría un 10, además las comidas son ricas y exóticas, los monitores muy majos, al igual que todos y sé que quien venga se lo va a pasar muy bien.

200

Lucía. Madrid.

Este campamento te hace conocer tu interior, tus emociones. Vengo de Madrid y valió la pena el viaje. Llorarás y te emocionarás. Permítete este regalo. Aquí tendrás sincronicidades, te hará soñar, vivir, reír, convivir con tus amigos. Si te cuesta decirle a la gente quién eres, aquí lo harás. Te amarás a ti mismo y amarás a los demás. Harás talleres de interiorizarse a sí mismo. Todos esas cosas me cambiaron gran parte de mi ser. Yo he soñado con la naturaleza. Hablé con las hadas y duendes. Amo a lo que no apreciaba tanto antes, que es la vida de la naturaleza.

Carlos (Ponferrada)

Este campamento ha sido muy especial porque me ha enseñado muchas cosas y me lo he pasado genial. He conocido a mucha gente y aunque sé que me voy con pena no pasa nada, el año que viene ¡REPITO!

Inés Laplaza Izaguirre. Sevilla, 15 años.

He estado en muchos campamentos y con diferencia este ha sido el más alucinante; la comida está buenísima, crees que no tienes nada por arreglar contigo misma pero lo sacas TODO y te liberas, he llegado a conocer a todas las personas y no me he llevado mal con nadie. Vienes pensando a ver lo raritos que tienen que ser los que vengan y probablemente sean de los pocos amigos que te duren, si hay algún sitio donde ocurran milagros, sin duda es este.
¡Este ha sido mi primer año y voy a por el segundo!
Todos los monitores son geniales.

P.D.: Unicornio (para el que lo entienda)

Iñaki Pérez. Bilbao.

Estos diez días me lo he pasado muy bien. Hemos hecho muchas cosas increíbles. Me gustaría repetir una vez más, porque te lo pasas genial. Algunos monitores te pueden resolver cualquier problema o pena que tengas. Os aconsejo que vengáis a ArtedeAmarte. Haréis muchos ejercicios y talleres, vivid y os divertiréis. Un saludo y agur.

Celia

Ya es mi segundo año, también me lo he pasado muy bien. Chema este año me ha dicho muchas cosas mejores que el año pasado y muy pocas a mejorar.
Hicimos dos excursiones chulísimas y divertidísimas. Me lo he pasado genial. ¡Gracias!

María Díez

Este es mi segundo año en la familia “Arte de Amarte” y no va a ser el último. Pasas 365 días esperando estos días y luego pasan volando.
Estos campamentos son especiales por varias razones. En primer lugar te escuchan, y te escuchan con el corazón. En segundo lugar nadie te juzga, eres tú, y te van a querer tal y como y eres.
Y por último se respira amor y paz.
Estos díez días son como una medicina. Te libran de los miedos, las preocupaciones y los problemas y te centran en ti y en quererte algo que no hacemos muy a menudo.
Recuerdo que el primer año llegué asustada y me fui con lágrimas en los ojos.
No tengo mucho más que decir, a parte de que estos campamentos son únicos y un regalo.

Lydia

El campamento me ha gustado mucho. A lo primero cuando llegas te da vergüenza y piensas que no vas a encajar con los demás, pero todos son buenísimos y puedes hacer muchos amigos y los monitores son geniales. Me ha encantado el campamento Artedeamarte.

Alex. Madrid (El Álamo), 13 años.

Este es mi quinto año que vengo a este campamento y cada año me gusta más. Es porque me encanta la gente y los talleres que realizamos (muy interesante). A parte la comida está muy buena, porque las cocineras cocinan con mucho amor y eso importa. Lo que no me gusta es que son muy pocos días. Me gustaría que fueran más de 15 días. Llevo cinco años y quiero seguir viniendo. ¡Que viva este campamento!

Daniel Gómez. León

Tiene sus bajos, pero está bien, aunque te tienes que acostumbrar. Es un royo cantar. Espero que haya Yincana.

Carla. Ibiza, 11 años.

Hace once días que llegué a este mágico campamento, mágico porque me dijeron que existen: conexiones con la Tierra, las hadas, elfos, gnomos, ninfas…, pero lo mejor de todo fue que aprendía mirar en mi interior y hablar por el corazón. También aprendí a pedir perdón:, dar abrazos, reír, meditar…
Este campamento está hecho para ti ¡ven!

Rodrigo, de la urbanización de Perillo (Galicia), 8 años.

Es un gran campamento. Vendré todos los años aquí.

Alba. Madrid.

Mi opinión no podría ser más buena. Me lo he pasado genial, porque hemos hecho excursiones, juegos, meditación y mandalas.
Los monitores te apoyan, ayudan y te divierten. Si vienes vas a hacer todas esas cosas y más. ¡Te vas a divertir mucho!

Sonia Fernández. Madrid (El Álamo), 5ºA, 11 años.

Este es mi primer año en este campamento y me ha gustado mucho. Hacemos muchas cosas, hay un taller de los abrazos y del pasillo del amor. Nos enseñan a querernos y luchar por lo que queremos.
Desde que estoy aquí he aprendido muchos juegos nuevos y he conocido a muchas personas encantadoras. El campamento está muy bien y la comida está riquísima. Nos enseñan a colaborar con las personas y con nosotros mismos. Nos vamos a excursiones de sitios exóticos y a bañarnos a un río y aunque el agua esté congelada nunca lo olvidaré.
Para mí este campamento es el mejor que hay.

Juan Manuel torras. León, 18 años.

Este es mi segundo año y al igual que el año pasado no me arrepiento de venir. Llegué al campamento con muchas dudas sobre mi y he salido con una sensación de libertad y confianza en mi mismo que no creía. Agradezco a Chema y Alfonso por haberme dejado venir este año pse a mie edad ya que he disfrutado de 10 días de paz y tranquilidad que no se pueden conseguir en nuestra vida rutinaria.

Raúl. Madrid (El Álamo), 13 años.

Este es mi primer año y creo que repetiré porque realmente me lo pasé en grande. Lo recomiendo porque es un campamento que es valioso y que te hechas unas risas. Te emocionas y compartes con los demás amigas del campamento.
El personal es de lo mejor, la comida, las actividades las preparan con corazón y siempre saben qué hacer cuando te sucede algo.
He cambiado y lo sé porque entré con una pereza por pensar que no me lo iba a pasar bien y me voy con un alegría en la cara enorme. Doy gracias al destino por haberme traído hasta el campamento Artedeamarte.

Sergio Martínez

El campamento es alucinante. Me vine el día 28 de junio. Conocí nuevos amigos y amigas. Hice tiro con arco. Fuimos de excursión al camino de Santiago y cascada, y al Tejo.
Hicimos mandalas y una fiesta de despedida, que pena ¡pero me lo he pasado muy bien!

Paula Viargui. Madrid, 14 años.

Yo llegué un poco asustada porque vi el vídeo y me parecía muy raro. Al final estoy encantada de haber podido estar aunque sean solo dos semanas. Me encanta que hiciéramos tantas excursiones tan raras de las que acabamos agotados pero felices de los juegos en la “Era”, como el “presi, presi” o “el Ratón”. Me lo he pasado más que bien con todas y todo y sobre todo quiero decir que: YO ME AMO.

Eva Martín Yagüe

He aprendido a meditar, a escuchar y saber abrazar a gente y a divertirme siendo yo, a respetar las normas, a ser más amistosa, a dejar cosas. Voy a venir más porque me encanta.

Miguel. León.

Este campamento es fantástico. Hemos hecho muchas excursiones, una al sagrado tejo de San Cristóbal y otra de Riego a Molinaseca. Este Campamento te ayuda a relajarte y a meditar. Me ha encantado un montón.

Álvaro Palmero López, 8 años.

Cuando llegué al campamento estaba nervioso, pero luego hice muchos amigos, pero a veces queríamos… porque nos… Luego hicimos muchos juegos cuando saliamos relajados. ¿A qué esperas?

Daniela del Campo Morales

En este campamento me lo he pasado pipa. Yo venía frustrada y me voy contenta. Yo doy un 10 a todos los monitores y equipo de cocina. Yo volveré a repetir este campamento. La comida está de muerte. Todo es de lujo. He hecho amigos y amigas nuevos, he visto a gente que he visto otros años. Con este campamento es la tercera vez que repito. 1ª quincena de julio del jueves 28 de junio al domingo 8 de julio. Hoy 7 de julio. Sábado.

Rosa (madre y tía de unos chicos del campa). Bembibre. León.

Mis felicitaciones a todo el equipo y mil gracias porque nos ha encantado la experiencia de recoger a unos niños calmados, emotivos, abiertos al diálogo, a las emociones, dulces y un largo etcétera de adjetivos todos positivos que ha enriquecido las relaciones en casa.
Cómo me gustaría que estas fueran las relaciones que se fomentaran en el cole, instituto…
En fin, como te decía cuando hablamos ahí, me encantaría que de vez en cuando hicierais algún taller de fin de semana y que pudieran practicar de nuevo lo que tanto les ha gustado. Y tb para padres, que tenemos tantísimo que aprender…
Desde aqui os animo a ello con toda mi fuerza,
nos vendría genial a los que no estamos de acuerdo con esta sociedad tan encolerizada y competitiva que no da más que malos rollos y sufrimiento.
Un besiño y un GRAN ABRAZO a tod@s. MUCHAS GRACIAS.
Si necesitáis algo, aquí estoy.

Uxue López, 16 años. Bilbao.

Bueno, pues este año ha sido al tercero que vengo, y como los años anteriores me lo he pasado bastante bien. He conocido a personas geniales y he conocido muchísimo mejor a los repetidores de los años anteriores.

He aprendido cantidad con una afirmación positiva que te enseñan aquí: Los problemas se convierten en oportunidades.

Me llevo lo mejor de este campamento que han sido las risas, los abrazos, algunos talleres, las conversaciones… y pues que el año que viene espero repetir.

Lucía García Pardo, 12 años.

¿Cómo empiezo…? Voy a contar, como me parece este campa. Este es mi cuarto año y si lo es, es porque me gusta bastante/mucho. En este campa, no se hacen actividades aburridas, normales o… simples, en este campa, las actividades te enseñan a mirar dentro de ti, a no juzgar y descubrir lo que eres, sientes, o necesitas.

Por lo que os acabo de decir, no penséis que es aburrido, totalmente lo contrario, lo sorprendente es, que hacemos todo eso divertido. Además, la gente, es sorprendentemente amable, cariñosa, soñadora y increíble. Esto te cambia te hace dueño/a de tu ser, y te enseña a… ser libre.

Pd.: La comida está buenísima…

Nacho, 14 años. Oviedo.

Once días de alucine: juegos, excursiones, talleres… Además, comidas en familia, meditaciones en grupo. Una gran experiencia que muchos deberían vivir. Diversión a raudales en pocas palabras: unas sensaciones para repetir año tras año. Y nos hace descubrir diferentes partes de nuestro interior.

Anónimo, 16 años.

Me ha gustado muchísimo venir a este campamento, es tan diferente a los demás. El año pasado vine y cuando me fui era otra persona. Este año creo que no cambiaré mucho pero me ha servido para descubrir muchísimas cosas de mí que en este momento aunque no quieras sacar o usar pero por lo menos sabes que las tengo ahí.

Lo más importante de este campamento es el ambiente que existe. Es algo realmente inexplicable porque existe tanta comprensión, complicidad y amor desde el primer momento que sorprende que lo pueda haber en solo unas cuantas horas. Las actividades. La gran mayoría han estado muy bien y me han servido para ver las cosas de una forma muy diferente. Yo creo que cuando vuelva a mi ciudad tendré que replantearme muchas cosas.

Un valor que he aprendido es el de solucionar todos los problemas que se tienen porque si no aprendes a solucionar los problemas, tu niño interior no podrá avanzar a tu lado.

Gracias a todos los monitores por todo y a mis compañeras por esos grandes momentos. Os quiero!

Luz Marina León Nieva, 16 años. Piedrabuena, Ciudad Real.

Me encanta que haya este tipo de campamentos. Para mi ha sido una muy buena experiencia porque he aprendido muchísimas cosas. He visto que tenía algo especial que antes no sabía ver. He subido mi autoestima. He solucionado problemas. También me ha encantado la gente que he conocido, que me ha apoyado en todo momento. La meditación, el taller de abrazos, las excursiones que hemos hecho, los talleres y juegos en la naturaleza es de las cosas que más me han gustado. También ha sido muy curioso lo de las sincronicidades, que si te fijas realmente siempre están a tu alrededor. La comida estaba buenísima. Lo último que voy a decir es que gracias a Chema, Alfonso, Quique, el equipo cocina y todos mis compañeros que me han ayudado muchísimo.

Andrea González (Tuenti: Andrea González), 13 años. Coruña.

Siempre me han dicho que las buenas cosas se hacen esperar, y yo llevo esperando estos once días un año. Se hicieron esperar todos estos niños/as maravillosos, y los miles de momentos indescriptibles que vivimos esta pequeña familia. Es la gente, la comida, los talleres, las lágrimas sanas, las sonrisas de oreja a oreja, los bailes, las canciones, las noches… Todas estas cosas y más son las que hacen a los campamentos ArtedeAmarte sumamente impresionantes.

Bien, no me queda nada más que comentar… ¡Ah! Me olvidaba! Una de las mejores cosas que me llevo es la experiencia. Ahora sé que tengo a una niña dentro de mí, que llevaba mucho tiempo esperando a que la rescatarse… y estos once días, me han ayudado a hacerlo, junto con Chema, que desde hace tres años se ha convertido en una de las personas más especiales para mi.

Ahora sí que termino. Gracias a todos.

Os adoro, Andrea.

Carla Ramacciotti, 14 años. Sevilla. (5º año).

Este año creo que ha sido en el que más he aprendido. Ha habido cambios importantes de los cuales he aprendido un montón.

La comida del año pasado me gustó más pero la de este año también ha estado bien.

Los talleres me gustaron más los de otros años anteriores, aún así han estado bien.

Las excursiones que hemos hecho son solo dos. Falto una por hacer, pero las que hemos hecho me han gustado un montón.

Tamara Cabañas Marrero, 13-14 años. P.

Este campamento ha sido muy constructivo para mí. Me ha valido para mucho y sobre todo por un problema que ha habido. Pero como decimos aquí, en el campamento: “Los problemas son oportunidades” y este ha sido una de ellas.

“Meditar”, respecto a esa palabra, estoy segura de que si las oís pensáis: ABURRIMIENTO. Pero es todo lo contrario. Para mí meditar era muy divertido. Es más, nosotros llegamos hasta 22 minutos y todos teníamos ganas de seguir.

Respecto a la comida: “¡Me encantó”! Esta mucho más buena que en los restaurantes. Y, por último, los amigos en este campamento es fácil hacerlos. Así que no hay que preocuparse por ello. Somos como una Gran Familia. Y los monitores son muy buenos con todos y cada uno de nosotros. 🙂 happy!

Jesús Alvarez García. Columbrianos. León.

La comida está muy rica.
Te ayudan a cambiar para positivo. Vivimos experiencias maravillosas. Nos ayudan a comprender y a ser comprendidos. Vivimos experiencias positivas.

Elena Casas Varela, 14 años. A Coruña.

Bueno, a mí me ha gustado bastante este campa. Me lo he pasado muy bien y he hecho muchos amigos/as.

El final del campamento ha sido lo mejor. Las vistas son preciosas. Las caminata y todo me encantó. El taller de abrazos, porque he cogido mucha confianza con todo el mundo. Chema, Primi y Alfonso y Laura son muy riquiños.

Espero repetir para el año que viene.

Pablo, 9 años. Denia. Alicante.

Me ha encantado el campamento porque he estado Super conectado con la naturaleza. Hemos visto lugares mágicos. ¡¡Era impresionante!!

Y lo que más me ha gustado ha sido que todo el mundo se quería.

Lucía Vidal Solano, 10 años. León.

A mí este campamento me ha encantado. Este campamento no es como los demás. Te das cuenta de cosas que no te querías dar cuenta antes. Eso te ayuda mucho.

En este campamento he tenido muchas emociones: he llorado, he reído, etc… Y sobre todo me he liberado de muchas cosas. La gente es como tu familia. El segundo día ya estás con todos.

En cuanto a la comida todo estaba delicioso. Estoy deseando volver el próximo año.

Daniel F., 12 años. Segovia.

A mí me ha encantado. Es perfecto. Aunque la habitación de los chicos huele a pies. Haces muchos amigos, la comida esta rica, etc… Todo (casi mejor dicho) en positivo.

Samuel, 13 años. Segovia.

Este ya ha sido mi cuarto año. En el campa nos lo pasamos muy bien: hacemos talleres, juegos y más cosas. También puedes descubrir cosas de ti que estaban ocultas.

Además haces muchos amigos y te lo pasas muy bien. Yo descubrí que yo ocultaba mi ser de verdad y me hacía pasar por otra persona. Y descubrí un don que tengo: ¡puedo contactar con los objetos! Lo recomendaría, en serio.

Clara Ferrer, 14 años. Madrid.

A mí este campamento me sienta genial, ya que no hay tiempo para las cosas negativas.

A mí desde el primer año me ha parecido algo que me va a servir para el futuro y ya he repetido 3 veces.

En este campamento todo lo que se dice es con amor , aunque sea cuando se está regañando a una persona.

A parte de conocer lo mejor de ti y de otras personas, también las aprendes de seres mitológicos (como hadas, duendes, pegasos…), y aunque parezca alucinante aprenderás a tratar con todo tipo de seres de la naturaleza. La meditación te ayuda a contactar con todos los tipos de seres fantásticos y es una manera muy buena de relajación.

Y esto es lo que pienso de este campamento y también doy gracias a todos los monitores porque este campamento enseña a ser como de verdad eres y amar y amarte a ti y otras personas.

De una gran fan de este campamento que os quiere. Clara.

Adrián Castro Llopis, 12 años. Alicante.

Es el mejor campamento en el que he estado. A mí lo que más me ha gustado han sido las excursiones. La gente de aquí me encanta, son superbuenas y los compañeros son geniales. He cambiado mucho mientras he estado en el campamento. El campa te cambia todo lo malo por lo bueno. La comida es genial.

Anónimo, 11 años. Madrid.

En este campa he conocido a muchos buenos amigos que me han ayudado cuando he tenido problemas y con los que me he divertido un montón. He cambiado mi forma de ser y he aprendido muchas maneras de relacionarme con la vida y con las personas que me rodean. También me han gustado mucho los talleres que hemos hecho. Y he aprendido que somos un grupo, y si uno gana, todos ganamos. Y todos valemos lo mismo.

Fátima García, 10/11 años. León.

He tenido muy buenas vacaciones en este campamento. Es muy bonito:
– Te enseña cómo eres por dentro.
– Tenemos unos monitores que juegan mucho y son muy graciosos.
– Hacemos excursiones.
– Tienen una comida riquísima.

Además, el pueblo es muy bonito, porque nos enseñan todo lo que tiene: la fuente, la Era… Ha sido una experiencia muy bonita.

Willy o Guillermo, 10 años. Denia, Alicante.

Me ha encantado el campamento porque me ha enseñado a amarme y por varias cosas más. La comida es muy rica. Algunas verduras que no me gustaban, aquí cuando las cocineras las cocinaban solo tengo que decir que mmmm.

Los monitores son supermajos y los talleres son muy entretenidos. A mí (especialmente) el taller que más me gustó es el tiro con arco. El pueblo donde está el campamento es pequeño, pero superbonito. Yo vengo de Denia, a 10 horas más o menos de aquí. Pero cuando vi el pueblo pensé ¡¡¡HA VALIDO LA PENA!!! Pues espero que vengáis a este campamento porque es mi favorito entre todos en los que he estado.

Ainhoa Gómez Sánchez, 9 años. Avilés.

Yo he hecho amigos. Se llaman Andrea, Fátima, Carla, Clara, Uxue, Lucía Ramachoti, Cristina y Luz.
Hicimos dos excursiones. Nos hicimos fotos, las hizo Chema.
El año que viene voy a volver. Mis mejores amigas fueron Andrea, Lucía Ramachoti, Cristina y Clara. Voy a pasar a quinto de primaria.

150

Anónimo, Burgos.

Me ha gustado mucho el campamento. He encontrado muchos amigos, amigas.
Me han enseñado a abrazar árboles.

Marta Aranda Márquez, 15 años. Huelva.

Este campamento me ha gustado mucho, porque nos han enseñado muchas cosas como ver nuestra aura, los mantras, mandalas…
Mis talleres preferidos son el Taller de los Abrazos y el Pasillo de Amor, porque nos abrimos más a otras personas y nos permite conocerlas más a fondo.
Los monitores son increíbles, te ayudan en lo que quieres y no son solo monitores, también amigos que te pueden aconsejar.
Hemos hecho dos caminatas larguísimas, pero mereció la pena porque había paisajes muy bonitos, a mí me encantaron las cascadas.
No solo hacemos talleres también meditamos y hacemos juegos muy divertidos, tenemos tiempo libre para dormir o jugar, hacemos tiro con arco…
Los chicos son increíbles, se portan genial y son muy buena gente en este campamento. Han estado tres chicos franceses que me han caído genial, la mayoría era de mi edad. Me lo he pasado genial con ellos, pero cuando nos vayamos va a ser muy difícil, porque los echaré mucho de menos. Yo me esperaba que este año viniese alguien que ya conociera pero no ha venido nadie, aunque no pasa nada porque me lo he pasado genial conociendo otra gente. Los echaré muchísimo de menos 🙂

Alejandro, 12 años (Madrid-El Álamo).

Este es mi cuarto campamento, me lo he pasado muy bien, la gente es muy simpática. Los talleres de Chema hacen que te relajes y sientas cosas muy bonitas (ej. Amor, paz, alegría).
También hemos ido a otros pueblos cercanos. Con los monitores hemos hecho juegos muy divertidos y graciosos. Un día nos bañamos en un río en el pueblo de Molinaseca. Es una gran experiencia y nos llevamos bien todos.

Víctor Santos Hernanz, 13 años. Segovia.

Me ha gustado mucho porque hemos hecho muchas actividades que me han gustado. También me han gustado los monitores, la comida estaba muy buena, más bien me ha gustado todo. Lo que más me ha gustado ha sido la caminata a Molinaseca y el baño en un río que había allí. También me ha gustado mucho la caminata a Compludo, el camino era precioso, al igual que el pueblo.
Otra cosa que me ha gustado mucho ha sido el tiro con arco. El sitio donde estaba el albergue me ha parecido muy bonito.
Se dormía muy bien, sobre todo cuando antes de dormir hacíamos meditación y nos leían un cuento.
El pueblo es muy bonito, me ha gustado mucho su iglesia.

Raquel Morales, 18 años. Guadalajara.

Este ha sido mi segundo campamento y el último como alumna, y ha sido muy especial. He aprendido muchas cosas sorprendentes, enormemente enriquecedoras y que estoy segura que me servirán no solo para el momento presente si no también para el futuro.
Me llevo amistades increíbles, lazos y uniones que estoy segura que perdurarán, momentos mágicos, sentimientos irreptibles, lágrimas, abrazos y sobre todo muchas y valiosas enseñanzas.
Echaré de menos muchas cosas de este campamento y a muchas personas y estos dos años que he pasado aquí, aprendiendo, nutriéndome espiritualmente, creciendo como persona y, sobre todo, divirtiéndome mucho, no se me olvidarán nunca.

José Antonio García González, 15 años. Huelva.

Este campamento ha sido de los mejores a los que he ido; al principio se te hacía un poco aburrido, ya que llevo viniendo cuatro años y se me hacía un poco monótono, pero cuando me fui integrando en el grupo (fue muy fácil:)), empecé a hacer amigos y empecé a hacer los talleres, me di cuenta de que este campamento es muy especial, ya que no es como los otros porque se trabaja el interior.
Las rutas que hacemos son de las más bonitas que he visto.
Estos talleres me han ayudado muchísimo a resolver muchos de mis problemas y a sentirme mejor conmigo mismo.
Las comidas, yo creo que para todos han estado todas buenísimas (Yo creo que hasta he engordado algo de tanto comer jajaja).

Samuel Jesús Romao Espina, 13 años. Huelva.

Estoy muy contento de venir a este campamento. Me gustaron todos los talleres, excepto el de reflexoterapia. He venido dos años porque me siento bastante bien. He aprendido a meditar, a conectar con mi corazón, a descubrir a mi niño interior, a relajarme, a fluir mejor con mis relaciones sociales, a hacer más amigos. Me parece que he vuelto a nacer. Los juegos que hacemos me gustan mucho, sobre todo los de Quique. Me llevo a casa la alegría, la amistad de más amigos y sobre todo más contactos en el Tuenti.

Aitana García Gadea, 12 años. Valencia.

Quiero decir que este campamento me ha encantado, los talleres, nuestros monitores, los compañeros, la comida y por supuesto los magníficos cocineros que a lo largo de estos diez días nos han alimentado.
Mi taller preferido ha sido el Pasillo de Amor donde todos escuchábamos nuestro hemisferio derecho y le decíamos a la persona que pasaba [por el interior] cosas para ayudarla, también me ha gustado el Taller de los Abrazos.
Este campamento ha sido una gran oportunidad para descubrir a mi niña interior, una gran oportunidad para conocer a gente nueva muy distinta a nosotros. Es diferente a todos los demás, cuando has pasado por aquí te vas con una idea diferente de ver el mundo, aprendes a perdonar y a meditar.
La gente que he conocido este año probablemente sea la más divertida que conozco.

Sara Vidal, 15 años. Coruña.

Este ha sido mi primer año en el campamento y me alegro mucho de haber venido. He tenido la oportunidad de conocer a un montón de gente maravillosa con la que espero seguir en contacto. La convivencia y los talleres que hemos realizado me han ayudado a conocerme y a mejorar como persona y estoy muy agradecida por ello a los monitores y compañeros.
Espero poder volver el año que viene y disfrutar como he disfrutado este. Me llevo muchos recuerdos de lugares y personas que guardaré durante mucho tiempo.

Timofónica, 11 años. Huelva.

Durante los cuatro años en lo que he venido me he ido dando cuenta de cosas de las que no aprendes en el colegio o instituto. Aprendes a relacionarte contigo mismo de forma distinta, el mejor resumen que pueda escribir es un simple GRACIAS!

Sarah, 16 años. Toulouse. Francia.

[Traducción de Inés Nieto: Estas colonias me han aportado mucho. Allí he vivido momentos muy fuertes y he conocido a gente maravillosa que dan sin pedir nada a cambio.
Aunque no sea bilingüe para nada, el español no ha sido un problema en ningún momento. Ha sido para mí una oportunidad de mejorar mi español, y, en un sentido, estas colonias me han curado. Aquí, la gente de todas las edades evolucionan juntas en un sitio magnífico.
La paz que se respira/siente ayuda también a dar al lugar una cierta nota mágica. Gracias a todos.]

Original de Sara: Le camp m’a beaucoup apporté. J’y ai récu des moments trés forts et j’ai rencontré des personnes merveilleuses qui donnent sans compter. Même si je suis loin d’être un problème a aucun moment.
Cela a été pour moi une opportunité d’améliorer mon espagnol et, dans un certain sens, ce camp m’a soigné.
Ici, des gens de tout ages évoluent ensemble dans un lieu magnifique. La paix qu’on y resent contribue aussi à donner à l’endroit une certaine note de magie. Merci à tous.

Aurora Ruiz Martín, 16 años. Segovia.

Este es el cuarto año que vengo a este campamento y siempre me gusta mucho venir aquí, ya que el lugar es precioso, la gente que conoces es fantástica, los monitores terminan convirtiéndose en tus hermanos, los talleres que se hacen son geniales. Al final del campamento te da mucha pena irte, pero lo mejor es que te llevas a ti mismo, ya que en este campamento te encuentras a ti mismo.
Yo pienso que la única pega es que siempre te parece poco el tiempo que estás aquí.
Quiero dar las gracias a toda esa gente que hace que el campamento sea posible. También al equipo cocina que os alimenta todos estos días con esa comida tan rica que consigue que lo que no te guste termine gustándote.

Camino Aneira, 14 años. Sevilla.

Este es mi tercer campamento y siempre mejora. Vuelvo a llevarme magníficas amistades, lazos reforzados, ideal claras y sobre todo paz conmigo misma. Estos campamentos me han dado una luz para continuar con mi camino. Desde el fondo de mi corazón le doy las gracias a todas las personas que han colaborado en los campamentos, porque a partir de ahora tengo una base para aprender a ser feliz a mi manera.
En los talleres he conseguido expresar mis sentimientos de una manera más clara, y, de alguna manera, he profundizado en mí misma, he seguido conociéndome, y he comprendido muchas cosas de mi vida y entorno.
Mediante la meditación, he llegado a estados de tanta tranquilidad que hasta en una ocasión sentí hacer un viaje en el tiempo.
Lo último que puedo decir es que aquí se respira amor.
Un saludo a todos y os digo que la experiencia será inolvidable.

Anónimo, 14 años.

No ha sido tan especial como otros años.

Inés Nieto Simón, 15 años. Aix-en-Provence (France)

[Traducción de Inés: Me gustaría compartir con cada persona que lea estos mensajes mi propia experiencia.
Yo ya sabía viniendo aquí que todo eso sería enriquecedor… pero no podía imaginarme hasta qué punto. Aprendí a vivir, a compartir… a amar. Las amistades que se crean aquí van más allá de lo que uno se pueda imaginar. En poquísimo tiempo, me he hecho amigos para la vida. Encontré una segunda familia. ¿Con quién sino compartes la risa, el llanto, la vida?
Este campa también me permitió hacer una profunda instrospección. Gracias a la meditación cotidiana y a los diversos talleres, descubrí otras facetas mías, he sacado sufrimiento, me he curado.
El respeto por la comida, por la naturaleza, por los animales y sobre todo por mí misma es lo que he aprendido aquí.
Mientras escribo esto, el momento de irse se está acercando, y no quiero partir. Volveré, de eso estoy segura.]

Texto original de Inés: Je tiens à partager avec toute personne qui lira ces messages ma propre expérience.
En allant à cette cela je savais que cette expérience serait enrichissante… je ne puvais pas imaginer jusqu’à quel point.
J’ai appris à VIVRE, À PARTAGER… Á AIMER.
Les amitiés qui se tissent ici vont bien au-delá de toute espérance. En peu de temps, si peu de temps, je me suis fait des amis que je garderais toute ma vie.
J’ai trouvé une deuxième famille. Avec qui sinon partage-t-on les rises, les pleurs, la vie?
C’est aussi une cela qui permet de faire une profonde introspection. Grâce á la méditation quotidienne et aux divers ateliers, j’ai découverts d’autres facettes de moi, j’ai fait sortir des douleurs enfonies, j’ai guéri.
Le respect pour la nouriture, pour la nature, pour les animaux et surtant pour soi-même est ce que j’ai appris ici.
Au moment d’écrire ces mots, l’expérience tire á sa fin, et je ne veux pas partir. Je reviendrais, c’est certain.

Violeta, 11 años. Segovia.

Me lo he pasado muy bien con gente de muchos sitios, hemos hecho muchos talleres: de abrazos, del perdón, de la gratitud…
Es el primer año que vengo y me ha gustado todo en general. Lo que menos me ha gustado ha sido la meditación, pero quitando eso lo demás me ha gustado mucho. La comida es muy buena y los cocineros muy majos. Hemos hecho tres excursiones: a los 13 robles, a Molinaseca… Todos nos entendemos superbién y en 2 días ya era como si nos conociésemos de un mes.

Julia, 16 años. Segovia.

Lo primero que me gustaría decir de este campamento es que no es como los demás. Aquí, en muy poco tiempo todos nos sentimos como en una familia, y los días pasan como minutos. Aprendemos a enfrentarnos a nuestros problemas y a buscar la fuerza necesaria para hacerlo.
Las cosas que me han enseñado no creo que las olvide nunca, al igual que a las personas que han estado conmigo.
Este es mi segundo año y pienso volver para compartir risas, experiencias y lágrimas que nunca son de tristeza. Julia. (Un abrazo muy fuerte Chema 🙂

Maria Tirado Fernández, 11 años. Huelva.

Este ha sido mi 3º año y los campamentos cambian a mejor. Las personas que he conocido son alucinantes, los monitores supermajos. Viene gente de todo el mundo: Francia, Estados Unidos, etc…
Los talleres… uf… no tengo palabras para describirlos porque son alucinantes. Aquí encuentras todas las soluciones que necesitas, y las encuentras por ti solo. Eso si, hacemos muchas excursiones muy largas pero divertidas y nos bañamos en un río, así que traer bañador.)
Bueno, espero venir al campamento todos los años que pueda (18). Os aconsejo este campa! Se me olvidaba hablar del equipo cocina, no vais a probar unas comidas tan ricas y todo casero 😉

Alex Nieto, 13 años. Aix-en-Provence (Francia)

[Traducción de Inés Nieto: Para mí este campamento es el mejor del Mundo. Hay un muy buen espíritu de grupo. Me he hecho muchos Amigos. Hay muy buenos “talleres” como “El taller de abrazos”, donde todo el mundo se da un abrazo. Estoy triste de tener que irme. Seguro que volveré el año que viene, la misma semana. Damos abrazos a árboles centenarios. Es mágico. Y además, como yo, puedes encontrar novia.
Se come muy bien, sabroso y equilibrado. Meditamos regularmente, así que si estás agitado o si no puedes deshacerte de tus pensamientos, mejor no intentar venir! :)]

Texto original de Alex: Pour moi, ce “stage” est le meilleurs du Monde. Il y a un très bon esprit de groupe. Je m’y suis fait beaucoup d’Amis. Il y a de très bons “ateliers” comme le “taller d’abrazos”, ou Tous se font des câlins. Je suis triste de devoir m’en aller. C’est sûr que je reviendrai l’année prochaine, á la même semaine. On fait des câlins à des arbres centainare c’est magique. Et en plus, on peut, comme moi, y trouver une petite copine. On y mange très bien, bon et équilibré. On médite régulièrement, alors si on est agité oú que l’on ne peut pas se défaire de ses pensées, mieux vaut ne pas tenter de venir!

Alvaro Pumares, 17 años. A Coruña.

Sinceramente, me ha encantado este campamento y agradezco de todo corazón a mis padres y especialmente a mi hermana el animarme a venir y poder compartir tantos y tan buenos momentos. Me ha servido para conocer muchas cosas que hasta el día de hoy ignoraba, aparte de la gente tan maravillosa con la que he convivido estos días, a la cual he llegado a ver como hermanos. He tenido una gran suerte de encontrar este sitio, y pienso que todo lo que he aprendido me va a ayudar mucho en la vida.
He compartido juegos, amor, abrazos, lágrimas y mucho más, y animo a la gente a que pase por aquí al menos una vez en la vida, porque merece la pena. También tengo que destacar el gran trabajo realizado por Chema y por todo el equipo, ayudándonos en todo momento. Tengo la sensación de que me voy con un trozo de cada uno, con una cosa aprendida de cada persona, y eso sienta genial. Voy a echar de menos esto y a todo el mundo que lo ha hecho posible.

Ana Pumares, 14/15 años. A Coruña.

Hola, me llamo Ana y este fue mi tercer año en los campamentos Artedeamarte.
El primer día me sentía como si fuese el primer año que iba, salvo porque conocía gente con los que compartí otros años. Como siempre, mi valoración no es muy diferente con respecto a otros años, siempre me ha parecido un sitio genial, en el que te ayudan a descubrirte a ti mismo, a relacionarte mejor contigo mismo y con la vida, ya que la vida consiste en amarte.
Este año me sorprendió mucho la comida; no es que los años anteriores hubiese estado mal (ESTABA RIQUÍSIMA), si no que este año se notaba el superesfuerzo por parte de todos los cocineros.
Las excursiones fueron preciosas, aunque una compañera tuvo un accidente* que le hará pensar en cosas relacionadas con su vida y con ella misma.
Para no extenderme más, acabaré diciendo que pienso volver el año que viene hasta que la edad me lo permita (y si no, de MONITORA!!!)
*[nota de Chema: esguince con férula en el tobillo]

Alba, 9 años. Coruña.

Me ha gustado trabajar con Chema. Las actividades que hay son muy divertidas e interesantes. Nos ha ayudado a expresar nuestros sentimientos y a olvidar nuestros problemas.
He aprendido a meditar y a relajarme y a conocer los compañeros más rápido. La comida está muy rica gracias al cocinero Primi y sus ayudantes Alicia y Nieves. Que pena que este campamento sea tan corto, espero que pueda volver. Fin.

Antonio Ponce Fernández, 17 años. El Álamo, Madrid.

Llevo desde que empezó los campamentos ArtedeAmarte, que son 5 años, y la verdad es que he conocido a muchas personas y he pasado por cosas maravillosas, he experimentado muchas emociones y sentimientos. Este campamento para mí se ha convertido en especial y muy entretenido por todos sus talleres, actividades, etc…
Al salir de aquí ves con otra perspectiva la Tierra y a los demás. Yo tengo claro que sí ha valido la pena venir todos estos años y disfrutar del fantástico paisaje del Bierzo, de sus personas y sobre todo de este campamento que espero que siga hacia delante y siga enseñando a curtir.
Y por supuesto, quiero decir que es muy recomendable venir por mi parte porque “este” es especial.

[Comentario de Chema: Muchas gracias Toni, porque llegaste como un niño y te vas con tu Niño, dispuesto a caminar por el mundo con él. Gracias por lo que nos enseñaste, por ese regalo de hermano que nos trajiste y por tu abuelo; tú y yo sabemos que él siempre apoyó este maravilloso proyecto desde el principio, pero a partir de este año lo hará desde Arriba, ¿verdad? Ah, y olé por tu Campanera].

Ángela López, 13 años. Madrid.

Este es mi segundo año que vengo y la verdad es que me lo paso muy bien. Siempre recibo todo la atención que necesito y eso me gusta.
Aquí hacemos un taller que se llama taller de abrazos, que a mí me gusta mucho y me ha ayudado a abrirme más ante la gente que conozco. También hacemos meditación, que aunque a veces me canso, me ayuda mucho a poder relajarme y a dormir bien.
Las excursiones aunque te cansen mucho están muy bien, y realmente te lo pasas muy bien y ves sitios muy bonitos.
Me encanta este sitio por la buena comunicación que hay con todo el mundo, tanto con los monitores como con los niños que vienen y el ambiente que hay es muy bueno (también es gracias al Feng Shui).
La comida está muy buena, aunque hay cosas que no me han gustado, pero bueno esos son mis gustos, porque por mi parte cocinan muy bien.
En fin, este es mi primer campamento en que repito y la verdad es que me ha gustado mucho y voy a seguir repitiendo.

Marushia Monroy Vandersmissen.

Este es mi primer año en el campamento ArtedeAmarte. Ha sido un campamento muy especial en el que he aprendido y sentido muchas cosas nuevas. Además, nos hemos hecho todos muy amigos hasta el punto de ser como una familia, aunque al principio no nos conocíamos. El taller de los abrazos ha sido uno de mis favoritos, ya que gracias a él entramos en contacto en seguida. El taller del Niño Interior también fue muy especial para mí, aunque no todos lo hicieron. En él aprendí muchas de las cosas que necesitaba y que no quería mi niño interior.
Otras de las cosas que me gustaron fue también los cantos con Laura, los juegos de Lara, las historias de Alfonso, el tiro con arco, los paseos, abrazar a los árboles y muchas cosas más.
Las meditaciones fueron impresionantes al igual que las sincronizades. Aprendí muchas cosas de mí misma. Y para terminar quiero mencionar los ríquismos platos de las cocineras y del cocinero, Primi.
Le doy gracias a Chema por hacer que se realice este campamento y por ser una persona tan especial.

Esalasi David Torras Troncoso, 13 años. León (Toral de Merayo).

En este campamento se realizan actividades muy chulas, en las que se aprende a organizarse, concentrarse. También se realiza tiro con arco. Es una pasada, también hicimos unas caminatas muy chulas y después nos bañamos en un río. Los monitores son muy majos y agradables y encima la comida esta riquísima porque no es precocinada. Te acabas haciendo amigo de todos y hace que todos seamos como una familia. ¡Hasta hemos hecho un taller de reflexoterapia que te relaja mucho. En conclusión, ha estado todo genial, es decir un 10 al cuadrato.

Alma Torras Troncoso, 15 años. León (Toral de Merayo).

Esta es la primera vez que vengo a este campamento y la verdad es que es un poco raro en el sentido de que no es como otros campamentos específicos como por ejemplo inglés o baloncesto, sino que este campamento te ayuda a abrir tu corazón y tu mente y a valorarte tal y como eres y a saber que las cosas no pasan porque sí, sino que siempre hay algo detrás de cada cosa que ocurre.
El taller que más me gustó fue el “Taller del Niño Interior”, en el cual cada uno habla consigo mismo al niño que tiene dentro, para descubrir qué le ocurre. Me encantó el grupo de este año porque mediante la meditación nos conectábamos unos con otros como si fuésemos una única persona.
Los monitores, pues qué decir de ellos, son simplemente geniales.
Al principio pensé que este campamento iba a ser un aburrimiento y ahora estoy deseando volver. Animaros, viviréis cosas que nunca llegaréis a vivir en otros campamentos.

Máximo Monroy Vandersmissen, 10 años. Madrid.

En el campamento hemos meditado, hemos hecho talleres como el de abrazos, reflexoterapia, Feng Shui… Hemos hecho caminatas y algunos juegos. Lo que más me ha gustado ha sido el taller de Feng Shui. Además, hemos hecho tiro con arco, ha sido muy divertido y he hecho muchos amigos. Por las noches nos íbamos a la era y después meditábamos. Lo malo es que es muy corto.

Elías Martín González, 15 años. Madrid.

Este es mi primer campamento y ha sido fantástico. Este año hemos estrenado albergue.
Me ha gustado porque es diferente a otros campamentos. Tiene varios talleres como el de los abrazos o el del perdón que son muy bonitos.
Hemos hecho varias excursiones muy interesantes, hemos tirado con arco y jugado al aire libre.

José Ángel Monteseirín Souto, 17 años. Sevilla.

Esta es la primera vez que vengo a este campamento y es más raro de lo que yo pensaba pero aún así me ha gustado mucho. Me han llamado mucho la atención algunos talleres como el taller de abrazos o la meditación, que la practicamos todos los días. Además ha sido una experiencia preciosa porque he conocido a muchos nuevos amigos y he estado rodeado de buenas personas como todos los monitores. Además hemos aprendido a contactar con la naturaleza y a comunicarnos con ella. Para terminar me gustaría decir que querría venir el año que viene ya que vemos la vida desde otro punto de vista y tratamos la muerte como algo positivo para superar nuestras pérdidas.

Dani Álvarez Castilla, 11 años. León.

La comida muy rica, el sitio estupendo, los monitores majísimos muy hospitalarios. Con los talleres aprendes mucho. Es muy divertido.
Hemos hecho dos excursiones divertidísimas.

Mario Fernández, 11 años. Madrid.

Es la tercera vez que vengo aquí y aunque ya he repetido tres veces, siempre me lo paso genial. Lo que más me ha gustado es el meditar y el taller de tiro con arco. También me han gustado las excursiones y el baño en el río. Lo que menos me gusta es despedirme de mis amgios/as. Siempre me pongo triste.
Muchos abrazos.

María Diez Ferrero, 14 años. León.

Esta es la primera vez que vengo y creo que mientras pueda voy a seguir viniendo. El sitio es el más acogedor del mundo, una casa preciosa en un pueblo precioso en una montaña preciosa.
La comida no podía ser mejor ni la gente más agradable.
Te sientes acogida desde el primer momento y cada día vas viendo cómo tus nuevos amigos se hacen inseparables.
Me han ayudado mucho y espero no olvidar todo lo que me han enseñado porque creo que los voy a necesitar.
Me ha llamado muchísimo la atención el taller sobre el Niño Interior porque me ha hecho acordarme o darme cuenta de cosas de las que no quería ser consciente.
Este campamento me ha encantado y he empezado a ver las cosas desde otro punto de vista.
Las sincronicidades me han dejado sin palabras y espero que los monitores no cambien y los vea el año que viene.

Raquel Diz Quiroga, 8 años. Ponferrada.

Es mi primer año y me ha gustado mucho. La verdad es que de tanta diversión se me ha hecho muy corto. Pensé que me aburriría pero no fue así, me ha encantado. Me gustan un montó los talleres. Y estoy impaciente por volver.

Guillermo López, 15 años. Madrid.

Bueno, pues este es mi segundo campamento en la familia ArtedeAmarte y aunque ya conocía a los monitores y el pueblo, este año ha sido más especial que el anterior y me ha tocado más a fondo en el alma. Los talleres han sido más divertidos, sobre todo el tiro con arco.
Algo con lo que yo me quedaré siempre serán las sincronicidades y los sentimientos que puedes llegar a compartir con tus amigos.
Este campamento es algo muy especial que te puede liberar y sacar todos os sentimientos guardados dentro.
Deseo mucha suerte a los que han podido cumplir un sueño al poder realizar este campamento.

Celia Segura, 9 años. Madrid.

Este es mi primer año, pero me lo he pasado muy bien. Lo que más se hace es disfrutar. Al principio estás un poco sola y no tienes a nadie, al día siguiente estás con todos. Se hacen muchos talleres: taller de abrazos, taller del perdón, taller de tiro con arco y taller de música. Este campamento no es como los demás, te puedes acostar a las 12:00 de la noche. Y no te obligan a hacer algo.

David González, 11 años. Ponferrada.

En este campamento me lo pasé genial. En todos los lugares que estuve me lo pasé muy bien, como las dos caminatas por las montañas, y la zambullida en el río Meruelo. Es mi segundo año y hemos cambiado de Albergue. Este es más grande y con más pisos. La comida es genial porque aquí no puedes decir que algo no te gusta. Los talleres algunos son un poco aburridos pero con los monitores: Lara, Laura y Alfonso, nunca te aburres. Lara es monitora de juegos, Laura de música y Alfonso el de los talleres. Nunca podrás decir que no tienes amigos en este campamento. Ni dejar de probar la comida de Primi, Nieves, Alicia y Lourdes, ni dejar de hacer talleres, ni dejar una caminata. Este campamento es de todo menos ¡¡ABURRIDO!!
Campamentos A de A un lugar mágico es un tesoro más valioso que el oro.

Manuel González Dávila, 11 años. Valladolid.

Este es mi primer año en este campamento y he visto que es muy especial y te haces amigo de todos. Y digo especial, porque a las 12 de la noche estamos ya dormidos. Las actividades son estupendas y los talleres no se pueden valorar porque son tan buenos… Está el taller de los abrazos, que me ha encantado porque el monitor pega una palmada y te abrazas con alguien. Esta el taller del perdón; el que pide perdón pone las manos encima de el que quiere perdonar y luego el otro tiene que decir lo acepto y luego se dan un abrazo. También hacemos tiro con arco que es “super” divertido y no es nada difícil. Y la comida es buenísima y los postres… Total es un campamento mágico y muy muy… ¡¡DIVERTIDO Y MARAVILLOSO!!

Ricardo Javier Cardona Jiménez, 11 años. Madrid.

Me enteré del campamento por mi madre y me animé a entrar. Este es mi segundo año aquí y creo que durante el período del campamento se integra mucho con las personas y mediante la meditación se conecta con los monitores. El campamento es mágico. Es divertido y conoces a muchas personas. Espero que el año que viene se anime más gente.

Alejandro Fernández González, 9 años. Madrid.

Es la tercera vez que vengo y me lo he pasado genial porque hemos estrenado un sitio nuevo y antes no meditaba bien y este año me han ayudado y ya puedo meditar. Ahora soy más positivo y más creativo. Las actividades me han encantado. Y he hecho amigos geniales que me ayudan mucho y te apoyan. Parece un campamento mágico, y hacemos para perdonarnos o darnos las gracias. Hacemos talleres y siempre acabamos genial. Y todos los años al final hacemos una fiesta a la que pueden venir los padres acabamos el campamento muy bien.

Iñaki Pérez Garrido, 13 años. Bilbao.

Es la primera vez que vengo a este campamento. Me ha gustado porque me he divertido y he encontrado muchos amigos en este albergue. Hemos caminado mucho por el monte. Aquí cocinan muy bien. Hemos hecho muchos talleres. Mis favoritos han sido: tiro con arco, reflexoterapia y Feng Shui. Hemos hecho el taller del perdón y me ha gustado de corazón y os recomiendo que vengáis.

Juan Manuel Torres Troncoso, 17 años. Ponferrada.

Me he encantado descubrir que hay campamentos de este tipo ya que no solo buscan la diversión sino que buscan ensalzar los del amor, la unidad, el respeto y la igualdad entre muchos otros.
Se encuentra en un pueblo precioso con unas vistas y unos bosques increíbles en los que hemos realizado unas caminatas inolvidables que acabaron en un chapuzón en un precioso río. Los talleres que realizan son muy buenos: tiro con arco, expresión de sentimientos a través de la música, el niño interior (en mi opinión el mejor), etc.
La comida es muy buena gracias a los cocineros que son muy buenos y cuentan con unos monitores increíbles y muy enrollados.
Claramente el próximo año querré repetir ya que me he quedado con ganas de más.

Daniel Pinilla Fernández, 9 años. Ávila (Santa Cruz de Pinares).

No me ha gustado nada meditar es una idiotez. No me han gustado nada los mantras es una idiotez.
Me ha gustado la comida. Pero lo que más me ha gustado es el tiro con arco. Pero en las excursiones me lo he pasado muy bien.

AURORA Ruiz Martín, Segovia.

Esta es la tercera vez que vengo y cada vez me gusta más. Estoy segura que el año que viene volveré a venir.
De aquí me llevo un montón de cosas, como grandes amigos a los que les quiero mucho y les echaré de menos, pero espero verlos en el siguiente campamento.
Los talleres que hay son muy buenos, como el del mago, el de los abrazos… Y los monitores en este campamento terminan siendo como hermanos mayores.
La única pega de este campamento es que dura muy poco.

Raquel Morales. Guadalajara. 17 años.

Para mi este campamento ha sido muy especial. He visto y sentido cosas que no había visto ni sentido jamás, cosas maravillosas. También he aprendido muchísimo, me he reído, he llorado, me he emocionado…

Y sobre todo he abrazado y he amado, no solo a otras personas, sino también a mi misma y a la naturaleza.

No es como otros campamentos, no tiene nada que ver.

Me llevo experiencias, sentimientos y, sobre todo, amigos de verdad.

Ana Pumares. 14 años. A Coruña.

Hola, me llamo Ana y este es mi segundo año en este campamento.

Simplemente, en encanta, por eso vendré todo los años que pueda, ya que es diferente de otros y muy especial.
Los monitores son geniales, te lo pasas superbién con ellos; y ellos son: Lara, Primi… Si tenéis suerte os encontraréis con Alfonso, con Quique, con Marisa…, y, por supuesto están las cocineras con sus platos y comidas… Entonces, más tarde, aparece Chema, el alma del grupo, que tiene que decir 7 u 8 nombres antes de dar con el tuyo, jajaja.

Podría estar extendiéndome mucho más, pero ahora el campa ha acabado, y quiero irme a llorar un buen rato con tod@s los amig@s que he hecho aquí. Ana.

Camino A. Bairnes García.

Estos campamentos son distintos a los demás. Aquí te sientes bien y tienes ayuda para lo que necesites. Se lo recomiendo a todo el mundo
Se enseñan cosas muy importantes que no se aprenden en otros campamentos o en el colegio.

Salvia del Bas Martín. 12 años. Caballar (Segovia)

Este campamento me ha enseñado muchas cosas y me han ocurrido muchas cosas mágicas, sobre todo en Peña Blanca y en Igualta, las cascadas y son preciosas; notas una presencia de un duende o un hada.

Alvaro Caballero. 11 años.

Me ha gustado mucho el campamento. Fue mi segundo año y fue tan genial como el primero. Se hacen unos talleres geniales, como el de los abrazos y el del perdón. Este campamento enseña a quererse, es genial. Y también hacíamos excursiones muy guays, tipo las de la piscina y la cascada, es genial.
También enseñan a meditar.

ALEJANDRO M. R

Hola me llamo Álex, tengo 11 años… Me lo he pasado bien y he conocido gente nueva. Les quiero mucho a todos. Me llevo tristeza pero dejo muchísima alegría y felicidad, quien venga le va ha encantar, y yo repito el año que viene. Adiós.

100

Miguel Ángel, 8 años. Ponferrada

Hola, soy Miguel Ángel. Tengo 8 años y es mi segundo año. Me ha gustado mucho y he aprendido muchas cosas.

Samuel Cancho Gil, Segovia.

Yo me lo he pasado bien. Hemos hecho juegos, actividades y más. Yo recomendaría estos campas a todo el mundo… Y el último sábado hay FIESTA. Puedes hacer lo que quieras y otra opinión. ¡Nunca había visto un morreo aquí! Hala, me despido como sé yo. Hasta luego, Lucas. Oye, un abrazo.

Julia

Yo no vine con mucha ilusión, pero salgo muy sorprendida, porque fue mucho mejor de lo que esperaba. He encontrado aquí la solución a todo lo que me preocupaba y me he sentido como en una familia. He descubierto muchas verdades y me han ayudado tanto que no encuentro palabras para expresar mi agradecimiento.

Creo que todos los chic@s deberían venir. Me ha encantado el taller del abrazo y el del perdón y las gracias, porque no estoy acostumbrada a que las personas expresen sus sentimientos tan abiertamente y es algo que me agrada y que une mucho al grupo. Ha sido GENIAL. Julia.

P.D.: Me llevo unos recueros maravillosos.

Natalia Martín Yagüe

Yo me lo he pasado muy bien y no voy a encontrar otro campamento como este.

Víctor Vargas Morales

Este campamento me ha enseñado muchas cosas y he hecho grandes amigos 😀

Antonio Ponce Fernández. El álamo, Madrid. 16 años.

Este es mi cuarto campamento. Este año he vivido experiencias nuevas y tengo claro que vendré el año que viene.

David González González. 11 años. Ponferrada.

En este campamento he sentido todas las sensaciones buenas que hay en el mundo.

Julia Jiménez Romo

El campamento me ha parecido genial. Hemos hecho muchas cosas que me han gustado mucho y al próximo año espero venir y que sea igual de bonito y tan maravilloso. Unos monitores supermajos y muy guapos. Me han caído muy bien.

También quiero darles las gracias a Quique, Alfonso, Lara, Primi, Marisa, Nieves y Alicia ¡Os quiero! ¡¡¡Sois geniales! Espero que sí voy a volver al próximo año. Ser muy felices y que os quiero muchooo!!! Mucha suerte a todos.

Esther López Abella (monitora en prácticas)

Lo que me llevo de este “campamento” (lo pongo entre comillas porque para mí es más bien una convivencia muy intensa) no se puede expresar con palabras. Lo que en principio iban a ser unas prácticas obligatorias, se ha convertido en una experiencias muy importante en mi vida, no solo a nivel profesional, sino que también a nivel personal me ha marcado muchísimo.
Me llevo de aquí mucho amor, muchas ganas de seguir creciendo, de seguir aprendiendo, muchas ganas de seguir compartiendo con los y las demás, muchas risas, muchos abrazos y comprensión, mucha conexión. Cualquier frase, palabra… se queda corta para decir todo lo que he sentido durante estos días, sólo hay una palabra que resuena dentro de mi ser, y es ¡GRACIAS!

Lucía Ramacciotti Correa.

Me ha gustado mucho este campamento porque las actividades han sido divertidas como la meditación, la Ghinkana, los juegos, tiro con arco, etc. Este año ha sido el mejor y lo mejor de todo ha sido la fiesta porque hemos cantado, hemos bailado el waca-waca y un niño ha hecho un grafiti.

Berta Reino

En este tercer campamento Artede Amarte me lo he pasado muy bien. Han mejorado algunas cosas, pero siempre te encuentras a algún amigo del año pasado. Yo me lo he pasado muy bien y he hecho muchos amigos. Aconsejo este campamento a cualquier persona que tenga algún problema o que no lo tenga.
Los monitores que vienen siempre han sido muy majos y siempre lo serán . Me alegro de haber ido este año.

Rosa María García Mira.

Este campamento es genial, me encantaron las excursiones, los juegos, la gente, pero sobre todo, ¡la comida! Estaba riquísima. Aquí la gente te ayuda y, a veces, te hace algunas bromillas, pero no son pesadas. Cada año se mejora en tiro con arco, y nos bañamos en un río. Casi todas las noches vamos a la plaza del pueblo y nos compramos algo, es muy divertido. Los talleres son geniales, y me encanta el juego de los lobos. Tenemos tiempo libre al medio día, eso es “guahi”. Pero te despiertan a las 8…

Andreita González

Es algo tan bonito, que cuesta expresarlo por aquí. Para mi, es una de las mejores cosas que puedes hacer. Te ayuda a superar lo que quieras, o mejor dicho te enseña a ayudarte a ti mismo.

Toda la gente empieza pensando… “Pff, vaya tontería”, pero esto no es lo que parece.
Gracias “monitores” (porque son para mi algo más que eso), poer enseñarme tanto, y por tantas risas, GRACIAS. Os adoro.

Gracias amis compañeros, a mi familia, a una parte esencial de mi vida. ¡Os quiero!

Gracias a las cocineras “por esa comida tan rica”, jajajaja!

Gracias a Chema, a una de las personas que más me ha ayudado. Te quiero.
Gracias a mi familia! Os quiero.

Angel Jesús núñez

Me ha gustado mucho el campamento para ser el primer al que vengo. He hecho muchas amistades. Me han gustado mucho las actividades y ojalá venga el próximo año.

Y los monitores son muy buena personas. Me lo he pasado muy bien con ellos.

José Antonio García

Este campamento es muy especial. Ha hecho que me lo pase muy bien. Me ha dado muy buenos amigos y amigas y hemos ido a muchos lugares. Todo me ha gustado.

Carla Ramacciotti Correa.

Hola, soy Carla y este es mi 4º campamento. Me guta mucho porque tiene actividades que ayudan mucho a los demás. Hay talleres de abrazos y el que más me gusta es el taller de despedida y el de tiro con arco. Y los monitores caen muy bien.

Laura Nogueira Gómez (monitora y tallerista voluntaria)

“El tiempo que vale lo marca el latido de mi corazón”. Diego Torres.

María Tirado

Me lo he pasado super bien.
Pero lo peor es irse.
Esta es la segunda vez que vengo. Hemos hecho muchas cosas nuevas. He hecho muchas amistades, bueno. Yo y todos, muchos talleres superdivertidos. Los monitores son fantásticos. Creo que el año que vine ponen más días.
Os aconsejo este campamento a todos. ArtedeAmarte es el mejor campamento al que he ido yo.
Pienso venir.

Uxue López. Dieciséis años.

Este es mi segundo año en este campamento. El año pasado me lo pasé genial y en este no tengo palabras para expresarlo. He hecho muchísimos amigos, han sido momentos únicos e inolvidables, los monitores son de los mejor y al principio somos como desconocidos, pero al cabo de unos días te sientes como en una familia.
Hay muchos campamentos donde vivimos pero ArtedeAmarte es ago más que un campamento y según sales ya quieres volver.

Andre Gumbau

Bueno yo me he reído mucho con todos los xicos y xicas del campamento y me han hecho cambiar de ideas y de pensamientos.

También lo que me ha gustado es que te saben escuchar. Solo doy las gracias a todos y a todas.

Muchas gracias.

Samuel Jesús Romao Espina

Para mí el campamento ha sido divertido, emocionante, interesante… He aprendido a meditar y me despedí de Chito (un hámster fuera de lo común; no es que fuera malo ni nada por el estilo, sino que era mimoso, amable, tranquilo, un buen padre y se dejaba hacer Reiki, murió ahogado). Me lo pasé muy bien y me gustaron todos los talleres que hicimos. Fue emocionante.

Anónimo

Solo
lo puedo
decir
de
una
manera
INIMAGINABLE!!

Iker Casteres Larrenga

Para mí el campamento ha sido super guay. Las actividades, los juegos y encima todos y todas eran supermajos.

Ángela López Rodriguez

A mí el campamento me ha parecido un lugar mágico por la gente que hay (los monitores, los niños, las cocineras…) Para mí son muy importantes las actividades que se han hecho y las noches han sido lo que más me ha gustado porque hemos estado todos juntos haciendo lo que queríamos (bueno, dentro de lo que cabe) y en concreto que me ha gustado mucho.

Alba. El Padul. Granada.

Hola a todos, me llamo Alba, tengo 16 años y soy de Granda. Yo fui obligada a este campamento. Al principio todo me parecía mal, pero poco a poco fui abriendo mi corazón y gracias a eso me he cambiado y he disfrutado mucho allí. Sinceramente os recomiendo este campamento, no es nada de lo que os imaginais, sino que es mil veces mejor. Si lo probais, seguramente querréis repetir al año siguiente.

Andrea González García

Bueno, me ha encantado este campamento, ya que es muy diferente de los demás. Los monitores son excelentes y el director también. Yo no vine obligado, sino que vine especialemnte para pasármelo bien y también para superar algunos miedos (no creo que haga falta entrar en detalles). Lo que sí quiero es que Chema ponga más días de campamento. Me ha parecido demasiado bonito, lleno de sorpresas y de nuevas expereincias. Lo que más me gustó fue el taller de la paz y del perdon y también los chacras.
Bueno lo que tengo muy claro es que quiero repetir el campamento. Un saludo. Andrea.

Uxue López Madrid. Bilbao. 15 años.

El campamento está muy bien. Hacer muchas amistades, cuando vas, estás distante, pero a lo largo del campamento estás y te sientes como en una familia. Todos nos apoyamos mutuamente. Las actividades son la gran mayoría de las veces, divetidas y siempre se aprende algo. Os recomiendo el campamento.

Carla Ramaccioti. Sevilla.

Que haya más juegos y menos tiempo libre cuando empecemos a ensayar los bailes…
Que el último día haya más tiempo de fiesta.

Samuel. Segovia.

Yo me lo he pasado genial. He hecho nuevos amigos/as. He aprendido muchas cosas y demás. El próximo campamento yo voy a venir seguro.

Guille. Madrid.

Me ha gustado este campamento por la actuación de ayer y por ese juego de ositos de chocolate. Y me gusta el juego del mapa.

Esther Jiménez

Es el primer campametno al que he ido en el que la gente que va se convierte verdaderamente en una familia.
Te puede enseñar muchísimo, a valorar cosas que quizá antes de estar ni mirabas. También te muestra nuevas formas de divertirse, pero especialmente te enseña a amar un poco más la vida.

Iker Casteres Olarreaga

Yo al principio tenía vergüenza para hacer amigos y amigas, pero en 70 minutos me conocieron casit todos los niños y niñas. Eran Miguel, Samuel, Darío, Ramón y los mellizos y chicas Alba, Marina, Eva María, Andrea, Carla, Uxue, Lucía G., Lucía R. María y Rosa.

Anónimo

Es un sitio donde los problemas son oportunidades para cambiar tus pensamientos negativos y que veas la vida de una forma más positiva. Recomiendo el campamento.

Rosa María. Huelva

Pienso que este campamento es el cielo comparado con la excursión aamontaña (Sierra Nevada). Aquí o por las buenas o por las malas te ayudan en todo momento cuando estás malo y cuando no. Hay muchas excursiones y sorpresas que descubrir. ¡Con un poco de suerte duermes en la litera de arriba!

Anónimo

Ha sido un campamento muy bonito y chulo. Yo se lo recomendaría a todos los que conozco. Aunque no haya animales ques por lo que más ganas tenía, pero lo he pasado también como si hubiesen estado los animales.
Ha sido el mejor campamento. Me ha encantado.

Ramón Tirado. Huelva.

Siendo mi primer campamento me ha encantado. Aquí todo el mundo se trata como una famnilia y tiene gran cantidad de talleres. El defecto de este campamento es que dure tan poco…

Lucía Garcia Pardo. Cuenca. Mi segundo campamento ArtedeAmarte.

Yo este año repito y digo que cada año me sorprende que las actividades me gustan más. Tengo 10 años y soy de Cuenca. Me encatan las actividades y el sitio. También los campamentos de cada año.

Ana Pumares.

Hola a los padres o futuros niñ@s que piensan que este campamento podría ser el apropiado (y estáis en lo cierto).
En este campamento conoceréis cosas en las que nunca habéis pensado y resolveréis vuestros problemas interiores.
Aquí, la gente que conoceríes será vuestra familia durante toda la semana, ¡parecerá que durante los 3 primeros días ya os conozcáis de toda la vida!
En general es precioso… ¡y con José María os lo pasaréis genial! 🙂

Mario Fernández.

Es muy chulo me enseñaron de todo, al principio me ayudaron a sentirme bien porque no conocía a nadie pero me ayudaron. Hicimos: tiro con arco, excursiones, etc. Es el mejor campamento que he ido. Los monitores son muy majos y me enseñaron muchas cosas: siempre alegran el día.

Yone

Este campamento ha sido apasionante, un lugar lleno de amor y tranquilidad, me lo he pasado genial, hemos ido a muchos sitios y hemos hecho muchas cosas entretenidas, creo que me gustaría quedarme siempre. Nunca me había sentido tan relajada. En este campamento he logrado encontrarme a mí misma, he logrado evolucionar y avanzar en mi camino. La gente tiene un gran corazón y esperanza.
Simpre estaréis en mi memoria.

Alvaro

Sí, quiero. Sí me ha gustado.

Alejandro

Ha estado fenomenal. Me lo he pasado genial. He hecho muchos amigos y el mejor monitor ha sido Primi. Solo que a veces me he peleado, pero ya da igual.

Miguel Ángel Martínez

Estupendo

Jorge Hidalgo Vinuesa

Es muy divertido y se aprende a amar. Yo en este campamento lo he pasado muy bien y he pasado mucho el tiempo.

Berta Reino. Mi segundo campamento.

Este campamento me ha gustado mucho. Este es mi segundo campamento “ArtedeAmarte”. Cada año conozco a gente nueva. Te enseña a ver lo visible y lo invisible. Cada año te enseñan cosas nuevas, como enteneder a los árboles, asociarnos con gente que es diferente… Yo recomendaría este campamento a todo el que tenga cosas que contar.

Jon Alcíbar Méndez

Este es mi primer campamento en artedeamarte y es distinto de lo que parece. A mí me han gustado mucho los talleres y los monitores son muy majos. Os recomiendo que lo probeis. Os llevaríes una sorpresa.

Aitana García

Al principio, desde mi casa no me apetecía nada ir. Era mi primera vez en ese campamento, nada más llegar dije que iba a ser muy cutre, pero no todos eran super cariñosos y amables. Conocía mucha gente y muy diferentes. Una era de Galicia, Sevilla, León, Valencia… La comida es muy buena mmmmm! Hacemos muchos talleres y… ¡Aprendimos telepatía! He aprendido que una pesona de 16 años puede aprender de una de 7 y es precioso. no te pueden obligar a hacer lo que no queremos y los monitores son muy majos.

Amanda Herrero González. Mi 2º campamento ArtedeAmarte

Este es mi 2º campamento ArtedeAmarte. Y como ya dije el año pasado, este campamento es increible. Hay demasiadas cosas de las que te cuesta desprenderte. La primera de todas es la amistad, los compañeros y los moniotres hemos tejido un vínculo muy sólido.
Los talleres son fantásticos y ayudan un montón.
He salido de este campamento con cosas nuevas y me he desprendido de cosas viejas.

Clara

Me ha parecido genial, mis padres me dijeron que era distinto a los demás y entonces pensé… ¿por qué no lo voy a probar?
Y ahora que se ha acabado quiero volver a repetirlo porque me ha enseñado mucho aquí he hecho cosas muy distintas y con amigos que son los mejores que he conocido.

Los monitores son muy graciosos, pero ¿merece la pena venir? Porque os aseguro que os encataría.

Iñigo Andrés Rocha

Muy bueno.

Victor Vargas

Este campamento me ha enseñado muchas cosas… que la muerte es buena, etc. He hecho amistad y me ha gustado mucho.
La comida es también muy buena y los monitores más.
El paisaje también me gusta. Es perfecto. Es perfecto. Os kiero artedeamar.

Juan Reino. Mi segundo campamento ArtedeAmarte.

Ha sido otra experiencia fabulosa con gente maravillosa. Es imprescindible ver la vida de manera optimista y aprender a respetar a los demás amándote a ti mismo.

Anónimo

Las actividades del campamento son divertidas e interesantes. Es el mejor campamento en el que he estado. El lugar es muy bonito y podemos observar el paisaje en las caminatas. Aquí se hacen muchos amigos y cuando llegas no te quieres ir de aquí.
Merece la pena el cansancio o esfuerzo para ver lo que hemos visto.

Anónimo

Me ha gustado mucho. No pensaba que iba a hacer tantos/as amigos. Y que me lo iba a pasar tan bien. Al principio no me quería ir. Es el mejor campamento en el que he estado.
En ningún campamento me han dado tanto amor ni gran amistad, en este campamento me ha ayudado muchísmo a seguir con mi vida y a ayudar y dar amistad a los que me rodean. Gracias. Cristina.

Marta Guijarro Morales

Este campamento es muy interesante porque se aprenden muhcas cosas, conocéis a gente que te gustaría que siempre estuviera a tu lado. Todas las penas que tengo dentro se me van y me alegro y yo no me pongo triste como otras veces ya que todo lo que me pasó es pasado y lo que me importa es que puede vivir mi vida y conocer más gente como la que he conocido esta semana, aunque es imposible que sean igual. Cada persona es diferene.
Esta semana he aprendido a poder relacionarme con otras personas y a personar o a que tu pidas persón.
Esta semana me podido relajar, reido y aprender cosas que no sabía.
La gente puede dar oportunidades y quererse. Aunque una o varias te hallan fallado hay que aprender a perdonarlas.
Todas las personas que he conocido en esta semana me han enseñado a ser más alegre y me han dado muchas oportunidades.
Las quiero a las chicas, a los chicos y a los moniotres.
Chema: Me ha enseñado a que tengo que estar contenta y sonreir. Le doy las gracias por ayudarme. Lo quiero mucho.
Alfonso: Me ha enseñado a que cuando las personas están hablando tengo que esperar el turno de hablar y que los mayores pueden enseñar a los pequeños y los pequeños nos pueden enseñar a los mayores a tener paciencia. Le pido gracias por ayudarme. Gracias.
Primi: Me ha enseñado a que tengo que estar contenta y de que me ayuda en todo lo que puedo, muchísimas gracias. Primi.
Sara: Me ha enseñado a poder despertarme cuando tengo que despertarme y a que hay gente que quiere lo mejor para todos. Te quiero Sara.


Olatz:

Me ha ayudado mucho. Te quiero.


Yone:

gracias por ayudarme.

50

Amanda: gracias por todo.
Espero que el año que viene pueda venir y estar con algunos de este año. Ha sido el mejor campamento de toda mi vida.

Hola! Queridos lectores, me llamo Aitana

Araceli Ruiz del Valle. Nueve años. Alcorcón. Madrid.

Este campamento me ha gustado mucho. Es el primer campamento… por la comida, las actividades y cómo se duerme aquí porque he conocido a muchas personas y a la cocinera. He conocido muchos lugares.

Natalia Ruiz del Valle. Siete años. Alcorcón. Madrid.

Me ha encantado el campamento, pero lo que no ha gustado ha sido cuando he dormido.

Irene López Núñez. Doce años. Fuenlabrada. Madrid.

Este campamento me ha gustado mucho a parte de la comida y de las actividades, porque he conocido a gente muy divertida que, aunque no sean de mi edad, me lo paso igual de bien que con gente que sea de mi edad. Las actividades son muy chulas y la comida… hay algunas buenas y otras malas, pero la mayoría es buena. La relación con los monitores es muy buena ya que no somos muchos. Pero lo mejor del campamento son las amistades que se hacen.

Aitzol. Siete años. Hernani. Guipúzcoa.

Me ha parecido bien. Me han gustado muchas cosas, la cascada, el tiro con arco y recoger cerezas.

Tony. Quince años. Madrid. El Álamo. Mi 3er. campamento

Este campamento me ha parecido muy divertido es mi tercer año viniendo. He tenido sus momentos: buenos, malos… me he divertido más que el año pasado y el año que viene vendré.

Iker Mendíbil. Catorce años. Hernani. Guipúzcoa. Euskadi.

Me lo he pasado mejor de lo que pensaba. Ha sido divertido.

Paula Sanchís Verdú. Catorce años. Elda. Alicante.

Para mi este campamento no es como los demás ya que aprendes cosas nuevas y algunas de éstas muy importantes en la vida y se te quedan grabadas.
Es la segunda vez que vuelvo y he coincidido con gente del año pasado, pero también ha venido mucha gente nueva encantadora.
Las actividades que se hacen no se parecen en nada las de otros campamentos, por ejemplo aquí meditamos, hacemos talleres de positividad, etc. Pero es genial. La gente que lleva el campamento es encantadora y con los monitores te lo pasas muy bien.
Este campamento lo recomendaría a todo el mundo, te ayuda mucho.

Enrique Belda Sanchís. Once años. Xátiva. Valencia.

Ha sido un campamento espléndido. Me ha encantado. Se lo recomendaría a mis amigos y a mis primos. Quiero que se hagan más días, más juegos, mejores comidas…
Los monitores han sido un encanto.
Apuntaros todos los que podais.

Andrea López Núñez. Catorce años. Fuenlabrada. Madrid.

La comida estaba muy rica y los monitores son muy majos.

Sandra Martín Armendariz. Ocho años. La Lastrilla. Segovia.

Me ha gustado el campamento por los juegos, las salidas, los monitores, también donde hemos dormido y compañeros.

Carla. Nueve años. Madrid. Calle Manipa, 48-3ºB.

Ha sido muy bonito y todo estaba muy bien.

Alejandro Migallón Ruiz del Valle. Once años. El Álamo. Madrid.

¡Un buen campamento repito!

Marta Durá Albert. Catorce años. Alicante.

Mi opinión es que este campamento nos ha hecho aprender cosas nuevas y por lo menos algunas de esas cosas se nos han quedado grabadas. También nos han enseñado a pensar las cosas en positivo.

Ángel Ruiz del Valle, Catorce años. Alcorcón. Madrid.

El campamento es divertido y a la vez interesante.
Al principio creía que iba a ser un rollo, pero al final me integré con el grupo y he hecho muchos amigos.
Recomiendo el campamento, aunque parezca al principio aburrido o una tontería.

Victoria Belda Sanchís. Dieciseis años. Xátiva. Madrid. Mi 2º. campamento

Bueno aquí va la opinión de una repetidora de los campamentos arte de amarte.

Como he dicho antes este es el segundo año que vengo a los campamentos y la verdad que este año me lo he pasado mucho mejor que el año pasado.

Lo bueno de estos campametos es que conoces a mucha gente y te sientes como en una familia ya que todos somos un grupo.
Si vienes no te sentirás apartado; conocerás mucha gente, harás muchos talleres, yo os recomiendo venir a los campamentos ya que no se hace como un campamento normal, sinoque son talleres poco comunes y muy originales.

Bueno estoy casi segura de que al año qeu viene repetiré. Muchos besos.

Tony. Catorce años. Madrid. El Álamo. Mi 2º campamento

Me ha parecido una pasada, relajante y bastante divertido. Haces deporte. La comida es fabulosa y la gente es muy maja. Conoces mucha gente y los monitores son majísimos. Te enseñan a aprender varias cosas. Eso sí, tienes muchos msn. José María es muy majo.

Darío. Trece años. Cuenca. Mi 2º Campamento ArtedeAmarte.

Me llamo Darío y es el 2º campamento al que vengo y cada año hacemos cosas nuevas y experimentamos nuevos talleres y nuevas amistades. Al principio, cuando oyes hablar de todo esto dices: eso es una mierda, pero te das cuenta de que las cosas no son lo que parecen…
Los talleres son alucinantes y aprendes de todo. Cada año hay nuevos talleres y cada año aprendes cosas nuevas.
Algunos de los talleres más interesantes fueron el de los indios Arhuacos, el de comunicación con los animales y el de meditación…

Arkaitz. Catorce años. Sabiñánigo-Huesca.

Hola, tengo catorce años y me llamo Arkaitz. Me lo he pasado muy bien. En este campamento he disfrutado cosas en mí que no conocía, he disfrutado mucho con las actividades, juegos, etc. y el año siguiente pienso volver porque ha sido inolvidable. También hemos conocido a unos grandes monitores y un director especial, muy amables y buenísimas personas, me sentía como con mi familia y he sentido un gran amor hacia mí y he intentado que fuera viceversa.

Victoria. Quince años. Xátiva. Valencia.

Yo venía aquí obligada, por así decirlo, me convenció mi prima. Así que por fin vine. El primer día, criticando a los demás xavales. No venía con la intención de hacer amigos, hasta que me abrí y me deje conocer y que los otros me conocieran y claro me hice amiga de todos y en especial de tres xavales. Los talleres son lo mejor y aquí en el campamento te lo pasas genial. Y las vistas son estupendas.

Paula. Trece años. Alicante.

Este campamento ha sido muy positivo para mí, porque aprendes cosas nuevas y muy bonitas. Vienen niños y niñas de toda España por lo que haces muy buenos amigos. Los talleres son muy diferentes a los que puedes haceren otros campamentos, te aportan muchas cosas y son gratificiantes. Las actividades son muy divertidas, por ejemplo jugamos con un paracaídas. Aprendemos a convivir, por eso estamos todos los niños de todas las edades juntos. Los monitores son muy simpáticos y te cuidan mucho. Espero volver el año que viene y pasármelo genial…

Pedro. Trece años. Sabiñánigo, Huesca.

Es un campamento bien situado lejos de la ciudad y de los ruidos. Se está muy bien y… no tengo palabras para describirlo.
Pero, realmente, este campamento cambia a la gente, yo mismo he cambiado desde que vine.

Blanca de la Torre. Diez años. Sabiñánigo, Huesca.

Creo que es un campamento precioso y que aprendes mucho de él: a relajarte, ser educado/a y a ser más buena persona. Y, aunque es el primer campamento que voy en toda mi vida, creo que es el mejor del mundo para mí.
Aprendes a comunicarte un montón con la naturaleza. ¡¡¡Y eso a mí me encanta!!!
He hecho muchos amigos y amigas. Creo que al siguiente año volveré. Y al siguiente año, y al siguiente…

Naia, Once años. Burgos.

Hola, soy Naia tengo 11 años y os voy a contar mi experiencia en estos campamentos:
Quizá el primer día o antes de venir pienses que va a ser un rollazo, como pensé yo. Pero no, no dejes la oportunidad de dejar de venir a estos campamentos pues aprenderás a amarte tal y como eres. La gente te apreciará y sacará tus mejores cualidades y si por casualidad te peleas, ienes el Taller de la Paz.
También si crees que meditar será un rollo te equivocas: meditar relaja, te da felicidad; también harás talleres como: jugar con el paracaídas, hacer malabares… Despues habrá excursiones largas pero divertidas: harás talleres como: abrazar a los árboles milenarios, superar los miedos… ¡Y al final del campamentos habrá una gran fiesta donde podrás mostrar lo que sabes hacer. Aunque también habrá un taller con Esperanza, la veterinaria y este año hemos tenido la suerte de tener con los Indígeneas Arhucacos.
Si eres difícil con la comida también lo tendrás fácil pues Ana es una buenísima cocinera. De Chema qué te voy a decir, es muy majo, aunque cuando se enfada ¡Uy, uy, uy! se enfada bien.
Y los monitores te aseguro que son majos, tú cógeles cariño y confianza y será pan comido.
Ahora te diré lo que he aprendido:
He aprendido a amarme como soy.
A ser la fuente mi felicidad.
A verme bajo una nueva luz.
Y los campañeros te respeterán y harán aflorar tus mejores cualidades.
Un consejo: Sé tu misma y que no te importe lo que piensen los demás. Acabarás siendo como una gran familia. Adelante.

Carmen. Ocho años, Burgos.

Soy una niña de Burgos, tengo 8 años. Me llamo Carmen y tengo una hermana que se llama Naia.
En el campamento me lo he pasado genial. La caminata de 12 kilómetros… A mí no me gustaba la leche ni la carne y me he ido del campamento tomando leche y carne por mi voluntad.

He tomado leche porque he pensado que lo podía hacer y lo he conseguido.
¡Qué bien! Bueno, como decía me ha encantado el campamento. ¡Ah, se me olvidaba, me ha encantado el taller de Esperanza. Hemos aprendido a respetar a los animales, hablar con los animales y hace telepatía.
¡Ha sido precioso!

Arnau. Once años, Barcheta, Valencia.

A mí el campamento me ha parecido un sitio fenomenal en medio de unas montañas muy bonitas. Al principio me pensaba que me lo iba a pasar mal pero con el paso del tiempo vi que esto me ayudaría a comprender las cosas de los demás y las cosas que nos rodea…

Irati. Once años. Sabiñánigo, Huesca.

Os invitamos a un campamento de relajación, amor, meditación… Pueden venir entre 7 y 17 años.
También trabajamos con la naturaleza, animales y nosotros mismos… y es una sensación muy bonita, un sentimiento precioso. Rápidamente el primer día o el segundo te haces muchos amigo.

Clara. Nueve años. Valencia.

Me llamo Clara, tengo 9 años y vengo de Valencia. Os interesamos que engáis todos los niños del mundo a este campamento de Espinoso de Compludo que os divertiréis mucho haciendo juegos con David y Sandra que son los monitores del campamento que a mí me han gustado mucho.

Enrique. Diez años. Valencia.

El campamento ha sido el mejor campamento que he tenido siempre. Hemos jugado, nos hemos concentrado y hemos hablado con animales. Ha sido impresionante.

Lucía. Nueve años. Cuenca.

Me ha gustado muchísimo estar en el campmaneto ARTE DE AMARTE. Soy una niña de Cuenca (España) que ha vivido experiencias y aventura únicas en la vida, me ha encantado estar en este campamento. Por cierto, me llamo Lucía y tengo 9 años. Aquí se puede aprender a respetar a los animales y a hacer meditación, también se puede aprender a colaborar y jugar con los demás. Además de respetar a los animales también puedes aprender a comunicarte con ellos, preguntarle cosas y que ellos te contesten.

Anónimo.

Este campamento es muy bonito, siempre estamos haciendo talleres muydivertidos. Hacemos muchas actividades, andamos por el campo, descubres cosas nuevas y el campamento está en un sitio muy bonito, en un pueblo de León, que está entre las montañas que se llama Espinoso de Clompludo. Aquí te sientes muy bien, como si estuvieras en tu casa y los monitores son muy buenos. También se aprende a meditar y también puedes hablar con los animales y hacer telepatía.

mandisp231@yahoo.es

Bueno me lo he pasado fenomenal. He aprendido muchas cosas. Sí.

Anónimo. Mi 2º campamento ArtedeAmarte.

Hemo hecho muchas cosas. Por ejemplo: Hemos hecho caminatas andando, hemos hecho muchos juegos, hemos meditado.

Carla. Once años. Sevilla. Mi segundo campamento en ArtedeAmarte.

Los directores se llaman Chema y Alicia y yo me llamo Carla. ¡Este campamento es especial. Hemos hecho dos caminatas, hemos hecho el taller de abrazos, hemos comunicado con los animales, comunicación con árboles, el taller de pensamiento positivoy el taller de encuadernación.

Alejandro Migallón. Nueve años. Madrid. El Álamo

¡¡Es el campamento más positivo!!

Julia. Trece años. Ávila.

El campamento me ha gustado mucho. Voy a intentar decírselo a quien pueda. Merece mucho la pena. La verdad es que la primera vez me daba un pco de vergüenza, pero está muy bien. Hacemos muchos juegos, actividades, etc… Hacemos muchas excursiones. Yo tenía muchas ganas de ir…
Desayunamos a las 9:30 de la mañana. Cenamos a las 9:30 horas, merendamos a las 6:30 de la tarde.
Yo por mi opinión sí que volvería a repetir el campamento. También vienen personas supermajas. Viene una veterinaria muy maja y cariñosa.

Una Madre

Querido José María:

Ha transcurrido ya una semana desde que regresó “mi hijo” y realmente estoy emocionada con su cambio.
Quiero agradeceros a ti y a todo el equipo del campamento el estupendo trabajo que habéis hecho esta semana con mi hijo…
Creo que allí ha encontrado, ¡por fin! a personas que lo respetan como es y que desean ayudarlo de verdad…
Lo ciero es que es la primera vez que siento que ha interiorizado cosas que siempre le he dicho y no sabía escuchar. Con vosotros ha aprendido a preguntarse “¿qué me quiere decir esto?”, en vez de “¿por qué me ocurre a mí esto?”. Eso sólo transforma su vida en 180º.
Gracias, mil gracias por existir y ayudar a mi hijo…

Un padre

Hola Jose María, quería agradecerte el interés mostrado y felicitarte por el buen trabajo que has realizado con “mi hijo”. Cualquier sugerencia o comentario que creas oportuno, te agradecería me lo hicieses saber ya sea por e-mail o por teléfono, así como si necesitas algo que esté en mis manos…

Una madre

No he podido escribirte hasta ahora porque hemos estado de viaje esta última semana.
Mi hija ha venido muy contenta del campamento…
Me ha estado explicando lo del abrazo a los árboles, el masaje metamórifco, el yoga, el taller de los animales, la encuadernación, su excursión al río, que conectó mucho con uno de los monitores, el abrazo de 5 segundos, su gran amor a la perrita y que quiere un perro, no para de pedírselo a su padre todos los días, y sobre todo, que quiere volver el año que viene. Os damos las gracias desde aquí a todos vosotros.

Aurora. Catorce años. Segovia. Mi 2º campamento.

Yo creo que este campamento te sirve de mucho, por ejemplo para relacionarte mejor con la gente, a aprender quien eres tú mismo, a vivir la vida tal y como es… Y te sirve para poder enseñar a la gente como eres, no como creen que eres.
Los talleres que me han gustado han sido el taller de la muerte, de los miedos, de la pintura, de encuadernación, el de tiro con arco, y muchos más, porque todos te ayudan mucho.

Iris Fañanas Pueyo.

La búsqueda interior
me llevó un día a una puerta.
Múltiples llaves tenía
pero nunca estaba abierta.

Cuando quise dar la vuelta,
vi una luz muy brillante,
la seguí y sin darme cuenta

fui al campamento Arte de Amarte.
Sin importar la condición,
de los que allí acudieron,
dieciseis corazones brillantes sonrieron.

Los monitores nos dieron a conocer,
en sus talleres y juegos,
lo que este mundo significaba para ellos.

Hicimos excursiones
por lugares asombrosos,
parecían simples hasta que cerrabas los ojos:

Más tarde me olvidé de la puerta,
acepté mi situación
y centrada en divertirme,
abrí mi corazón.
Entonces me vi a mi misma
bajo una nueva luz.

El campamento me dio
lo más importante de mi vida,
pues hoy me desperté
y me descubrí a mis misma.

Pablo. Nueve años. Torrelodones. Madrid.

Que me ha gustado, que he comido bien, andado mucho, que me ha encantado los talleres tiro con arco y taller de encuadernación. El que más me ha gustado es el de medio ambiente y me ha ayudado mucho.

Amanda. Trece años. León.

Este campamento ha sido muy especial para mí, porque a parte de estar en el mejor sitio del mundo ha sido diferente a los que yo he ido. Me lo he asado muy bien y he aprendido cosas de las que no había oído hablar.
Hemos visitado muchos sitios diferentes y hemos hecho talleres variados. He conocido a muchas personas que no olvidaré. Yo recomendaría este campamento para conocerte a ti mismo y cambiarte un poco.

Olatz Marique Turatti. Catorce años. Avilés. Asturias.

Pues es un campamento diferente porque es una manera de divertirse diferente y te enseña a no pensar en los malos problemas, conoces a gentefantástica, los problemas se arreglan al momento. Te ayuda a superar muchos problemas y miedos y no hay ningún campamento que se sea así.

María Garzón. Catorce años. Espinoso. León.

Me parece que este campamento es muy especial y que hay mucha gente que lo necesitaba, muchos niños van muy contentos y han descubierto nuevas cosas en su interior que van a necesitar en su vida. A parte se hacen nuevas amistades, todos son muy simpáticos y muy buenos y espero volver a verlos
P.D.: merece la pena venir! =D

Berta. Ocho años. Madrid.

Me han gustado mucho las vistas, el sitio. Muy bonito. Hay muchas cosas que me han gustado: la comida, el sitio y además se hacen muchas cosas, como el tiro con arco… y también hay talleres como el del miedo y mucho más.

Juan Reino. Catorce años. Madrid.

Es una semana de retiro, en un pueblo del Bierzo, donde te enseñan a hacer visible lo invisible (en sentimientos y lazos). También aprendes a meditar, lo que está comprobado es útil para todo lo demás. Al no ser mucha la gente, tienes la posibilidad de hacer amistades mucho mejores que en un campamento de 50 personas.

Nuria. Trece años. Xativa. Valencia.

Este campamento me ha ayudado mucho con la autoestima, con mis miedos, mi vergüenza.
El campamento es muy divertido porque hacemos talleres y te lo pasas muy bien. Yo estoy segura de que al año que viene volveré, porque he hecho muy buenos amigos y amigas.
Todos los monitores te ayudan en todo, si te haces daño siempre están a tu lado.
Todos los talleres son divertidos, unos no tanto como otros.
Espero que si decidís venir os lo paséis bien. Besos.

Victor. Nueve años. Madrid.

Bien, me ha gustado mucho. He estado en Compludo y el camino me ha cansado pero me ha gustado mucho y en la Herrería he entrado y he estadoen la poza de Peña Blanca y he meditado con el agua, la casa de los mineros. Hemos visto wolframio.

Samuel. Diez años. Segovia.

A mí me ha gustado mucho este campamento. Me gustó mucho la cascada, aunque casi me mato porque resbalé. La era también me gustó mucho.
Me gustaría mucho volver. Las personas son bastantes amables, aunque “x” es un poco plasta.

Asier, 12 años. Móstoles (Madrid).

Es un campamento peculiar, en el que se usa la meditación, el habla de tu niño interior, talleres y juegos. Esto es un nivel más. Ahora no son 10 minutos de meditar, sino veinte. Hay lloros de emoción pero también risas, abrazos, caminatas y demás.

Ángel Bilbao, 15 años. Sevilla.

En este campamento, como todos los años, encuentro algo que no se encuentra en ningún otro campamento. Además, este año se han incluido nuevos talleres muy interesantes y sobre todo muy úitles para nuestro día a día. Como cada año, existe un ambiente entre todos los integrantes que es muy difícil de encontrar fuera de aquí. Agradecer a los monitores, al equipo cocina y a todos los alumnos por otro año tan increíble.

Miguel Laplaza, 14 años. Sevilla.

Creo que este ha sido el mejor de los años en los que he estado aquí, bueno, en realidad no lo sé, siempre que vengo pienso lo mismo. Este año en especial he aprendido muchísimas cosas sobre mí y, sobre todo, nuevas formas de ver la vida. Este año he aclarado muchísimas cosas que estaban muy sucias dentro mía, también he tenido la oportunidad de conocer a chicos increibles y fuertes, personas que me han hecho reflexionar y ver que a pesar de sus grandes problemas y situaciones siuen sonriendo y siguen adelante. Me ha gustado la comida y me han encantado los nuevos talleres. ¡Este año ha sido mágico…!

Samuel Cancho, 18 años. Segovia.

Ya ha sido este mi noveno campa y, que más voy a decir, me encantan los talleres, las salidas, el buen rollo que se tiene entre todos es maravilloso. A los que vean esto, solo decir que este campa no es como los demás y seguramente descubrirás cosas nuevas de ti. Gracias.

Adrián Castro, 16 años. Denia, Alicante.

Este campamento es complicado explicarlo con palabras, solo con sentimientos, el grupo que me ha tocado este año es genial, todos y cada uno de ellos son especiales y diferentes.
El lugar donde está es un sitio mágico y las excursiones aún más. La comida está muy bien aunque mejorable.
Este ha sido mi 5º año y no sé cuando me cansaré de venir, sinceramente creo que nunca.
Totalmente recomendable.

“Bill Wilson”, 15 años. Madrid.

Ha sido un placer poder volver este año al campamento, y más siendo el nivel dos.
Este año he aprendido muchas cosas nuevas que me van a ayudar mucho en mi vida.
Espero que el año que viene sea mejor o igual.

Álvaro Rubio G., 14 años Hervás (Cáceres)

Muy divertido, bueno para sanar heridas psicológicas, al niño interior y traumas.

Noel Ramírez, 18 años. Madrid.

Sinceramente este segundo nivel de Arte de Amarte me ha parecido una experiencia maravillosa, la cual me ha ayudado a liberar y sanar problemas que estaba ocultos en mi interior
He aprendido varios estilos de meditación, y maneras nuevas con las cuales conectar con la naturaleza.
He sanado muchas cosas en claro sobre el “ego”, “el niño interior” y “el Ho’oponopono”.
Este campamento, saca de nosotros lo mejor que tenemos. Sacamos todo nuestro amor. Gracias.

Nacho Pérez, 19 años. Oviedo.

Como cada año una experiencia increible, llena de nuevas situaciones en las que sacamos lo mejor, aprendemos y nos amamos más y más.
Gracias a todos los chicos y chicas junto a monitores por este gran campamento. Enriquecedor en todas las emociones. Os quiero.

Nico Pedro, 17 años. Madrid.

Este campamento ha sido muy reconfortante. Me ha ayudado a liberarme y desprenderme de la carga de todo el curso y de problemas anteriores.
Es mi segundo campamento en el segundo nivel, y aunque el año pasado estuve más a gusto y me divertí más, este año he aprendido muchas cosas nuevas y he podido contactar de un forma más profunda con mi niño interior. Además, he podido empezar a sanar relaciones con familiares que llevaba muy mal, y de esta forma podré liberarme de gran parte de mis preocupaciones y de mi manera negativa de pensar.
El taller más nuevo y que me ha cambiado la forma de pensar ha sido un taller de Ho’oponopono, impartido por el padre de un campista. No voy a explicar en qué consistió, pero me ha ayudado a cambiar mi forma de vivir las experiencias, de una forma que considero mejor para mí y para los que me rodean.
En definitiva, espero volver el año que viene y que no se me olvide lo que he aprendido en este campamento.

Martín (coordinador voluntario llegado de Chile).

En lo personal, ha sido una experiencia maravillosa. Estar presente y acompañar a los chicos en los distintos talleres también me ha permitido vivenciar la profundidad del trabajo de los talleristas. Estas experiencias no tienen edad, pueden ser tan poderosas para chicos y para grandes, lo importante es el encuentro y la apertura de corazón que aquí se da, una necesidad cada vez mayor para los seres humanos en los tiempos que corren.
Campamentos como Arte de Amarte sin duda transformará su forma positiva la forma en que estos chicos observan al mundo, su relación con el entorno, sus relaciones afectivas y, sobre todo, su relación consigo mismos.
Por úlitmo, agradecer lo aprendido desde el rol de coordinador de campamento será una experiencia significativa para mí y que se espera sea el comienzo de otros campamentos con corazón al otro lado del charco.
Gracias también a Chema y su equipo por la confianza depositda, y por el espacio facilitado para compartir algunos de los talleres de meditación activa que tanto me gusta. Con afecto. Martín.

María Tirado, 13 años, Huelva.

Llevo viniendo a este campamento desde los 9 años y espero seguir viniendo muchos años más.
Durante estos 11 días que dura el campamento soy realmente feliz, me encuentro a mi mísma y saco todas las emociones que retengo durante la rutina de todo el año. Los monitores y los campistas son realmente increíbles, amigos de verdad.
Unas de las cosas que más me gustan es que no hay malos rollos ni nada por el estilo, somos como una familia. La comida, genial. Os recomiendo muchísimo que vengáis chicos.

Camino, 18 años, Sevilla.

Quizás este campamento, de los muchos que llevo, parecía ir un poco a la deriva, o por lo menos esa era mi percepción, pero lo cierto es que el “dejarse fluir”, o la organización que se haya llevado a cabo, me ha ofrecido una gran enseñanza. Debo dejarme llevar.
Ahora yo te hago una pregunta, ¿por qué no te dejas llevar a Artedeamarte? Te animo a venir a partir de mi experiencia. Sé que, en un principio, esto puede parecer un campamento de “raritos”, pero una vez entras, te encuetnras metido en un mundo alternativo detro del Bierzo, y que se expande, en realidad, por todo el mundo.
¿Este año? Ha estado lleno de nuevas experiencias. Este año los talleres, si bien no han sido tantos, han sido muy interesantes, de una profundidad difícil de abarcar en sólo 11 días. Habría que destacar que si bromean con fusilaros les hagías caso; porque en este campa ha habido un “pelotón de fusilamiento”.
En esta ocasión, aunque la comida ha sido de catering, hemos contado con David y María para seguir alimentándonos como siempre. Los monitores, geniales, uno más del campamento.
En definitiva, estes es un campamento para SENTIR. Gracias.

Lucía Ramacciotti Correa, 17 años. Sevilla.

Desde que todo empezó, y aquí seguimos. Nueve años viniendo a este campamento del que no me acabo de aburrir.
Este año ha sido muy especial para mí porque ha sido el campamento que mejor me he sentido respecto a las personas, tanto compañeros como moniotores. Cada año me siento más agusto y confiada en mí misma, y aprendo a relacionarme mejor. Siento que este año ha surgido un cambio radical en mi vida y lo que falta por cambiar, ¡pero todo para bien, claro!
Me encanta que haya un nuevo grupo en el que somos todos mayores aunque echo de menos la relación con niños más pequeños, con esa vitalidad tan hermosa que transmite cada uno, y el poder enseñarles a la vez que aprendes de ellos.
En resumen,¡SIN PALABRAS!, gracias por todo.

Elías Martín, 19 años. Galapagar.

Este campa ha sido un precioso reencuentro con muchos amigos y amigas y otros cortos once días para conocer a gente nueva maravillosa. El ambiente ha sido magnífico y el grupo estaba muy unido, así que nos lo hemos pasado genial. Las actividades han estado muy bien llevadas como todos los años y los monitores han sabido ser amigos y que les respetemos fácilmente.
El cariño y la amistad que siento hacia mis compañeros es algo único y muy bonito que nunca olvidaré.
También me ha encantado practicar yoga por las mañanas, pasar algunos ratos relajados y los talleres de abrazos

Nacho, 18 años. Oviedo, Asturias.

Gracias por todos los maravillosos momentos que me habéis regalado todos durante estos 5 años que llevo viniendo a un campamento tan maravillloso como este. Gracias. Os Quiero familia.

Esalasi David Torras Troncoso, 18 años. Ponferrada (Toral de Merayo).

Este campamaento ha sido una experiencia magnífica que te ayuda a liberarte de tus problemas o a aprender a convivir con ellos.
Durante estos días se forma un grupo magnífico y unido con el que en menos de dos días ya entablas amistades profundas, de cariño y de respeto.
Los monitores son personas geniales y que te enseñan a ver la vida desde un punto de vista más optimista. Nunca te llegas a aburrir, de hecho te diviertes un montón.
Bueno, y qué decir de Chema, una magnífica persona, amable y comprensiva, creo que es un gran director y muy empático al igual que Luis que es un pedazo de crack, muy risueño y con una personalidad que inspira confianza. Mamen y Ruth son unas personas muy amables y que enseñan a ser tú mismo y Álvaro es el mejor monitor habitación del mundo, risueño y amistoso. la cocina es increíble por cierto. Resumen: Experiencia increible que voy a repetir.

Samuel, 17 años. Segovia.

Este ha sido ya mi 8º campamento y estoy maravillado. El ambiente de aquí no lo tiene ningún otro campamento. Todo el mundo se lleva bien y hay muy buen rollo. A partir de ahora seguramente vaya a ser monitor y vendrá algún que otro año.

José Antonio García González, 19 años. Huelva.

Este campamento me ha parecido genial, como todos a los que llevo viniendo desde hace unos años (7 o por ahí), pero ha sido más especial que los otros. Este es mi segundo año del segundo nivel, muy diferente del anterior. Siento que hemos contactado más entre nosotros, que no ha habido ninguna burbuja que interfiriera en la armonía del grupo y bueno siento que mi niño interior está muchísimo más sano a como empecé este campamento.
Pienso que todavía me queda mucho que aprender sobre mi niño interior, pero estos campamentos me han ayudado muchísmo a sacarlo para así llevar una vida más feliz. Quiero seguir viniendo a estos campamentos, porque la verdad que valen la pena y bueno, aquí he conseguido encontrar el porqué y para qué de todo lo que me ha causado malestar este año, a base de lágrimas de sentimientos reprimidos.
Gracias a Campamanetos ArtedeAmarte y ojalá hubiera más sitios así. Mil gracias, de verdad.

Lucía Pardo, 16 años. Cuenca.

Mi misión del mundo cambia en este lugar. Es cierto que para ver las cosas con perspectiva hay que viajar. Éste es uno de los mejores destinos a los que he ido a parar. Llevo 8 años dando mi opinión y no sé de qué forma más puedo agradecer el gran crecimiento personal que he desarrollado gracias a Chema, monitres y por supuesto: compañeros de “viaje”. Porque aquí viajamos a un lugar en nuestro interior, nos rescatamos y sentimos la unidad a flor de piel.
Este año he descubierto un mundo nuevo, personas con las que he conectado desde el primer instante, un cariño profundo por cada uno con los que he conivvido estos 10 días, me llevo en el corazón lo mejor de cada uno.
Como 2º nivel he de decir que se ha ganado un 10 rotundo y absoluto. He aprendido muchísimo de la mano de gente maravillosa. Nunca durante estos 8 años me había sentido tan agusto. Me he visto a mi misma en un entorno diferente con compañeros y, monitores que me han hecho darme cuenta de facetas que mantenía ocultas en mi ni misma.
Gracias.

Andrea González García, 17 años. A Coruña.

Ojalá durase más días. Este campamento, como todos, se ha pasado volando. La conexión con los demás chavales, monitores, equipo cocina, madre tierra y comida es impresionante. por muchos años que venga, siempre recojo de estos 11 día algo nuevo. Es un constante aprendizaje del que nunca me canso y, es más echo de menos durante todo el año.
Llevo dejando comentarios sobre este mucho tiempo, y no me quea mucho más que decir que: gracias, que me voy con una familia increíble, me voy feliz.
Como sugerencia, me encantaría que durase 14 día, jejeje. Por fa!!!
En serio, ha estado genial También me hubiesen gustado más talleres distinto y variados, pero ha sido perfecto. Gracias.

Ana Pumares, 18 años. A Coruña.

Buenas, para empezar, aqui estoy un año más en esta maravilla de campamento. Siempre se me hace un poco difícil escribir mi opinión de este lugar en un resumen, pues creo que podria escribir una serie de libros tan largos como la de Harry Potter, pero con sus orígenes a mayores, pues este es el campamamento de segundo nivel.
Antes de este he participado en los campamentos AdeA durante 6 ó 7 años, de los cuales mi opinión siempre ha sido buena, muy muy buena, y este año no es distinta. Ningún campamento ha sido igual, pues siempre he tenido la oportunidad de conocer a gente maravillosa, tanto compañeros, como monitores y coordinadores. También siempre se me ha presentado la oportunidad de conocerme mejor a mí misma y mirar tanto el mundo como la vida de una manera que cuando estamos anclados en nuestra vida diaria, en la rutina, no se puede apreciar bien.
Este campamento es una oportunidad de oro para escucharse a si mismo, y como todos los años, lo recomiendo con creces, no dudaré en volver todas las veces que me sea posible, tanto de alumna como de monitora hasta que Chema se canse de mí.
Para finalizar, me gustaría mostrarle mi gratitud a mis compañeros de este año, a mi hermano, que ha sido de los mejores moniotres titurales; a Ruth, la moniotra en prácticas, pedirle perdón por ser siempre la última en levantarme de la cama, a Luis, el coordinador, por ser tan lindo, siempre tener una sonrisa cálida y por sus fantásticas clases de yoga que abren el apetito; al grupo cocina, por haber hecho un maravilloso trabajo y llenarnos las barrigas; a Mamen la segunda coordinadroa por sus experiencias compartidas que nos han enseñado tanto, y por úlitmo a Chema por hacer todo esto posible. Espinoso de Compludo será siempre mi pueblo, os quiero.

Ramón, 19 años. Huelva.

El cariño y el buen rollo que se respira es lo más destacable de todo. A finales del campamamento acaba habiendo una complicidad mutua en todo el grupo muy alta. En gran parte, todo eso es inducido por los monitores y coordinadores, gracias a sus talleres y la filosofia que nos transmiten. Dichos talleres pueden ser algo tediosos en un principio, pero acaban siendo intensos e instructivos, los cuales pueden ayudar a descubrir partes de uno mismo aún desconocidas.

Por otro lado, cabe destacar la buena comida que nos sirven y el trabajo en equipo que hay a la hora de hacer tareas, como puede ser preparar las mesas, quitarlas, y las vigilancias de incendio.

En definitiva, todo el campamento es una gran experiencia que me llevo.

Inés, 18 años. Sevilla.

Siempre me ha resultado difícil describir este campamento. Estos cuatro años viniendo aquí, a este pueblo, a este albergue, a este paraje natural y conociendo y reencontrando a compañeros tan increíbles, han sido los mejores y cual plenos de mi vida. Sin duda alguna la decisión (e insistencia por parte de mis padres la primera vez) de venir es cosa que no cambiaría ni por 4 años viajando alrededor del mundo (y me encanta viajar).
La razón por la cual me cuesta describir esta expereincia es que se basa en vivencias incomparables e irrepetibles. El amor, el respeto, la empatía, la comprensión, la unidad de cada grupo por diferente que fuera y a pesar de las diferentes edades es simplemente la más especial.
No podría desearle nada mejor a nadie que tener la oportunidad de venir aquí y vivenciar con plenitud estos momentos. Solo puedo deciros que marcará un antes y un después.
Por último, dirigiéndome ya a todas las personas que hacen posible esto quiero agradecerles desde lo más profundo de mi corazón su trabajo, su dedicación y el amor que le ponen a todo cuanto hacen.
Chema, Ali, María, David, Luis, Mamen, Ruth, Álvaro y cada moniotora/a y cordinador/a habido y por haber en este campa, cada persona que ha aportado su semilla, su ternura, su cariño y aceptación. Y por supuesto a todas mis compañeras, os quiero. FAMILIA.
Me despido hasta el año que viene.

Aitana García Gadea, 16 años. Valencia.

Este, como todos los años me ha parecido un campamento fantástico. He estado anteriormente en otros campamentos, pero ninguno podría llenarme nunca tanto como este campamento lo hace.

Desde el primer día, el primer año, respiré amor, comprensión y hermandad, y sentir eso es algo tan especial como emocionarte en un taler, o dando un abrazo.
Cada año vengo y siempre me llevo algo nuevo, como por ejemplo amor hacia mi y hacia los demás, y voy descubriendo pequeñas partes de mí misma que de nos ser por haber descubierto este campamento nunca hubiese averiguado. Y pensar que el primer año no quería venir.
No puedo estar más agradecida, por la gente, los coordinadores, el segundo nivel, las grandes amistades que se forjan aquí, y todas las experiencias que vivo yo y vivimos todos.
No podría quedarme tan solo con cinco momentos del campamento, porque todos me parecen especiales de un modo u otro.
Así que muchísimas gracias, y espero seguir viniendo mucho más tiempo y seguir descubriendo.
Así que muchísimas gracias y espero seguir viniendo mucho más tiempo y seguir descubriendo.

Nicolás, 17 años. Madrid.

Esta es la cuarta vez que vengo, pero la primera del segundo nivel.
A pesar de que este año lo he pasado un poco mal y durante el curso me encontraba desanimado y los primeros días de campamento transmitía este sentimiento a los demás.

Ana María Revuelta, 16 años. Ponferrada.

Este es mi quinto campamento y ha sido mi segundo año en el 2º nivel. Fue un gran suerte haberme encontrado con estos campamentos.
Este año me llevo la unidad del grupo, me he sentido como en una familia, es más somos una gran familia. En cada uno de ellos he encontrado comprensión y cariño. nos hemos entendido desde el 1er. momento no sé si es porque todos nosotros ya llevamos varios años viniendo, pero me siento, o no sé, pero me he sentido muy agradecida.
Cada año en los campametnos Arte de Amarte he aprendido muchas cosas, de este año. Me gustaría resaltar que los nuevos talleres cómo el taller de la Luna en Tí ha sido totalmente novedoso y divertido. El taller de la Unidad me he llevado al aprendizaje y el saber un poco más. Las veladas por la noche han sido divertidísimas y muy curradas, no recuerdo haberme reído tanto en mi vida.
Sin olvidarme de la yoga al aire libre todas las mañanas antes de desayunar, que para mí me ha conectado con la madre tierra y conmigo misma. Sin duda, desayunábamos con más ganas.
Me gustaría agradecer a cada uno de mis compañeros por haber puesto su granito de arena. Felicitar a todo el equipo directivo, monitores, equipo cocina, por su gran esfuerzo, por hacer de estos campamentos tan divertidos y “educativos”. Gracias por hacer posible estos campamentos. Cada año os superais.

María Díez, 18 años. León.

Qué decir que no haya dicho ya. Estos campamentos son como pequeños remansos de paz aislados del ruido del año, cada año únicos y diferentes.
Pero si hay algo mejor que los campamentos y es bastante difícil es ese momento en el que empiezas a incorporar de forma automática lo que aprendes. Ese examen en el que de repente te descubres recolocando tu espalda y hombros y respirando el día en que te duele la barriga y te colocas las manos y te haces reiki, o ese día en el que dices “hoy me apetece meditar”.
De este año en concreto me llevo el reencuentro con mi niña interior. La primera vez que contacté con ella fue brevemente el primer año que vine y me pasé horas llorando. No os podéis imaginar la satisfacción y la alegría que me produjo verla sana y feliz.
El segundo nivel es alucinante, la energía que se crea, los talleres (en los que ya no hay que empezar de cero), los vínculos, los monitores….
Gracias Artede de Amarte por estos diez días de reajuste cada año.

Cristina, 15 años. Madrid.

Como todos estos años, este campamento, me ha parecido de verdad, una de las experiencia más bonitas, emotivas y de las mejores de mi vida. Este campamento es perfecto, aunque no existan las cosas perfectas, este campa es perfecto con sus imperfecciones.
Llevo viniendo 7 años, y desde el principio, en el que tenía apenas 8 años, me ha parecido genial. La conexión que se tiene aquí con las personas es muy especial; una sensación que solo he vivido aquí; con tan solo 11 años de convivencia: te llevas a personas más especiales que en un año escolar.
Este campamento me ha ayudado muchísimo a nivel emocional;y me sigue ayudando cada año más. He llorado mucho aquí, y algo que me ha enseñado este campamento desde pequeña, es eso, que llorar nunca es malo; es neceario y cuando lo haces te quedas super agusto y en paz por dentro. Aquí, conectas con tu niño/a interior y descubres que tienes que mimarte, escucharte y amarte a ti mismo. Realmente yo no veo esto como un campamento, sino como una verdadera escuela de la vida, que en muy pocos sitios se puede aprender.
Hay un buenísimo rollo entre los moniotres y campistas siempre, y cuando vengo; realmente SOY FELIZ!

Luis Caminero (Nosoloprofe de yoga), 46 años. Valdepeñas.

Un año más he tenido el privilegio de poder trabajar con el corazón en un lugar lleno de conciencia por la vida, la naturaleza y el amor incondicional.
Mi corazón se llena de alegría al ver que un chico, con estas edades, puede aligerar cualquier carga y transmutar cualquier dolor en apertura hacia un camino de belleza y plenitud.
He disfrutado de la magia del lugar más que nunca. conectado con los espacios sagrados naturales y sus “silencios”.
Mi agredecimiento es inmenso a cada chico, a cada chica por el trabajo que hacer con ellos mismos, por cómo son y por lo que van a esparcir en sus vidas a través de quererse a ellos mismos.
Mi Felicitación de corazón a la dirección.

Ángel, 14 años. Sevilla.

Otro año más, ya van cuatro. Pero por muchos años que vengas, no te cansas. Campamento único e irreptible por sus actividades, por el ambiente y por el empeño y dedicación de cada uno de los monitores.
Este año, en mi opinión, los mejores talleres fueron el “Yoga” y el “Niño Interior” sin dudar el de “la unidad”.
De este campamento me llevo grandes amistades, mucha ilusión y grandes recuerdos que nunca podré olvidar.
Gracias.

Mamen, 35 años. Sierra de las villa (Jaén).

Una experiencia de amor y fusión de mi ser con otros seres que me reflejan… la oportunidad de compartir un sentido del vivir de encontrarse en el día a día…
Me llevo de aquí el repaso de la gran lección de que siempre podemos elegir qué sentir, que la Tierra y el Gran Espíritu pueden hablar a través tuyo si tienes la confianza suficiente y de que existe un Plan Divino que coordina todo cuanto acontece.
Oportunidad para expresar la coherencia interna, y sobre todo, de conocer a almas que heredarán y cuidarán el planeta, que me ayudan a creer que todo es posible y que el Arte de Amar está en manos de artistas sabios y sensibles… Amigos.
Gracias por existir AdA.
P.D. El Próximo año incidir en una dieta más saludable y hacer desaparecer los vasos de plástico y regalo de semillas como recuerdo.

[Los vasos de plástico solo se usaron durante la fiesta de despedida para evitar cortes; la dieta saludable, creo que te refieres a una dieta vegetariana: un gran reto, sí; lo de las semillas es una idea muy interesante].

Ruth, 41 años. Monitora. Torrelavega. Cantabria.

Una experiencia muy especial.
Como monitora de tiempo libre en prácticas, os cuento, que, este campamento es una escuela para todos donde prima, el amor, el respeto, la sinceridad, el apoyo y el compartir-se. Amplían nuestras capacidades y potenciales como seres humanos.
La experiencia vivida con adolescentes me ha hecho sentir que una nueva generación de chicos/as está formándose, dando a luz un nuevo mundo más libre y sano. Me ha emocionado mucho el amor y cariño junto con el respeto que se manifieta en cada uno de ellos y cómo entre todos formaban un lindo y único corazón.
He aprendido mucho de mi director y guía en el camino, por el cual transito hoy en día.
Estoy feliz de mi reencuentro con mi coordinadora, monitor y con los talleristas. Les doy las gracias desde mi corazón, por compartir todas sus experiencias y conocimientos.

Camino A. Baines García. Sevilla, 17 años.

Después de todos estos años en el campamento, ya no creo que haga falta que me presente. Este segundo nivel ha sido toda una nueva experiencia. Yo personalmente he podido crecer a partir de lo que ya había creado a lo largo de este tiempo. Aún así, me llevo de vuelta preguntas que debo responder (y descubrir) yo misma “¿Qué debo cambiar? ¿Qué debo conservar? ¿Cuál es mi camino? Sin embargo, sé que sólo avanzando por la senda de mi vida lo averiguaré, y sólo puedo asegurar que disfrutaré en el proceso o, dicho de otra manera, disfrutaré mi vida. Solo puedo asegurar que seré feliz.
Gracias a todos. Gracias Artedeamarte.
P.D.: Me quiero.
P.D.2: A todo aquel que esté interesado en venir: cierra los ojos, respira y fluye. El Camino a veces es doloroso, pero todo pasa, y el sendero, si tú quieres, lleva al lugar más maravilloso que te puedes imaginar. Disfruta de la transformación, la felicidad está dentro de ti.

CTC. Sevilla, 50 años.

Me llevo la convicción de que todos formamos una unidad independientemente de la edad. Todos somos maestros de todos. Me llevo la ESPERANZA de que la conciencia crece y se expande con estos arbolitos que se están enraizando para crecer en fortaleza y AMOR.
Me llevo la alegría y satisfacción que te proporcionan los chicos con su naturalidad, inocencia y sinceridad.
Me han ayudado a sanar aspectos de mi vida y a aceptarme sin juicios. Mi agradecimiento eterno a cada uno de ellos.
A Luis, David, Álvaro y Chema, gracias también por hacerme pasar unos días tan felices y en tan buena conexión. Gracias eternas.

C.F. Madrid, 14 años.

De este campamento me llevo un poco más de lo que llevo aprendiendo estos 6 años: a valorarme a mi misma, a limpiarme de todo lo malo, lo negativo que me ocurre durante el año, me llevo unas experiencias maravillosas, con personas únicas e increíbles. Aquí me desahogo, me dejo fluir, lloro, río, grito al mundo “yo puedo”, “yo soy libre”. Aprendo herramientas que me sirven para la vida, para el día a día, aprendo a perdonar y a pedir perdón. Me doy cuenta de que soy perfecta tal y como soy, y que todo lo que pasa es perfecto sea como sea. Son nuestros pensamientos los que nos dirigen, y hacen que pensemos que algo está mal o está bien. No me da miedo mostrarme; lloro sin preguntarme qué dirán, qué pensarán; no me importa, soy así y como he dicho antes: SOY PERFECTA. Vengo año tras año porque me ayuda, conozco a personas maravillosas y aquí paso muchos momentos, que estoy segura que algún día estarán en la lista de las mejores momentos de mi vida (si no lo están ya). Es una de las cosas que más me ayudan en mi vida: “Arte de Amarte”.
¡Creo que ya estoy empanzando a amarme!

Dana Mallo. A Coruña, 19 años.

De este campamento (por llamarlo de alguna manera, ya que no es un simple campamento como otro cualquiera, va más allá) me llevo muchos retos, objetivos cumplidos, luchas internas ganadas, sonrisas, lágrimas, amistades inigualables, aventuras, cambios… Se podría decir que me llevo el camino hacia la felicidad, para sentirme bien conmigo misma, en paz. Aquí dan ese empujón para empezar ese largo camino y las herramientas necesarias para superar todas las piedras que haya. He aprendido a practicar la autoterapia, ya sea mental o por Reiki o Yoga, a poder ayudar a los demás, a compartir, no materialmente hablando, aunque también. Este es mi segundo año, soy la “nueva” pero no importa, me siento tan dentro de esto como cualquier otro, aquí no se usan etiquetas de ningún tipo, todos somos iguales y todos somos perfectos.
De corazón, esta es una de las mejores experiencias que he vivido, por no decir la mejor, me gustaría haberlo descubierto antes y empezar a recibir toda esta ayuda y cariño tan leal y real.
Determinación.
Amor.
Necesidad.
Amistad.
Gracias.

Ana Mª. Revuelta. Ponferrada, 15 años.

De este campamento me llevo unas grandes enseñanzas, tanto por parte de mis compañeros, como por parte de monitores, director, etc.

Este año me llevo confianza y estabilidad en mi misma. Para mí ha sido un campamento lleno de buena energía que hemos compartido unos con otros, de apoyo y unión entre todos.

Ha habido algunos talleres nuevos, por ejemplo: No Solo Yoga, que me ha ayudado a encontrar cierta estabilidad entre mi cuerpo, alma y mente. Ha sido un taller lleno de energía y paz (aunque fuese antes del desayuno…)

Reiki, ha sido una experiencia novedosa y sorprendente para mí.

En las excursiones que hemos hecho ha sido un verdadero reto para mí, en el que he podido aprender cosas de mí que no sabía. Fueron un esfuerzo constante, pero necesario para superarme a mí misma y así poder llegar a la meta.

Doy las gracias a todos los componentes de este, mi cuarto campamento, por ser tan geniales, gracias.

Gracias Chema por hacer posible el campamento ArtedeAmarte.

EFESECA. Huelva, 19 años.

Yo de este campamento me llevo un alivio, el alivio de saber que todo lo que entra sale, ya sea de una manera u otra y que tarde o temprano el sufrimiento que uno lleva sale a la luz. A mí me ha costado lo menos 5 ó 6 campamentos el hecho de estar dispuesto a reconocer que las cosas me afectan, que no soy de piedra y a ver lo que me pesa y sé de sobra que me queda mucho por ver, es por eso que agradezco que exista este campamento y por lo cual querré seguir viniendo.

Jose. Huelva, 18 años.

De este campamento me llevo una gran reflexión sobre cómo debería tratarme interiormente. He venido a este campamento con algo dentro de mí que quería salir, con algo que llevo dentro que me provocaba malestar, soledad, agobio, pero no sabía lo que era hasta que por fin me abrí y conseguí darme cuenta. Este sentimiento se debía a que no era yo mismo, a que no me respetaba, a que con tal de agradar a otros me mentía a mi mismo y creo que gracias a los trabajos emocionales realizados he conseguido averiguar este motivo de malestar, por tanto, me he llevado claridad y a raíz de esta claridad me he llevado bienestar y satisfacción conmigo mismo.

Esto lo escribo desde el corazón y no desde la mente, lo escribo con sinceridad y no por hacer publicidad ni nada parecido, es decir, esto lo escribo porque lo siento y porque creo que ésta opinión le puede servir a más de uno que está en alguna situación parecida.

En definitiva en estos 11 días me han servido para aprender a quererme, a respetarme y aunque lleve viniendo muchísimos años, sé que me falta mucho por aprender y me encantaría seguir viniendo a este campamento para tener una educación no basada en lo ético-científico, sino en el amor que llevaría a la felicidad de mi futura vida y a resolver los problemas que todavía la naturaleza me depara.

Si tuviera que definir este campamento con palabras serían: amor, reflexión, claridad.

PD.: Espero que esta opinión no suene a secta, porque aunque muchos lo piensen, para nada es así, y si no lo creen, probad a venir, creedme que os gustará.

Clara Ferrer. Madrid, 17 años.

Este segundo nivel de campamentos para mí ha sido uno de mis mejores 6 años que he ido.

Como a la mayoría se nos ha hecho corto y la mayoría de los talleres practicados en otros campamentos no los hemos hecho. Este campamento es un buen comienzo para Chema y aquellos personas han ido más veces al campa y quieren aprender más. Este campamento me ha ayudado a superarme a mí y a mis miedos, y por supuesto si tienes algún problema Chema siempre está ahí para ayudarte a superarlo y siempre siempre acierta.

Tiene mucha experiencia y le estoy muy agradecida de que la comparta con los demás.

Talleres como el del Niño Interior, el taller del perdón y el de la despedida son talleres que acabas llorando y desahogándote.

Luego hay variedades como el de limpieza de distintas fincas, o el del tiro con arco y la última innovación el de los caballos, una pena que este año no haya… podido ser.

Por supuesto, hay un montón de tiempo en el cual puedes conocer a la gente más a fondo y jugar con ellos y los monitores Álvaro y David me han encantado, super majos 🙂

Este año se ha incorporado yoga antes de desayuno. Esta guay, vas con hambre pero desayunas mucho mejor.

Le pongo un 10 a este campamento.

Ana Pumares Antequera. A Coruña, 17 años.

Este año ha sido mi sexta o séptima vez repitiendo campamento, pero también la primera de un nivel un poco más avanzado, el cual no es ni mejor ni peor, simplemente se enfoca de otra manera, pero realmente da igual cual sea tu año: primero, segundo, octavo, etc, que siempre te vas a llevar la misma sensación de liberación, serenidad, sanación y sobre todo paz y amor interior. Llegados a este punto, las personas siempre me cuestionan la misma pregunta: “¿Por qué ese campamento?”, dicen, mientras que la respuesta se puede obtener en estas sinceras opiniones de los chicos y chicas que conviven durante los 11 maravillosos días y os aseguro que todas provienen desde el corazón, al igual que la mía.

Las sensaciones que se consiguen en este sitio, las actividades, los talleres, y todo en general, NO son comparables con ningún otro. Aquí se viene, o se tendría que venir con una mente abierta, es una sugerencia personal, ya que normalmente (y lo veo a diario), la gente subestima las cosas o las enfoca de una manera demasiado mental, cosa que nos pasó a mi madre y a mi antes de apuntarme mi primer año con 11-12 años, ya que nos imaginábamos algo raro; esa sensación, esa creencia integrada por nuestra mente se transformó en un “Quiero volver el año que viene sí o sí” de corazón y un comentario que nunca se le olvidará al director Chema: “Deberías hacer un internado”.

Ahora, para acabar, me gustaría dar gracias de corazón a todas las personas que han hecho posible que todos estos años hayan sido maravillosos, tanto Chema, como los monitores y coordinadores, el equipo cocina y todos mis maravillosos compañeros.

Gracias, y hasta el año que viene, que ya se me hace largo.

Inés Laplaza Izaguirre. Sevilla, 17 años.

La verdad es que la pregunta sería más bien esta: ¿De todo lo bueno que hay en el mundo, QUÉ no me llevo de este campamento?

Este campamento en los tres años que llevo viniendo me ha aportado más que todos los otros veranos juntos. Es realmente increíble cómo conectamos con los demás y con nosotros mismos, con la naturaleza y con la paz interior y la energía que está en todos nosotros.

El amor y la ternura que tengo por toda la gente que he conocido aquí es lo que más me sorprende, porque NUNCA había hecho amigos de esos que duran y que están ahí, en tan solo 11 días y los echo de menos cada día del año.

Este año, como 2º nivel ha sido realmente INTENSO. Ni hay que decir que los monitores, tres cuartos de lo mismo, son de lo mejor y más cariñosos y alegres que se puede encontrar.

De Chema no hace falta que diga nada, ya lo veréis cuando vengáis aquí, y de Alicia y los de la cocina que hacen la comida más buena y sana tampoco digo nada, solo que estoy deseando volver cada año.

Los talleres son geniales, intensos, satisfactorios y tremendamente instructivos, divertidos y espontáneos. Tanto el yoga, como el Reiki, como los mandalas, como las excursiones… Aprendizaje constante.

Ah, y caundo lleguéis aquí y os den un abrazo BIEN dado, de los de verdad, vais a desear que os den uno cada día, en serio, no sabéis lo que os perdéis!!

Muchos muchos besitos y hasta el verano que viene (:

María Díez. León, 17 años.

Aunque todos los años me he llevado muchas cosas positivas, este segundo nivel me ha aportado cosas que los otros campamentos no había hecho.

En general otros años los talleres se habían centrado principlalmente en nosotros mismos, en descargarnos y arreglar cosas sin solucionar. Y aunque este año también se han hecho talleres de este tipo, para mí, nos han dado muchos medios para solucionar problemas en nuestro día a día, para mantener de alguna manera la sensación de paz con la que salimos. Pero también para ayudar a los demás. A gente que no sabe lo que se hace aquí o que no tienen la oportunidad de venir.

Para mí este campamento es un lugar tranquilo donde aprender a amarte y a amar a los demás. La razón de que se pase tan rápido es que por una vez en el año cada momento de los once días cobra importancia y los saboreas sin pensar en lo que vendrá después.

Lucía Ramacciotti Correa. Sevilla, 15 años.

Desde el primer campamento no he faltado ningún año. Llevo viniendo ocho años. Me gusta venir porque me desahoga y me quita el peso de encima de todas las cargas que he tenido durante el año, y siempre aprendo cosas nuevas.

Este campamento me ha abierto puertas nuevas, por lo que quiero aprender Reiki cómo mi madre e intentar meditar casi todas los días. He aprendido a sanarme energéticamente a mí misma y a los demás y a sanar la comida transmitiéndole buenas energías y pensamientos para que cuando llegue a mí estómago cubra mi cuerpo con energías positivas y limpias.

Estoy encantada de venir todos los años desde el principio y pronto también vendré como monitora para poder enseñar lo que ya sé a otros más pequeños y seguir aprendiendo de todos, porque pienso que ellos también me enseñarán a mí, y estaré encantada de dejarme enseñar por ellos.

Mi carta de este año es la carta del ángel de la paz: abre las alas, vuela, sé feliz, déjate llevar por tu corazón y no por tus pensamientos, disfruta de lo que la vida te ofrece y trasmítele tu paz a los demás.

Álvaro Pumares Antequera. A Coruña, 20 años.

Me llevo muchas cosas, ciertamente. Ha sido mi primer año como monitor, y desde este lado las cosas se ven un tanto diferente. Pero no tanto, ya que considero que el relacionarse con los chicos y chicas como si fueras uno más, es esencial para crear una química agradable y apropiada. Creo que en el fondo ya lo sabía, pero he podido comprobar que el buen rollo, las normas, el amor y la responsabilidad pueden ir perfectamente cogidas de la mano. Estoy contento con la gente, con mi trabajo y en cómo han salido las cosas, en general. Me gusta ser monitor 😀

Personalmente como alumno, también me marcho con una sonrisa. Me he cargado de fuerza durante el campamento, y ahora mismo sé que soy capaz de llegar a donde quiera. Era algo de lo que ya era consciente, pero el ego es constante e insistente, y siempre trata de ganarnos el pulso. No conozco nada más fuerte que el amor, y eso es lo que siento que me apetece compartir. Gracias por esta oportunidad.

Os invito a todos a que vengáis a probar esta experiencia, porque os lo digo con el corazón, es increíble, un auténtico punto de inflexión en mi vida. Un abrazo a todos.

María Garzón. Espinoso (Ponferrada), 20 años.

Lo que me llevo de este campamento es un crecimiento interior enorme en tan solo diez días. Me llevo verdaderos amigos con los que he compartido todos los días un pedazo de mi corazón. He aprendido de mí pero sobre todo de cada uno de ellos.

Aprendo a amarme cada día más, a caminar por el trayecto que es la vida de la mano de mi niña interior, gracias al yoga, reiki, sexualidad sagrada, a través de toda la creatividad que desarrollamos aquí.

Aquí no encuentras amigos, te encuentras a ti mismo en otros cuerpos. ¡YO SOY LIBRE!

Celia. Madrid (ya en Canadá), 12 años.

Lo que me llevo de este campamento es: mucho amor hacia mi misma y hacia los demás, confianza en mí, seguridad, amistades nuevas… Este campamento al igual que otros años te aporta un granito de arena en ti pero tú eres la que das el cambio a experimentar cosas nuevas, muy nuevas. Yo en todos los campamentos que llevo aquí aprendo algo que me vale para luego estar mejor. Desde la tarjeta que te toca hasta lo que te dicen los compañeros que ven en ti. Cuando es algo positivo 🙂 te emocionas y te encanta y cuando es algo… no negativo sino algo a mejorar pues intentas poner todo tu interés para cambiarlo.

Me siento una afortunada de estar en este momento.

Luis F. Caminero López de Lerma (Nosolomonitor), 45 años.

De Artedeamarte me llevo una profunda sensación de tranquilidad al comprobar, sentir y disfrutar de la compañía, esencia y presencia de veintidós chicos y chicas comprometidos con su evolución personal y colectiva. Me voy tranquilo y emocionado pues veo claramente cómo este mundo tiene salvación. No es todo tan gris como nos lo cuentan habitualmente.

Me llevo una cosa muy clara: en estos once días obtienes experiencias, enseñanzas y VIVENCIAS, que hacen falta varios años y muchos talleres de aquí para allá para poder integrar esa sabiduría.

Me llevo un profundo agradecimiento y respeto por quien dirige este espacio entre montañas, por decidir un día crear algo tan especial y necesario como acercar y ensañar el arte más difícil que conozco, “el de Amarte”.

Trabajar con chicas, chicos, monitores y coordinadores al Mismo Nivel y desde la misma Esencia, me ha llenado el Corazón, pues es quien aquí habla. Gracias desde el mío. Chin-pon.

Andrea González. A Coruña, 16 años.

Este campamento del 2º nivel ha sido una pasada. Ya no por la gente monitores y comida, sino porque he conectado conmigo y con los demás de distinta forma. Me ha servido para recordarme que deje un poco la mente aparte, y sienta más, escuche más a mi corazón. Los nuevos talleres me han encantado: sexualidad sagrada, yoga, inteligencia emocional (jejeje)… Aunque no haya dado tiempo a hacer todo lo programado, no tengo queja de ningún tipo, ya que en estos campamentos nos dejamos llevar un poquito más por el corazón que por el tiempo; ha sido todo perfecto. He sentido que he crecido. Me siento muy liberada y agradecida… me quedaría todo el verano.

Os quiero: monitores, Chema, equipo cocina y compañeros.

¡¡Gracias!!

Richar Dew. Madrid, 14 años.

Bueno, yo podría decir que me llevo una genial experiencia. El compañerismo y buen rollo que hay es un factor importante, por no hablar de los monitores (la mayoría) son majos y comprensivos.

Pasando a los talleres, me encantan. Es un campamento totalmente diferente a lo que la gente entiende por “campamento”.

Gracias ArtedeAmarte.

¡Hasta el año que viene!

Ignacio Pérez (Nacho). Oviedo (Asturias), 17 años.

Me llevo uno de los mejores regalos que me podrían hacer, reconciliarme con mi pasado. Sin duda son 11 días que aprendes mucho, pero son 11 días únicamete en los que eres féliz, aprendes, te diviertes, deseas que sean más.

Me llevo amistad de la de verdad, amistad pura, nuevas energías para el año, una visión mejor del mundo.

Me llevo felicidad y herramientas para la vida con las que hacer frente a lo que sea.

Y lo más importante es que me llevo una nueva voluntad, paciencia y coraje.

Espero que los que lean esta opinión les transmita todo el amor que hay en el campa y por supuesto amaros mucho a vosotros mismos

Posdata: no desaprovechéis esta oportunidad si se os presenta.

Ángel Bilbao. Sevilla, 13 años.

Este es mi tercer año viniendo a este campamento y como cada año he disfrutado y he aprendido de él. Aún siendo el chico más pequeño de los niños del campa la relación con los compañeros es buenísima y te llevas amigos para el recuerdo. En los talleres se nota la diferencia entre el nivel 1 y el 2. Estos son más largos y entran mucho más en el tema de las energías. En mi opinión, el mejor taller ha sido el de iniciación al Reiki. En él hemos trabajado como ser auto-terapeutas y saber manejar la energía. También agradecer al equipo cocina que como todos los años nos prepara comidas deliciosas con todo su amor. Quizás en este campamento me han faltado actividades divertidas y veladas. Aún así quiero recomendarlo para que venga todo aquel que pueda y dar las gracias a todos aquellos que hacen posible este campa.

Christian Ortega Olombroda. Móstoles (Madrid), 19 años.

Me llevo comprensión, saber cuáles son las barreras mentales, las limitaciones que me ponga, saber también cuáles mis virtudes, saber cómo soy y cómo me ven, que es lo que reflejo al resto; agradezco la compañía que he tenido estos campamentos, porque han sido ellas las que me han mostrado a mi ser al fijarme y verme reflejado en ellas. Ya sé qué hacer con ese miedo que le tengo a la responsabilidad, como superarlo, y es algo que tendría que haber hecho hace tiempo, pero como no quería verlo, no hice nada para superarlo y menos enfrentarme a él.

También me llevo mucha alegría por esa “sexualidad sagrada” que compartimos de principio a fin.

Samuel Cancho. Segovia, 16 años.

Este es ya mi séptimo año que vengo y el primero del segundo nivel. Me sigue encantando. Conocer nuevos amigos, estar ya con los conocidos, hacer talleres, jugar, descubrir cosas nuevas… Yo de este campa me llevo la alegría de estar con los amigos, el amor, la ayuda y la liberación. Gracias de todo… corazón.

P.D.: El taller de Abrazos sigue siendo lo mejor!!!

David Prado Portela. El mundo, 20 años.

Aún siendo monitor, me llevo cantidad de cosas y todas son buenas. Cada uno de ellas me ha enseñado algo, también mis compañeros. Hemos reido, hemos llorado, hemos discutido pero sobre todo hemos disfrutado. Todos son perfectos con sus más y sus menos, pero todos hermosos.

Nunca me han gustado las despedidas pero siento que esto no lo es, sé que aún siendo cada uno de una punta de España siempre me acompañará como yo los acompaño a ellos. Los quiero a todos pero no solo a ellos sino a cada ser en este planeta y eso nadie me lo podrá quitar, gracias, gracias por esa bella enseñanza.

Josemaría Garzón. Ponferrada, 51 años.

En mi primer campa como director he descubierto la alegría que supone volver a ser alumno. Las clases de yoga o relajación de Luis F. Caminero han sido un regalo, así como el apoyo amoroso del equipo de monitores.

Me he sentido en todo momento envuelto por un amor indescriptible. Las experiencias aparecen y fluyen entrelazadas. Muchas actividades, fuera de calendario, surgieron por pura intuición, parecían diseñadas desde una dimensión de conciencia más profunda con el propósito de sanar niveles estancados de nosotros mismos, yo el primero. En la iniciación de Reiki, por ejemplo, me visualicé formando una cruz con tres chicas del campa mientras nos tomábamos de la mano. En principio pensé que quizá tuviera que trabajar con ellas, pero la voz de esa intuición me dijo que estaba equivocado, que el cuchillo que había traído para cortar el tallo de una flor con el que adornar el centro de la sala, en realidad era un poderoso símbolo que representaba cortar aquello que aún quedaba de mí y que ellas representaban a la perfección.

Por si no fuera suficiente, a esa misma hora, otro lazo más importante se cortó: falleció un amigo que llevaba ocho años postrado en una cama y por el que había pedido a Dios en el último mes que por favor se lo llevara para evitarle más sufrimiento. Supongo que Antonio también se llevó algo de mí. No tuve más remedio que mirar el cuchillo a la salida de la clase y decirle: Sí que has cortado.

¿Y qué decir de la última sesión de yoga? Unas veintiséis personas estábamos tumbadas. Al final, en la fase de relajación, boca arriba y con los las palmas de las manos extendidas hacia arriba, la música fluía muy suave. De repente, Luis, el profe, entornó las ventanas y una penumbra sirvió para que entrara el mantra On Namo de Deva Premal. Él no sabía que los chicos lo habían practicado en años anteriores. Quietos, en la postura de relajación, los chicos comenzaron con los ojos cerrados a musitarla primero y a cantarla a coro a continuación. Dos lágrimas corrieron por mis mejillas. Luis pasó muy cerca de mí y lo vi también emocionado mientras la sala se llenaba de reverencia. Más tarde me volvió a repetir su frase: Josemaría, el mundo tiene salvación.

Estos ejemplos ofrecen una idea del universo que late aquí y por el cual estoy infinitamente agradecido, de cómo lo mismo que el pez necesita agua para vivir y viajar a donde le plazca, el espíritu sólo necesita amor para ser; eso es lo único que se ofrece aquí.

Con amor, gracias a todos.

Aún no hay opiniones de Nivel Tres (comienzan en 2017),
hemos dejado las de Aulas de la Tierra (adultos).

Vanesa Navalpotro. Madrid.

Solo me sale GRACIAS, por el crecimiento personal; por esos profesores increíbles, que te dan todo lo que está en su mano, por hacerme disfrutar de cada segundo del día; por las lecciones de vida; por los compañeros; por… creo que no podría parar de daros las gracias. Os voy a llevar toda mi vida comigo, seguro que nos volvemos a ver. Vanesa.

[Para este año se pidió además la valoración de la cocina. Por primera vez ha sido vegana. Van entre corchetes][Hacía mucho tiempo que una cocinera no me sorprendía tanto con la comida que prepara. Todo lo hace desde el amor y los alimentos tienen un sabor especial. Es impresionante cómo todos los días te sorpendía con un sabor distinto. Mis felicitaciones y un “10” a las cocineras].

 

Elisa, Madrid.

Talleres dinámicos, interesantes y divertidos. Aquí el aprendizaje personal está asegurado gracias a la buena labor que realizan los monitores. Una semana estupenda para acabar el verano y empezar el nuevo curso con energía renovada. ¡Un 10 sobre 10 para Aulas de la Tierra!

[Estilo de cocina 100% recomendable. El ingrediente principal de la cocina de Paula es el amor que pone en cada una de sus creaciones. Además, su alto conocimeinto sobre las propiedades de los productos que utiliza hacen que la comida, a partede deliciosa, sea muy sana y nutritiva. En resumen, que alguien le dé una estrella Michelín a la muchacha].

 

Julián Hernández. Madrid.

Yo me he sentido muy bien en todos los momentos disfrutando de todo y con todo. Chema, Enrique y Luis insuperables.

[Maravillosa, nutritiva, muy bien elaborada. Con mucho amor tanto cocinada como servida].

 

Mariana Inmaculada Alarcón. Madrid-Bailén.

Es mi segundo año. Estuve en el 2014 y ahora en el 2016. Los primeros días generó una revolución bestial de todos los conflictos que tenía guardados y por fin el sábado salió, dándome el descanso y paz que tanto buscaba.

El contacto con la naturaleza ha sido ensencial para mí, ya que ha hecho que tenga contacto conmigo misma.

El Yoga de las mañanas es perfecto para empezar el día. Chapó a Luis. Mi valoración global: 10.

Gracias – Chema – Kike – Luis. Sois un equipo perfecto.

[Excelente: Tanto comida como las personas que han estado en la cocina.

La elaboración-creación me ha sorprendido gratamente. Comida con una energía de armonía, pasión y amor. Han conseguido abrir en mí la importancia e influencia que tiene en el ser humano.]

 

Enrique García. Madrid.

La organización es perfecta, no puedo decir nada que no sea positivo. Quique nos cuenta con gran esmero todos la información. Siempre pendiente de todo, un amor.

Qué decir del Yoga de Luis, cada día con ganas de saber cómo será ese día. Muy ameno y amoroso, aunque soy de Madrid me desplazaría a su ciudad por continuar con sus enseñanzas.

Muchas gracia a todos y especialmente a José María con su conexión, su facilidad de comunicar, su humor y aunque tanto conocimiento impone, ya que puede verte hasta lo más profundo, es un ser especial que donde esté, crea. Muchas gracias.

[Ha sido una experiencia impresionante. No he comido tan sano, rico, con esmero y con productos tan ecológicos en muchísimo tiempo. He recordado los sabores de mi infancia.

La alegría que desprende la cocina se nota en sus platos, en la forma de servir, de acompañarnos cada día]

 

Anónimo.

Los talleres de yoga me han parecido todo un acierto. Las excursiones las he disfrutado mucho, a excepción de la visita a la Herrería. Después de ahí sentí que me quería marchar.

Tengo una mezcla de sentimientos encontrados pero la experiencia ha sido muy positiva.

Me han quedado un montón de preguntas por hacer y creo que sería una buenísima idea incluir tutorías individuales. Un día a la semana con duración de 30 minutos. Serían voluntarias para quien lo necesitase.

La gente majísima y espero seguir manteniendo el contacto con ellos.

Este es el inicio de un nuevo camino en mi vida. Gracias por mostrármelo.

[Me gusta probar cosas nuevas y este tipo de cocina me ha permitido hacerlo. He tomado alimentos nuevos que no había probado nunca y también cocinados de forma diferente. La experiencia ha sido positiva. Se percibía que el ambiente en la cocina era muy bueno y tenían una relación armoniosa].

 

Meme. El puerto de Santa Mª.

Los talleres, tanto el de Yoga al comenzar el día, el de los caballos, los del Niño Interior y el de Reiki, han sido muy enriquecedores.

Para mí, la palabra que definiría a todos es la intensidad. Intensidad tanto en los monitores que lo imparten, como en la que experimenté en cada uno de ellos.

Con todos aprendí muchas técnicas que me han llevado a ir atendiéndome a mí misma cada vez un poquito más, a mirarme hacia dentro, a escucharme y a quererme.

No solamente los talleres estaban bien, sino también la adaptación de éstos a la dinámica y necesidades del grupo. En todo momento se valoran las opiniones, emociones y sensaciones de cada uno, y se respetan y atienden con mucho amor.

Y qué decir de los monitores… ¡un AMOR cada uno de ellos! Gracias a los tres Luis, Kike y Chema.

[Paula nos ha mimado muchísimo. Con su comida nos ha transmitido todo el amor y humildad que lleva dentro. Cada día nos iba explicando cada uno de los platos que íbamos comiendo y me he dando cuenta de la cantidad de información que manejaba en cuanto a los alimentos y combinación de ellos.

Las texturas y sabores eran espectaculares y cuando desvelaba la receta era aún más mágico.

Y además de todo esto, tiene una ternura, un humor y un saber estar, que ha hecho que dentro de la cocina brille un ambiente de paz, armonía, alegría y compañerismo. Si tuviese que poner nota, le daría un 1000].

 

Mario. Madrid.

Cómo expresar por escrito una experiencia tan enriquecedora, un alimento para el espíritu que hemos recibido durante una semana. No sólo de los talleres, sino de la convivencia continua con otras personas que van por el mismo camino que uno mismo? Es muy difícil! Casi imposible.

Sólo decir que la persona que ha acabado la semana tiene mucho más que ofrecerse a sí mismo y al mundo que al empezar “Aulas”. Y sale con ganas de seguir el camino cuya puerta se ha abierto estos días y con deseos de transmitir lo sentido. GRACIAS.

[Las comidas han sido todo un descubrimiento para alguien que no es vegetariano. La mezcla de sabores y de toda la variedad platos que se pueden hacer solo con vegetales y cereales ha sido un hallazgo.

De cualquier modo, a mí personalmente me hubiese gustado que hibese habido más huevos en la dieta].

 

Anónimo. Huelva-Andalucía.

Esta forma de ver la vida me ha producido un despertar llevándome a la apertura, rompiendo con aquello que sin darte cuenta bloquea y hace que te sientas mal, dando lugar a un despertar sin expectativas. Todo va fluyendo con una conciencia más sincera, perdiendo miedos y las decisiones más claras. Agradecimiento pleno por este nuevo mundo.

[Esta cocina me ha enseñado a tomar los alimentos con más conciencia y en silencio, saborear los diferentes sabores y texturas.
La creatividad y amor con el que se prepara y cocina hace que tu organismo se sienta pleno.
Es un trabajo elaborado y a la vez sencillo como debe ser. A la vez aprendes a dar el alimento adecuado a tu organismo contribuyendo a estar más limpio, más sano, y cada órgano funciona mejor. Mis felicitaciones y agradecimeinto a Paula]Diana. Inglaterra.

Quiero pensar que no tenía expectativas respecto del curso. Por lo que todo me ha gustado y lo he disfrutado mucho. Ya conocía la metodología de trabajo de Chema. Así que podía hacerme una idea.

Las clases de yoga han sido un auténtico regalo. Ha sido importante para mí poder verlo desde otro punto de vista.

Espinoso de Compludo tiene un magia especial y en todos y cada uno de las actividades he podido sentir el amor, tanto del lugar como de todos y cada una de las personas que lo organizan.

Gracias por todo y gracias a la vida por permitir que existan experiencias como estas. De todo corazón.

[Creo que la comida nos nutre y nos alimenta, no solo a nivel físico, sino también energético: en las actividades del campamento se trabaja y se moviliza mucha energía, por lo que es importante que la comida sea un complemento que ayude en ese trabajo. El hecho de que la comida haya sido vegetariana ha ayudado en este proceso de limpieza y renovación. Me he sentido ligera y con mucha energía]Anabel. Navarra.

Me he sentido escuchada, respetada y muy cuidada.

Una aventura en la cual un grupo de personas conectamos desde el AMOR y evolucionamos, crecemos.

Una gran oportunidad para autoconocernos.

Txema, Kike y Luis: GRACIASSSS!!! Eskerrik asko!!!

AMOR + HUMOR = EVOLUCIÓN

[Un 10!! Ha sido descubrir todo unmundo de sabores, de mezclas nuevas, oloresy sensaciones. Todos los días era una sorpresa: “qué nos ofrecerá hoy el planeta cocina???” Y siempre han sido sorpresas agradables creativas, fiesta de sensaciones.

Y todo ello, con AMOR Y CUIDADO, los dos infreientes más importantes, y los más difíciles de ofrecer. Mil gracias de todo corazón!!]

 

Josune. Irún, Guipúzcoa.

¡Impresionante! Todos los talleres se realizan con mucha pasión. En esta semana he sentido, he vivido y he percibido mucha profesionalidad, mucho entusiasmo, mucha sabiduría, mucha humildad por los profesionales que llevan los talleres. Sólo tengo palabras de agradecimiento. Lo que he vivido aquí es pura libertad para ser lo que soy.

Creo que se hace una labor muy importante hacia la sanación, hacia la libertad de cada Ser y todo esto con un mezcla muy importante de mucha alegría y mucho humor.

Me ha encantado.

Gracias Txema, Quique y Luis.

[Me considero una persona bastante exigente y suelo ser bastante crítica con las cosas. La cocina, la comida con la que me he encontrdo esta semana me ha resultado puro arte. Para mí la comida ha sido el elemento energético para poder vivir pero aquí lo he descubierto no solo desde la necesidad sino desde el placer, gusto, sabor, conocimiento, creatividad, todo un arte. Todo un descubrimiento para mí]Diolitza. La Coruña.

Aulas de la Tierra es una puerta amorosa a mi ser. Una puerta que me permite acceder a mis heridas que no fueron sanadas. Una oportunidad para reconocer mi auténtica esencia con el “SER”. He podido abrazar mi sombra y darme cuenta que primero he de aceptarme y quererme mucho para poder recuperar que somos seres dadores y receptores de una energía muy fuerte que vibra en una frecuencia llamada amor incondicional. Eternamente agradecida a todos los que con su generosidad han servido de guías de luz para muchos que estamos dando nuestros primeros pasos en esta “vida consciente”

Recordaré en mi corazón cada ser que tuve la suerte de mostrar su belleza que en definitiva está en mí.

Gracias a la Madre-Tierra. Gracias, gracias y mil gracias.

[Una de las vivencias más apasionantes de estas Aulas de la Tierra ha sido la conexión directa con la alimentación consciente. Ha sido un auténtico gozo saborear nuevas maneras de realizar, presentar y degustar la comida embriagándose de su esencia de amor.

Bellas fueron las manos que le dedicaron su corazón en la cocina. Esta experiencia me ha traído además la oportunidad de mostrar a mis seres queridos que el amor se puede expresar de muchas maneras y formas. Gracias, gracias… expandiré y continuaré en esas línea de dar amor.]

 

María Digón. Ponferrada. León.

No tengo palabras para describir una semana llena de emociones tan intensas que nos llenaban de energía con las clases de yoga tan intensa, seguida con los demás talleres que nos llenamos de amor y alegría. Dejabámos la oscuridad de mi vida para transformarla en Luz y esperanza.

Semana Maravillosa repleta de emociones que no sabía que existían.

Un verdadero Placer.

[La experiencia de esta semana con la comida fue un placer. Todos los días no solo, por la calidad sino por los sabores. La combinación de los productos de nuestra Tierra y la calidad con las manos y el amor puesto por la cocina en cada una de las comida fue una experiencia Divina.]Virginia. Ciudadana del Mundo. León.

Un sitio donde FLUIR y SER. Una maravillosa experiencia que marca un antes y un después en mi vida.

Gracias a la “Cúpula” y a todos y cada uno de mis compañer@s por acompañarme en mi camino.

[Lo que hemos comido durante esta semana ha constituido un maravilloso acercamiento a otra forma de alimentación no sólo basada en el plano físico, sino desde una perspectiva holítica.]M. C. M. D. Madrid.

Mi profunda gratitud hacia este lugar mágico donde me he sentido cuidada integralmente, a nivel físico, emocional y espiritual, y que tanto me ha ayudado en un tiempo récord, una semana nada más (¡qué poco pero qué intenso!). Gracias por llevarnos de la mano con humor, amor y respeto para ayudarnos a crecer, desde nuestra libertad individual, hacia donde nuestro espíritu nos lleve. Gracias por ayudarnos a escucharlo. Gracias porque he retomado y disfrutado del contacto con la Madre Tierra. Gracias a los tres Reyes Magos por sus regalos: a Luis, que nos trajo la mirra, para cuidarnos por dentro y por fuera, con sus aceites esenciales, su yoga y su reiki; a Quique, que nos trajo el oro del tiempo y la organización, desde la ternura, la suavidad y la bondad; y a Chema, que nos trajo el incienso de su inspiración para crear este lugar mágico y sanador donde ponernos en contacto con nuestra mejor parte o nuestro Niño Interior.

[Excelente. Un regalo tres veces al día lleno de:

– Sabiduría en la elección de los alimentos más apropiados para cada día en función de lo que íbamos a necesitar y de los frutos que da la Tierra.

– Conciencia respetuosa por el entorno y los frutos que da la Tierra.

– Gusto estético en la cuidada presentación y combinación de colores y texturas.

– Amor por las cosas bien hechas, por el grupo y por la naturaleza.

¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!]

 

Carmen. Valencia.

Me gustaría expresar con palabras todo lo que he sentido en este campamento de Aulas de la Tierra, pero no es fácil explicar los sentimientos que he vivido desde el primer día que llegué aquí.

En los talleres de yoga he sentido la paz que no había encontrado a lo largo de mi vida y eso se lo debo a Luis, mi inifinito agradecimiento.

Me he sentido acompañada por Quique, estaba siempre acompañada en los momentos apropiados para orientarme con sus palabras. Gracias Quique por tu ayuda.

Tenía muchas expectativas cuando decidí venir aquí a Aulas de la Tierra pero no creía que llegaría a vivir lo que he vivido esta semana, necesitaba encontrar a la niña que hace muchas años olvidé y sin darme apenas cuenta con la sabiduría de Chema he ido desarrollándome y evolucionando hacia lo que será mi nueva vida. He llorado, he reído pero me he sentido plenamente FELIZ. Para mi Chema ha sido mi MAESTRO para disfrutar de la vida de ahora en adelante. Y para finalizar, he recibido el gran regalo de 19 hermanos del alma, empezando por […]. Os llevaré a todos, siempre os llevaré en mi corazón.

[Para mí las tres chicas del planeta cocina, Tona, Paula y María me han hecho sentir como si estuviera en casa, son puro dulzor. En cuanto a las comidas, no había comido tan bien en mi vida. Cada plato que he degustado ha sido como si me fuera llevando de la tranqulidad de Paula, de la sabiduría de Tona y de la candidez de maría, no solo por los ingredientes naturales que nos proporciona nuestra madre Tierra. Han sido como “Agua para chocolate”. Gracias a las tres sé que a partir de ahora “MI HOGAR SERÁ UN REMANSO DE PAZ”]Rafael Costa. Principado D’Andorra.

Todos los talleres han estado a la altura, me permitieron cerrar ciclos rodeado de una gran profesionalidad que supo conseguir la mejor energía del grupo y su unidad. Muchas gracias.

[El planeta cocina ha estado muy bien equilibrado en su órbita, con gran valor nutricional y muy bien presentado. Preparado con mucho Amor. Gracias.]María Eugenia, Buenos Aires.

Aulas de la Tierra es un espacio de amor y comprensión. Creo que me ha rescatado. Hubo momentos muy duros en los que pude encontrar claridad y muchas respuestas que hace mucho tiempo que vengo buscando.

Destaco que o sentí que estaba en “familia”, una familia que me amó, me aceptó y me decía cosas bonitas constantemenete, les gustaba mi sonrisa y querían verme feliz!!

A todos gracias, a cada uno y a mí, por venir, porque a pesar de lo que crean los otros, yo merezco ser feliz.

 

Paula, Ponferrada.

Es una experiencia transformadora, sigo avanzando en un camino de luz, de despertar mi conciencia y conectarme con mi ser espiritual.

El campamento es más que unas vacaciones, va más allá del descanso, es un camino sorprendente hacia el interior de uno mismo, llegar a esa felicidad que te da el conocerte cada día un poco más desde el amor y el respeto.

Gracias a Quique, a Luis y a Josemaría por reconocer sus dones y ponerlos al servicio de los demás, sois un ejemplo de generosidad para mí, seres únicos que fluyen en la vida desde el sentir.

 

Juanjo Aguilar Yuste. Torrecillas de la Tiesa (Cáceres).

Espiritualmente me voy como “Progresa adecuadamente”.

Me llevo una hermandad impresionante, tanto con los que han recibido el taller como con los que lo han impartido; José María, Luis, también Tona, pero quiero mencionar expresamente a Quique. Él ha entrado en el grupo reducido de personas con excelencia que hay en lo más recóndito de mi corazón. Una gran belleza interior. José María, tú también eres muy especial.

Pero acabo de descubrir otro problema: TENGO UN CULO INTELIGENTE. Sólo reconoce el trono de la casa de mi madre y el de mi casa en Zamora. Pasándolo a términos taurinos, por no pronunciar la palabra “mierda”, digamos que toreo en dos plazas, saliendo con el trofeo del rabo. En el resto de plazas (incluida esta de Espinoso de Compludo) no doy ni vuelta al ruedo. Así que es muy difícil comer sin echar…

P.D.: El primer día, al final, me fui a la cama pensando que quería irme, que pasase esto cuanto antes. A medida que pasaba la semana fue cambiando la idea. Ahora no quiero irme.

 

Maite. Benicarló (Castellón).

El campametno Aulas de la Teirra… es mucho más que un campametno de verano, de unos pocos días realizando actividades variadas.

Imposible valorar lo que van a suponer estos días para ti por mucho que nadie te explique lo bien que se lo pasó. ¡Hay que vivirlo!, sin expectativas, sin juicios. Lo que sí es seguro es que cuando estés a punto de acabarlo… vas a querer más días…

Tu mismo te sorprendes cada día.

Para empezar… el primer día cuando llegas al albergue después de un largo viaje te encuentras con la magia del Bierzo que te da la bienvenida de una manera especial. ¡Cuánta belleza! Mires por donde mires… castaños, nogales, tejos, flores…. todos dándote la bienvenida.

Espinoso de Compludo, el pueblo donde está situado el albuergue es de una belleza casi indescriptible, con palabras, la vas sintiendo día a día.

Y por si esto fuera poco (que no lo es) la gran suerte de compartir estos días con otras gentes con otras personas de diferentes lugares con las que compartes pequeños trocitos de vida y de muchos momentos…. divertidos, serenos, emocionantes…

En el campamento Aulas de la Tierra tu corazón se vuelve grande…. y te das cuenta que realidad es algo más… sólo hay que abrirlo, en él hay espacio para todo lo bonito de la vida y te olvidas de la teoría y vas notando que día a día lo vas SINTIENDO… AMOR… amor por la Madre Tierra, amor por todas las personas que vas conociendo y amor por ti misma. Resumo con una o dos palabras mi experiencia: PURO SENTIMIENTO.

[En nombre de AdeA, gracias por tus comentarios, Maite]Mª Ángeles, Córdoba.

Un espacio de respeto, amor y sanación. Me he sentido sostenida, guiada y acompañada por todo el equipo de profesionales. Me he encontrado en cada uno y he conectado con mi templo interior. He abrazado a mi maestro interno y a mi niña interior. He sentido que cada miembro del grupo era una parte de mí, eran YO, UNIDAD. Me he sentido balanceada por la energía del grupo, conectando con mi corazón y con el de cada uno.

Ha sido una experiencia que no olvidaré porque ha sido divertida y muy completa y llega en una etapa de cambios en mi proceso personal.

He conectado con la Madre Tierra, he renacido de sus entrañas a una nueva vida de AMOR conmigo misma. El lugar mágico.

Al venir aquí le pedí a la vida y al Universo CONFIAR y DISFRUTAR. Sé que ya está, sé que ya Es en Mí.

 

Pilar Alcalde Rubio. Alcorcón (Madrid).

Siento que estas “Aulas 2015”, son un antes y un después en mi crecimiento personal y por tanto en mi vida. Agradezco la entrega y sensibilidad con la que me he sentido tratada. Me elevo dentro de mí, la confianza y la certeza de que soy un ser “único” y desde la humildad y Amor, comienzo un nuevo ciclo. Muchos fueron los grandes momentos, sin duda la conexión con la MADRE TIERRA, en el Mirador de Peñalba, en el cuarto gritando y liberando a mi niña interior y actuar a la vez.

Ha sido el mento más álgido, junto al taller de sexualidad sagrada, que llenó de luz mi visión personal.

Me quedo con la lluvía energética que he recibido y que unas veces suave y oras fuerte me ha calado hasta el alma.

 

María. Barcelona.

Como repetidora, mi expectativa era comprobar que había mejorado muchísimo y que está muy bien.

He podido comprobar que he mejorado, pero que todavía me queda un largo camino por andar.

Muchas gracias por todo el amor y el camino que me habéis dado, además del conocimento me me llevo para continuar de una manera más fácil mi camino de crecimiento.

 

Tatiana. Granada / Mallorca.

Habrá un antes y un después de esta experiencia. Nunca había sentido antes tanta afinidad, conexión y vivencias en común con un grupo de personas. Cada uno de ellos es un reflejo de mí misma. Estoy muy contenta de haber tomado esta decisión de venir a Aulas de la Tierra. Todos seguimos siendo niños.

 

Estíbaliz. León

Un encuentro sobre todo conmigo misma, a través de una relación de grupo que se fue haciendo cada día más auténtica. El grupo fue adquieriendo su propia alma y mi alma fue creciendo en cada taller gracias a las personas que lo dirigían y gracias a cada uno de los miembros del grupo en los que me reflejaba.

Me ha parecido un plan de trabajo de apertura y de aumento de conciencia y consciencia.

¡Y además, me lo he pasado muy bien. Me he divertido mucho!

 

Mª Luz. Oviedo – Almería.

Las vacaciones que mi niña nunca tuvo.

Se lo voy a proponer a mucha gente.

Un ángel en acción.

El juez-cuántico-cósmico de la JUSTICIA DIVINA. Juez Garzón.

 

Silvia. Madrid.

Ha sido muy revelador. Una experiencia maravillosa y muy recomendable. Para mí, ha sido como encontrar algo que estaba bloqueándome y ahora siento mucha tranquilidad y confianza. Ha sido todo un acierto.

 

Reme. Aranda de Duero.

Una experiencia muy bonita y vivida desde dentro del corazón y he aprendido muchas cosas para poner en marcha en mi vida.

 

Marisol. Aranda de Duero (Burgos).

Ante todo quiero destacar CONEXIÓN. Conexión con la tierra, conexión con los animales y principalmente conexión con la gran familia HUMANA.

Destacar la limpieza de Heridas en el fondo de Alma para Sanarlas.

 

Leticia. Aranda de Duero.

Sorprendente.

 

Mª Carmen. Pontevedra.

Me ha parecido una experiencai única e increíble. Ha despertado en mí sentimientos y emociones ocultos hasta ahora. He descubierto una nueva vida que está llena de entrega y amor. Fueron las primeras vacaciones de verdad. Estos días marcarán un antes y un después en mi vida.

Gracias por estos momentos increíbles.

 

Lucía. Valladolid.

Creo que mi semana en “ARTE DE AMARTE” ha sido para mí la experiencia más plena que he vivido conmigo misma.

Ha sido mágico en todos los aspectos, desde la convivencia con un grupo de personas a las que siempre llevaré en mi corazón, hasta las actividades realizadas en las cuales creo que he aprendido cosas que de mí no sabía.

Creo que voy llena de Amor.

Gracias.

 

Elisa. Madrid.

Para mí este campamento me ha servido para reafirmarme en mi idea de querer seguir conociéndome creciendo y evolucionando.

Forma, junto con otros talleres, un punto de apoyo más para realizar mi trabajo individual, gracias al aprendizaje que me llevo.

Me voy de él con ganas, energía, fuerza y sobre todo seguiridad y confianza… y sobre todo me voy de él con mi niña interior.

 

Jaime Bersabé Coco. Barcelona.

Genial.

………….

 

Angélica, Madrid (Móstoles).

Preguntarme que ha sido para mi Aulas de la Tierra, es como preguntarme ¿que tal has estado en casa?, porque es lo que sientes con el equipo de Arte de Amarte, te hacen sentir en tu hogar.
La manera tan armónica de enlazar el cielo con la tierra, lo divino y lo humano.
Ha habido llantos, de emociones liberadas, pero sobre todo nos hemos reído desde lo más profundo de nuestro centro, desde nuestro Niño Interior. Porque jugando, bailando, saltando, pintando, abrazando, hemos ido liberando nuestra alma.
El día que estuvimos en el picadero no lo voy a olvidar, cuando la gente conecta con la magia, ésta aparece y es lo que ocurrió. No soy de las que van buscando a los animales, pero ese día los caballos me encontraron a mi.
El principio del día con Luis y su Nosoloyoga tan creativo y efervescente, está instalado ya para siempre en mi ADN.
Oscar con sus prácticas de Diafreo, nos mostró como sentir el cuerpo desde una visión distinta. Y el cuerpo sonrió.
Bea y Mari fue otro regalo de disfrute, nos dieron la vuelta a la tortilla a más de una emoción.. Mi niña interior creció.
Quique, no se puede decir más que es todo corazón Un gran ángel de la Ternura. La organización de todo ello con él fue mucho más que todo eso. Coordinamor.
Chema, es como es. Lo bien hecho bien parece. Cuando el corazón habla no se puede trabajar de otra manera.
Y para mi otro gran alma del equipo es Alicia. Sin ella esto no sería lo mismo. Cuando alguien es auténtico como ella, el resultado de su trabajo es mucho más. No se suma, se multiplica.
Mari Luz, que con sus directrices de comida consciente, nos hizo ponernos un poquito más las pilas a todos de cómo beneficiarnos de los alimentos.
Tona gracias por tu continua sonrisa en el comedor.
Y uniendo las manos con el corazón, aparece Ramón, que no dio un masaje a mi cuerpo, se lo dio a mi esencia, me tumbé en la camilla y descifró el holograma de mi vida.
GRACIAS POR TODO. MI ALMA ESTA MAS CONECTADA.

 

Javier Hernández. Zaragoza.

¿Qué me llevo? Muchas cosas: me llevo sorpresas, vivencias, conocimientos, sensaciones, energía, descubrimientos, ternura, paisajes increíbles, comida extraordinariamente rica, sana y equilibrada.
Me llevo amistad, equilibrio, paz, emociones, cariño, reencuentros, conexión, apertura.
Me llevo cielos estrellados, árboles que hablan, sienten y aman.
Me llevo el corazón inmenso de un hermano caballo.
Y lo que más me llevo, porque también lo he dado, es AMOR.
¡¡Muchísimas gracias a todo el equipo!!

 

Luis F. Caminero López De Lerma. Valdepeñas.

Formar parte del equipo de Artedeamarte ha sido una experiencia que me ha abierto y al mismo tiempo llenado el CORAZÓN. Me llevo un profundo agradecimiento por la confianza que me han dado para desarrollar mi trabajo.
En ArtedeAmarte un “Facilitador”” se “felicita” y obtiene más que lo que da.
Mi niño interior después de esta semana está feliz, juguetón, alegre, espontáneo y acompañado, y esa es la clave para vivir más plenamente.
He afianzado cómo le gusta trabajar a ese “mi niño” para hacer felices a otros “niños interiores”.
Gracias al cariño que me han demostrado cada uno de mis compañeros, pues el grupo es el reflejo de la vida y gracias a ellos la mía es más plena y juguetona. Me llevo gracias a Silvia la clave para lo que quiero dar y doy en cada clase o taller: “yoga para el niño interior”.
Tanto la logística, cocina, formación, etc, es el trabajo más profundo, serio y efectivo que conozco.
Gracias a los que lo realizáis por vuestro tiempo, entrega, cariño y sobre… todo CORAZÓN. (Nosololuisillo).

 

Carmen Martín. Segovia.

De este campamento me llevo la energía de la Amistad, de la conFianza y del AMOR.
Lo que más me ha gustado es el Taller del perdón, una manera sencilla y poderosa y eFicaz de hacernos libres.
Doy GRACIAS a mis compañeros por haber hecho de Espejo.
GRACIAS también a los Facilitadores, en especial a CHEMA Y LUIS por hacer que mis propias palabras resonaran con este lugar.
GRACIAS también a Quique por su inmensa ternura y dedicación.
OS DOY LA ENHORABUENA POR TAN MARAVILLOSO PROYECTO DE AMOR.
OS AMO.

 

Inma, 50 años. Salamanca.

Solo puedo expresar un inmenso agradecimiento hacia todo el equipo “ArtedeAmarte” por su gran entrega y mostrarnos el sentir del verdadero amor. Su modelo de “Amor” y conseguir que los demás “Amen” debe convertirse en “franquicia”.
No venía con expectativas y aunque abierta a todo sin embargo, y aunque yo no lo supiera todavía, había una gran coraza que impidió mostrar el amor que solo ahora he sido consciente que tengo y puedo dar a espuertas…
Gracias equipo por romper esa coraza.

 

Flor de loto. Castellón (Almenara).

Vine con la conciencia preparada para recibir algo que ya sabía y quería asegurarme, que cuando le dijera hasta luego al CAMPAMENTO ARTEDE DE AMARTE mi niña interior le llegara la sonrisa de oreja a oreja, el ver que no solo lo había conseguido sino que había realizado uno de sus sueños poder hacer ese campamento que en años anteriores no había podido hacer y además con un recibimiento que una se imaginaba la recibieron y la proclamaran, caballero de la orden de los TEMPALARIOS. GRACIAS…

 

Asun López Núñez-Hoyo. Jaén (Andújar).

Este año han sido mis segundas AULAS DE LA TIERRA. Os agradezco con todo mi corazón y mi alma todo lo que desde ARTEdeAMARTE hacéis con tanto amor, porque he disfrutado muchísimo, como una niña. Mi Niña Interior ha jugado, reído… y ha sido altamente gratificante.
NOTA: Las actividades con los caballos son una gozada!!!
Mil gracias por être-to be > (SER Y ESTAR).

 

M.A. Segovia.

Yo puedo, merece la pena y me lo merezco. Me llevo la felicidad que perdí por el camino y que ya nunca me va a abandonar. Porque se transmite de mí a los demás y me vuelve renovada.
Muchas gracias José María y los demás, mil gracias. Me gustaría escribir algo que os ayude cuando estéis a punto de abandonar para que no lo hagáis, pero no lo sé expresar, solo os puedo decir que me habéis enseñado a amarme. Gracias.

 

María Vázquez. Sevilla.

Este campamento tiene corazón, naturaleza y aventura.
Es un viaje amoroso hacia tu niño interior y vas de la mano de todos los que participamos formando un solo corazón, lleno de luz. Hay un antes y un después. Es un regalo.

 

Teresa Navarro sevillano. Zaragoza.

Me he reencontrado con una parte mía que había olvidado.
Han sido unos días preciosos donde me he sentido libre. Son unas verdaderas vacaciones para el espíritu y para el cuerpo.

 

Maryola. Sevilla.

En este campamento he integrado en mí mi grandeza interior, mi luz brillante, mi grandísimo amor interior e incondiconal y mi seguridad de que soy un SER MARAVILLOSO, por encima de mi experiencias en el cuerpo humano. Mi certeza que sólo hemos venido a experimentar la humanidad, mi certeza que somos UNIDAD, Y mi certeza que LA MADRE TIERRA nos ama incondicionalmente.
Mi maravillosa certeza de que Somos Dioses y Dios es Amor.

 

JM. León (Ponferrada).

Llevaba dos años intuyendo un cierre de ciclo. Aquí he comprobado que ya he comencé otro, se ha materializado felizmente, y que el camino que se abre ante mí es ancho y hermoso, lleno de posibilidades cargadas de AMOR para servir a un propósito mayor.

 

Isabel. Sevilla.

Me llevo mucho AMOR Y GENEROSIDAD. Siento una enorme GRATITUD por haber estado aquí y por todo lo que me han aportado y yo haya aportado.
Llegué al campamento como un niño, con ganas de dar sin recibir nada a cambio y me han devuelto mucho más multiplicado por veintitantos.

 

Sita. Jaén (Andújar)

La fuerza que necesito para ir quitando los obstáculos que me impiden la Alegría y la Felicidad.
El convencimiento de que si yo no lo consigo tampoco puedo dárselo a los demás.

 

Quique. Coruña.

Cuando miras al cielo una noche estrellada todos tenemos un íntimo deseo de vivir en una de sus luces.
En Aulas de la Tierra te entregas a una de ellas, ves la belleza de todas las demás y sientes profundamente que el espacio entre ellas es, solamente, el camino que falta por recorrer el ser, al amanecer, nos lo recuerda cada día. Con profundo amor galáctico.

 

Vicky. León.

Pensé mucho tiempo si venir a este campamento o no. Sentía que lo necesitaba, pero dudaba.
Todas las dudas desaparecieron en el momento que dejé a mi hija aquí en el primer turno de campas para niños y respiré de nuevo el espíritu de este lugar.
Me llevo un trocito del corazón de todas las personas con los que he compartido esta semana.
Tengo una nueva familia, desde el corazón. Este sentimiento de unidad, pocas veces se siente.
Me llevo FELICIDAD.

 

Silvia Rodríguez Pérez (Zaskandil). Valladolid.

Me llevo vivencias maravillosas y amor fluyendo por todo mi Ser. Llevo conmigo la certeza de que la Unión desde le Corazón hace posible la Creación del Cielo en la Tierra porque es lo que yo he experimentado durante estos intensos días. Y me llevo las risas y la alegría que me han ayudado a conectarme y a dejar de buscar fuera lo que todos llevamos dentro. GRACIAS.

 

Silvia Ortega Escuredo. Sevilla.

Llegué con ilusión, confianza y sobre todo CERTEZA de que esta experiencia iba a ser profunda, intensa, de conexión. En esto influyó, por supuesto, la persona-amiga que me habló de ello.
A pesar de lo anterior, vine sin expectativas, solo experimentar, sentir, conectarme con el aquí y ahora, y dejarme fluir.
Y ha sido una semana…. que complicado es poner palabras a los sentimientos, a lo que se experimenta. Cada momento, cada actividad de cada día y de todos los días de la semana han sido de conexión, conmigo misma y con los demás. Sentir el AMOR que nos envuelve, de distintas maneras y situaciones. Al levantarte, a la hora del desayuno, en las distintas actividades, solos o en equipo, en la sala, en la naturaleza, con los caballos. La conexión con el equipo maravilloso de ArtedeAmarte, todos y cada uno son piezas claves para lograr lo que en mí he logrado, sentir vibrar, experimentar, en definitiva, conectarme con mi esencia y la esencia de todo lo que me rodea. Sentir que soy más que un cuerpo y que la Fuerza del Amor, es el motor que mueve el mundo. Me llevo fuerza, coraje, libertad y el AMOR que ya traje conmigo, más del Amor de todos mis compañeros. Este es el camino, el camino del CORAZÓN, y el inicio de este camino es el “ARTE DE AMARTE”.
Un inmenso abrazo. Silvia.

 

Ana Cacho Navarro. Zaragoza.

Vine buscando Paz, sonrisas con amor, a mí. Encuentro abrazos maravillosos que no sabía que existían, corazones con dolor y llenos de AMOR y que me dan más calma al mío, me descubren mi ternura, mis miedos y me ayudan a encontrar paz y mucho mas calor y amor.
Con los caballlos me sentí fuerte y disfruté sola, gracias, qué feliz.
He hecho cosas que no recordaba, bailar, saltar, besar, abrazar, sentir, abrigo.
Os quiero.
Anónimo, Barcelona.
Mi ego se ha ido de vacaciones y la Paz ha envuelto mi Ser.

 

Josemari Bedialauneta Laka. Bizkaia (Ondarroa).

No tengo palabras para expresarlo. Ha sido una semana intensa llena de gratitudes, alegría. Me he sentido muy acogido y esto no tiene precio. Bendigo a esta casa sagrada y a todo su entorno con sus seres queridos. Mi agradecimiento a todos y a todas los que hemos compartido esta semana mágica.
Maravilloso. Un enorme abrazo de corazón.

 

Laura Vic. Cantabria.

Me llevo mucha paz y alegría esta semana que he compartido con este grupo maravilloso. Ha sido muy especial. Haber conocido a Jose María, Quique, Luis, Alicia, Mariluz y Tona, responsables del grupo, ha sido un verdadero placer, espero volver.

 

Anónimo. Madrid.

La Conexión ha significado una “recolocación” con respecto a mí misma, a los otros y con la naturaleza. También es una paertura a los potenciales no siempre conocidos de nosotros mismo. El vínculo con el grupo puede producir efectos sorprendentes de comunicación abierta en “muchas bandas”, a veces extraordinarios… un hermoso regalo.

 

Concha

Me llevo gratitud infinita en mi corazón por todos las señales y oportunidades de sanación que ha habido y que espero haber entendido.
Gratitud por el grupo, por cada persona que he conocido, que me ha abierto un poco más el corazón al amor y a la Unidad. Aprendizaje, plenitud e infinita gratitud a todos.

 

Anónimo. Madrid

“Sin palabras”
Algo para experimentar por ti mismo. Me voy repleta de amor y más conectada con el universo.

 

Ana Franco. Sevilla.

He encontrado en este campamento:

GENEROSIDAD
BONDAD
AMOR
CARIÑO
VIDA (¿mi esencia?)

Retorno a la madre tierra, convivencia con la naturaleza y los seres de luz que la habitan.
¡Hacéis un trabajo fantástico!

Os quiero.

 

Anónimo.

En el campamento Aulas de la Tierra yo he encontado Naturaleza, Armonía, ALMAS, UNIDAD, generosidad…
Me llevo Paz y Crecimiento.
Y quiero dejar mi agradecimiento a todo el equipo con mi mayor GRATITUD.

 

Adela Santamaría Abad. Burgos.

Esta semana en Aulas de la Tierra se han abierto nuevas puertas donde trabajar. He descubierto que sí se puede quitar los dolores de alma que he ignorado durante años y que condicionan nuestra vida.

 

Anónimo

He venido a psar unos días agradabes en un Campamento del que no esperaba nada.
Me he encontado unas personas maravillosas y con las que he tenido unión. Unos “talleres” bastante poco convencionales. De alguna manera ha sido como un fuego conectándonos con la tierra y con nuestro unvierso interior, desde la sencillez y casi sin darnos cuenta.
La cocina magnífica. Nunca he sentido tanto amor en lo que comía.

 

Sevilla

Es increible que en tan poco tiempo se pueda cosechar tanto, pero cierto. Estos días, rodeada de personas, todos con su propio encanto personal, la magia del lugar y el saber hacer de un bendito loco, han hecho de mi persona llenarme de fuerza y energías tan necesarias en los días que transcurren. Gracias. Seguid con esta labor tan necesaria en el mundo!

 

Paco López. Andújar (Jaén).

¡¡Uff!!
Me llevo amistad, amor, tranquilidad, reposo, momentos de sensibilidad, intimidad con los demás y la capacidad de “ver” a los demás.
Opinión: Es mi primer campamento, y además, mi primer campamento espiritual. Venía sin expectativas, como dije, y me voy con la “cartera llena”, con mi corazón caliente y maravillado con la generosidad vuestra que nos habéis acogido y dado más allá de lo que esperaba.
Solo tengo una palabra: GRACIAS.

 

Asun, Andújar (Andalucía). Bibliotecaria.

En el Curso de “El Niño Interior” aprendí a SENTIR la emoción EL SENTIMIENTO que quiero que me acompañe en mi vida para desarrollar mi Misión en esta vida. En este CAMPA he aprendido las Herramientas que me sirven para que ese SENTIMIENTO perdure en mí AHORA.

 

Marisa Martínez Dotor. Valdepeñas. “Profe”.

Quizás lo más importante es que te vas recargada de energías, el lugar es fantástico, los lugares visitados maravillosos, la experiencias vividas, etc…
En segundo lugar la gente con la que conectas, te llevas un poco de cada uno de ellos y de la esencia de grupo y aunque pase el tiempo y todo esto quede atrás, siempre recordarás los momentos vividos y sus enseñanzas y las emociones vividas.
Un solo apunte: los horarios se diluyen también, teniendo en cuenta que yo soy todo orden y necesito cumplir normas a rajatabla pero con la edad voy entendiendo que fuera del trabajo hay que disfrutar, eso es lo primero, y eso conlleva moverse tal y como nos lleven los acontecimientos del día, sin atender a las reglas del reloj.
Las comidas, otro factor para disfrutar, excelente. Sencillamente me voy cargada de sueños dorados que espero hacer realidad.

 

FERNANDO. Vigo

AULAS DE LA TIERRA me ha permitido CRECER. No pensé que se podía hacerlo de este modo, explorar territorios Interiores que desconocía. Me llevo la emoción de sentirme Grande, más vivo que nunca, experimentando en una misma sensación que me hacen quererme más.
He entendido cosas que deberían poder llegar a transmitirse en TODOS los colegios y escuelas, pues forman parte del ADN de cada uno de nosotros y hay una vida entera para que se expresen, pero no siempre ocurre.
Me llevo ventanas abiertas que no quiero cerrar nunca y dejo una enorme GRATITUD.
Gracias por hacer de mí alguien mejor.

 

María Navarro (Kika). Andújar (Jaén)

Días de encuentro con emociones dormidas y añoradas. Simbiosis con la Madre Tierra. Nuevas relaciones humanas, orientadoras hacia el camino de lo más buscado: EL AMOR.
Vínculos fuertes con la naturaleza y el Universo.
El equipo humano… no encuentro palabras para definirlo… sinceramente lo que sale de mi corazón es GRACIAS.

 

Rocío Navarro. Madrid

Aulas de la Tierra ha provocado una reorganización de las diferentes partes del puzzle que cada uno poseemos. Me ha sorprendido por varias motivos las diferentes expectativas que en su momento traía, más necesidades si cabe.
Agradezco a cada una de las personas que trabajaron y trabajan en este lindo y NECESITADO proyecto porque devuelve la ilusión de todos los que pasamos por este maravilloso lugar. Sois esa mano que se tiende cuando no somos capaces de ver lo bonito de la vida, tendiendo su mano, cediéndonos su hombro y todo ello con un AMOR INCONDICIONAL. Sois muy necesarios en este planeta llamado Mundo.
Gracias con todo mi corazón. Os quiero.

 

Anónimo

Me llevo mucho amor para mi y para los demás. Ahora soy capaz de quererme, querer y permitir que me quieran.
Me he llenado de vida (y amar a la vida) de gratitud y autoestima.
Ha salido mi niña interior y ha dicho lo que necesita. Además, ha conseguido reír y sentirse mejor que nunca. Han aparecido los miedos y he podido (soltar) permitirme ser creativa y valorada.
Me siento dichosa por haber estado compartiendo estos días con mis compañeros -equipo cocina y organizadores… (Chema, Quique, Óscar…) Sé cuánto necesita el mundo y necesitamos nosotros de todo lo que hemos recibido en el campamento.
Alimentarnos por dentro y por fuera para crecer tanto personal como espiritualmente. Doy gracias al cielo por traerme aquí y pido que la luz de ArtedeAmarte y de Aulas de la Tiera siga creciendo.

 

EVL, Jaén. Trabajadora Social.

Mi experencia por el paso en Aulas de la Tierra ha sido todo un regalo de la Madre Naturaleza en conexión con todos los que nos encontramos en este campamento.
He sentido su fuerza, su amor y algo más que no puede ser expresado con palabras.. y solo puedo expresar un profundo agradecimiento. Vine con algunos bloqueos y muchos los he dejado en esta tierra Mágica. Me voy sin tanto equipaje, veo mi camino con más claridad.

 

Agustina. Sevilla.

Después de estos días en este campamento, me llevo,ante todo, mucho cariño, tanto por parte de los organizadores, como de mis compañeros, que apartir casi del primer taller los considero mis amigos. Hemos formado un grupo que me ha ayudado a “mover emociones atascadas”, a trabajar interiormente el que va a ser mi nuevo comienzo. Ahora Chema y Quique nos han dado herrramientas para seguir creciendo. Me he sentido tan bien!!!
Tengo más claro ahora por donde tengo que ir para reescribir el final. GRACIASS!!
No puedo olvidar al planeta cocina, que han conseguido enseñarme a comer de forma consciente con esa cocina con ALMA.
He estado cuidada y rodeada por hadas y ángeles desde que llegué!!!

 

Elva de llano. León

Hoy 6º día y… penúltimo en AULAS DE LA TIERRA. Si he de dar mi opinión de esta experiencia diré tan sólo que ha sido ÚNICA porque si intento describirla tal vez no sería lo mismo y perdería su “misterio”.
Para ti, José María, quiero decirte lo que yo no haría. “graitar eso que, se supone, debo intentar, superar, reconocer…”, sinceramente creo que por gritarlo a los cuatro vientos no cobra más fuerza y, en su caso, tendría su momento.
GRACIAS por haberme recordado que se puede sentir un beso de esa forma. GRACIAS.

 

María Jesús Marco Sebastían. León. Maestra (jubilosa).

Alegría, confianza, relajo, consciencia, afectos, amistad, UNIDAD, VIDA.

 

Anónimo

Me llevo el amor de todo el equipo de Aulas de la Tierra.
Me llevo el amor de toda la gente del grupo.
He visto lo que nunca hubiera imaginado y que me ha cambiado la vida para siempre.
He conocido el amor que no tiene opuestos y lo tengo yo.

 

Ernesto. Aranda de Duero. Técnico Automatismos.

Me llevo:
Una gran grata experiencia… que aglutina un gran arte de amarme que entierra un alma sorda y ciega de devaluación personal.
Cargo en mi maleta recogido de este sitio y esta gente… respeto, amor… mejor AMOR con mayúsculas, valoración y exaltación de mis virtudes recogidas en decantación.
Me llevo también un gran crecimiento personal y el convencimiento de que en cesito este medio para seguir creciendo en Espíritu y Sabiduría… que contamine mi entorno… y extender la luz, el entendimiento…. la Verdad y la afirmación de que SOMOS UNO y nuestro interés ES EL INTERÉS GENERAL. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.
VOLVERÉ.

 

Aurelia (Córdoba)

Esta semana de campamento o curso o lo que quiera que se llame, ha sido una nueva oportunidad de enriquecimiento personal. Ha sido una conexión con la esencia, con lo sencillo, con la Madre Naturaleza y con mis hermanos en este camino del Amor, desde mi esencia, mi verdadero Yo.
Y me siento agradecida con Todo lo que lo ha hecho posible. Gracias.

 

Mari (Coruña)

El amor en expansión transformado en rostros, en almas compartiendo un mismo Sentimiento.

Paz y confianza salpicando el aire. Belleza en cada mirada, sonrisas en cada abrazo, alegría en el ambiente. Luz, armonía y sabiduría en cada corazón. La unidad.

Este es el vivir cotidiano en ArtedeAmarte. Cada regreso es un nuevo reencuentro con tu SER.

 

Paco Refoyo (Madrid, Navalcarnero)

Gracias, Siempre me he sentido diferente, un bicho raro. Ahora me he dado cuenta que formo parte del Universo y que soy uno de los miles de personas que vibran y crecen en él. Gracias de todo corazón.

 

Mariola (Sevilla)

Este campamento ha sido mi despertar. Me ha hecho descubrir que lo que yo siento no es mío sólo, sino que hay más seres que sienten también. Me ha hecho ver que estamos conectados por la Madre Tierra y el “PADRE CIELO”, y que ambos son necesarios y perfectos.

Doy las gracias a los componentes de ArtedeAmarte, tanto a los que organizan el campamento, como a los hermanos del alma que he encontrado aquí.

Por otra parte he descubierto aquí que hay otra forma de alimentarse, pues los alimentos y su elaboración son partícipes de mi evolución y armonización en la vida. Gracias a las hadas de la cocina.

 

Conchi López Andrade

“Aulas de la Tierra” me dio lo que necesitaba. Llegué con la idea de descansar y desconectar de mi estresante vida cotidiana y me encontré con algo mucho mayor. El descanso y la relajación iban acompañados de una serie de elementos que enriquecieron mi vida con muchas semillas: compartimos mucho amor, también problemas, miedos, inseguridades, sensaciones y colores diferentes, pero a todos nos unía la intención de conectar con la Tierra y con nosotros mismos. Me llevo unas semillas que sé que germinarán en mi vida cotidiana armonizando mi vida familiar, mi trabajo… Gracias Artedeamarte!

 

Mariloli (Córdoba)

Lugar de encuentro de lo humano y lo divino en una perfecta armonía que facilita una experiencia verdadera del ser. GRACIAS CON LETRAS GRANDES.

 

Carlos Becerra Luna (“Espinoso de Compludo”, Ponferrada).

Ha sido para mi el nacimiento de una nueva etapa en mi vida. En mi nuevo hogar he nacido en compañía de buscadores y educadores de lo Sagrado a una nueva etapa vital de expresión de mi alma y compromiso con Gaia.
Quería dar las gracias a todas las personas que han permitido crear este espacio sagrado de encuentro a través de la logística, el alimento la ambientación. Ha sido un espacio proclive al Amor. Gracias.

 

Consolación Torralba.

Hay que sentirlo para venir aquí. El lugar, las personas y los árboles te llaman para apoyarte y acompañarte en tu camino. Eres tu mismo el que consigues avanzar abriéndote a la confianza de todos, en todos y sobre todo en ti mismo.

 

Gory (Jaén, Cazorla).

Mi experiencia ha sido sorprendente, me siento una privilegiada, a la que el destino ha traído a este lugar. He sentido la autenticidad, “de lo divino”, he palpado el AMOR entre mis manos, transmitido por las personas que estaban a mi lado. Considero un Milagro que personas como los que componeis “TODO” el equipo halláis descubierto la forma de Enseñar en lo SAGRADO”, de una forma tan Divina y al mismo tiempo terrenal.

Agradecimiento es la palabra, porque mi mirada tiene desde hoy los ojos del alma. GRACIAS (sobre todo a los chistes y ocurrencias de Chema).

 

Pilar López Lagándara (Madrid, Navalcarnero)

Siempre he buscado el aire libre y la naturaleza para relajar mi espíritu. Sentía una sonrisa interior que me abría por dentro y cómo se vertía a la Tierra mi desasosiego.
Hoy he descubierto la Sonrisa Interior de la Madre Tierra; era ella y su calor quien siempre ha estado allí. Me conforta saber que no solo he acudido a ella en malos momentos, sino que siempre que desbordaba alegría también acudía a entregársela. Solo estando juntas, siendo UNA, me siento feliz.

 

Gracias Espinoso, gracias Artedeamarte. Gracias a todos.

Nota: compartir el alimento saludable, exquisito y amoroso me ha aportado salud física y espiritual.

 

Juan Antonio (Madrid)

En general el campamento me ha parecido un regalo. La cocina una bendición y los monitores un modelo de entrega y profesionalidad.
El espacio un edén y el clima de la organización un paraíso.
El programa muy atractivo, pero en alguna ocasión he sentido que había demasiada improvisación y en ocasiones espacios intermedio con demasiado tiempo libre.

 

Rosa (Almería)

Nunca imaginé que mis sueños se hicieran realidad con tanta claridad.

Todos somos uno en la diversidad, el paisaje se funde en una común-unión. La Naturaleza humana y divina abre los corazones y las emociones, en unas palabras felicidad, gratitud, amor.

Este es el texto que se forjó uniendo la palabra de cada participante en un trabajo de campo que se llevó a cabo el penúltimo día de Aulas de la Tierra.

La suavidad y la dulzura de la vida tiene un solo latido: TE AMO.
La ternura y la Unidad te descubren la sonrisa interior, porque el amor compartido produce un color desconocido. Cuando dices tengo fe en lo que soy surge el cambio, la libertad, el calor interior.

Manifiesta alegría de vivir para llamar a la claridad. Dile adiós a los miedos. Con limpieza, perdón y sanación, “amma, amma, amma, lalita devi”.

Y así llegarás a la Educación de lo Sagrado.

© Asociación ArtedeAmarte. CIF G24581720 Campamentos inscritos y supervisados por la Consejería de Juventud de la JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN. España.

Campamentos ArtedeAmarte